Reflexiones desde la butaca

Denise Anzures

La Liga de Mujeres de Teatro MX y la construcción de paz

I. Los orígenes del Congreso Nacional de Teatro.

Han sido años de intentar dialogar, de intentar construir, de poner sobre la mesa el estado actual del teatro mexicano, de aclararnos entre todos cuáles son sus debilidades y fortalezas, y de la urgencia de construir una nación teatral que pueda hacerle frente a un país sumido por la corrupción del aparato de estado, que ha generado espeluznantes problemas sociales que han dinamitado todas las esferas de la vida pública del país en donde las mujeres son el sector más vulnerable de la población. En este contexto tan aciago aparecen mujeres con vocación de cambio y voluntad política para transformar el paupérrimo estado de las cosas y en específico en lo que nos concierne como creadoras y creadores. Micaela Gramajo, importante creadora escénica en nuestro país, ha sido una voz fundamental para el nacimiento de una comunidad más dialogante y amorosa, nos regala esta rica entrevista para reflexionar sobre nuestra tarea como mujeres y hacedoras de teatro.

La primera iniciativa fue la creación del Primer Congreso Nacional de teatro, en palabras de Micaela, el Congreso nace hace tres años como una necesidad de la comunidad de empezar a dialogar sobre la situación del teatro en la cultura mexicana y la construcción de políticas teatrales, temas enmarcados en la Muestra Nacional de Teatro.

Fue muy importante que sucediera, sin embargo, era muy difícil poder abarcar tantos temas porque la Muestra tiene una programación muy cargada de horas, de talleres y de espacios de reflexión encaminados también a abordar temas sobre poéticas y el trabajo teatral, así que los espacios para hablar sobre política teatral eran muy reducidos. Intentamos otra dinámica de trabajo, como una plataforma virtual para que los interesados pudieran inscribirse con algún trabajo, investigación o ensayo antes del arranque de la Muestra pero se volvió muy agotador, así que se decidió en la Muestra Nacional de León, Gto, que lo más sano era separar la experiencia del Congreso de la MNT y se propusieron personas para que conformaran el comité organizador. Se llevó a cabo una votación presencial y en línea y quedó integrado por: Aristeo Mora de Jalisco, Bryan Caballero de Yucatán, Ana Francis, Eloy Hernández y yo de la CDMX”.

La Secretaría de Cultura, la Coordinación Nacional de Teatro del INBA y el Centro Cultural Helénico se auto propusieron como sede para albergar el Congreso Nacional de Teatro y nos otorgaron toda la libertad para armar las líneas de trabajo.

Fue un malabar armar los ejes temáticos para el Congreso y darle cabida a todos los temas propuestos, para ello se decidió que la columna del Congreso fueran los Derechos Humanos y la Construcción de paz, para pensar las políticas teatrales desde un lugar más apacible. Estamos en un momento especialmente álgido de discusiones muy violentas en redes sociales, coexiste la descalificación mutua dentro de la comunidad y sentimos la necesidad de proponer este tema como punto de partida y ver cómo podemos, -como comunidad-, trabajar juntas y juntos para reflexionar y trabajar hacia el futuro. Además nos interesaba la coyuntura de las elecciones, así que nos dimos a la tarea de que los posibles secretarios y secretarias de cultura de los partidos vinieran, no a hablar, sino a escuchar, sin embargo, los tiempos estaban demasiado apretados para que sucediera. El otro asunto que nos interesaba era generar un congreso realmente vinculante pero nos dimos cuenta que tenemos mucha experiencia para reunirnos a decir todo lo que está mal, todo lo que nos falta y lo que nos aquejan como comunidad, sin embargo, la sensación era de no avanzar, por ello, es urgente empezar a generar proyectos de trabajo específicos dentro del Congreso”.

II. Equidad de género

Para Gramajo, otro aspecto relevante del comité fue al acuerdo en la equidad de género en las congresistas y que existiera una verdadera representatividad nacional. La participación de todos los estados fue uno de los grandes aciertos del Congreso y de cómo empoderar a las becarias y becarios que participan en la MNT, y que son jóvenes estudiantes que apenas empiezan y ganan estas becas para asistir a la MNT. Una de sus tareas es la de llevar a sus estados alguna devolución de la experiencia de la Muestra, por ello, fue fundamental que los becarios tomaran en sus manos la organización de las jornadas preparatorias rumbo al Congreso Nacional de Teatro. Fue una experiencia complicada porque son chavas y chavos que aún no son reconocidos en los medios y tenían que organizar a la comunidad teatral, así que para resolver el tema se tuvo que crear un departamento con el nombre de “adopta una becaria, adopta un becario” para apoyarlos con cartas, documentos incluso con llamadas con la gente de cultura de los estados o de las universidades para apoyarlo.

¿Qué impacto generó en los estados la experiencia de las becarias y los becarios en el Congreso?

Fue un fenómeno interesante porque lograron tener reuniones previas al Congreso. Después del Congreso, los y las congresistas compartieron su experiencia en su comunidad, cómo fue, qué se decidió, qué proyectos se generaron y a partir de eso, hay estados que siguen trabajando hacia qué rumbo tomar o a qué proyecto vincularse; además se está trabajando en el IV Congreso Nacional de Teatro y propusimos dejar un miembro del comité como elemento de continuidad para que la experiencia previa se quede”.

III. Violencia y acoso en las escuelas de teatro

¿La finalidad del Congreso Nacional de Teatro es la elaboración de una Ley Nacional de Teatro?

Es uno de los objetivos. Elaboramos tres ejes de trabajo: Leyes, Redes y Educación y a través de un formato de trabajo realizamos ponencias, presentación de proyectos y laboratorios con una metodología bastante sencilla que permita generar proyectos de manera eficaz. En cada eje de trabajo salieron proyectos específicos, por ejemplo, hay grupos de trabajo que siguen en la revisión de la ley de EFIARTES con el propósito de proponer ajustes o cambios para atender todos esos huecos que sabemos que contiene y que es un problema para el teatro”.

Existe otro equipo que trabaja en la conformación de un proyecto de Ley Nacional de Teatro, otro en educación, en violencia y acoso en las escuelas de teatro. Además se pensó en generar una red nacional de creadores de teatro escolar, así como un observatorio nacional, lo que coincidió con las reuniones con Alejandra Frausto y la comunidad de cultura en donde se entregaron los resolutivos, así que no hay que quitar el dedo del renglón. Si existe eventualmente una Ley Nacional de Teatro, los teatreros y teatreras tendrán que colaborar muy de cerca con esa creación, en ese sentido, creo que podemos tener éxito con el congreso”.

IV. Visibilizando otras teatralidades

¿Cómo pensar la escena mexicana desde un espacio más dialogante? Los espacios que tienen los creadores para estas acciones tan importantes están agotados, como es el caso de la MNT, donde la autoridad cultural es la que dicta las líneas de trabajo y de pronto aparece esta iniciativa del Congreso donde los jóvenes puedan externar sus inquietudes y preocupaciones.

El estado de Tabasco lleva a cabo un interesante trabajo comunitario con jóvenes en situación vulnerable en el campo, poder escuchar esa experiencia y el impacto que ha tenido en su comunidad en el marco del Congreso fue muy emocionante. Al término de la ponencia la gente aplaudió de pie. Fue un gran logro visibilizar esta experiencia y enriquecer los lazos de colaboración ya que muchos se acercaron para ver cómo podían ayudar con talleres o recursos, es decir, esta modalidad de presentación de proyecto permitió empezar a elaborar una red de proyectos que no están visibilizados porque están fuera del medio del teatro. La complejidad, la diversidad de teatros y teatralidades que hay en el país es infinita y lo sabemos por experiencia. Cada año la MNT intenta abrirse a nuevas teatralidades, es imposible abarcarlo todo, desde el teatro indígena, el teatro comunitario, etc, en ese sentido, yo si cuestionaría cuál es el alcance real de la Muestra”.

V. Tolerancia e inclusión en la Muestra Nacional de Teatro

Por ejemplo, en el caso de las becarias y los becarios hubo muchos reclamos por parte de la comunidad en el sentido de por qué se les otorgaba poder a chavitas y chavitos si nadie los conocía, sin embargo, estamos convencidos de que son los jóvenes los que tienen la fuerza, la enjundia y la responsabilidad; a nosotros los más grandes nos toca empoderarlos. Estos jóvenes están haciendo un trabajo bien chingón y creo que es hora de correr la mirada hacia ellos. Ya los consagrados y las consagradas están allí, también se han partido la madre pero hay una fuerza vital que viene atrás de nosotros, por eso la existencia del Congreso es indispensable para poder correr un poco la mirada”.

Para mi fue muy interesante tratar de entender la construcción de paz y dialogar desde la diferencia, que es lo mismo a decir, cómo construyo con quien no estoy de acuerdo, que además le viene muy bien al proyecto nacional de teatro porque tienes miradas diversas, encontradas, así que lo que cada uno defiende, cuida y piensa estará representado. Yo recibí una crítica sobre la construcción de paz en el sentido de que esa construcción es anular la posibilidad del conflicto, desde mi perspectiva es todo lo contrario. Es hora de empezar a construir con este conflicto”.

VI. El nacimiento de la Liga de Mujeres de Teatro MX

¿Cómo incluir este proyecto que nace en el Congreso con la Liga de Mujeres de Teatro? o son vertientes distintas, sin embargo, el tema toral de la Liga es la equidad de género pero el Congreso también aborda este aspecto.

Creo que están muy unidas en su génesis porque finalmente al interior del comité decidimos que habría equidad de género y no hubo más discusión al respecto además de representatividad nacional. Los temas sobre equidad de género en el Congreso fueron muy vastos y uno de los trampolines del nacimiento de la Liga fue justo la presentación del proyecto de la MNT dentro del Congreso donde se leyó el proyecto de muestra de este año y no se nos ofreció una respuesta sobre los mecanismos que utilizaría la Dirección Artística de la MNT para lograr una equidad de género en la programación y una verdadera representatividad nacional. Por ello, desde el comité decidimos elaborar una carta a la Dirección artística donde incluimos a la Coordinación Nacional de Teatro en la que señalamos que la convocatoria de la MNT no contiene un lenguaje inclusivo e incluyente; se habla de actores, directores, productores y dramaturgos.

La cuota de género es una medida de afirmación positiva, siempre se discute sobre si las cuotas son discriminatorias, en realidad, las cuotas son para subsanar una discriminación muy profunda, una falta de oportunidad, es decir, las coutas de género no son el objetivo, en realidad, es un curita, por eso hay que visibilizarlo para que deje de existir”.

En algunos países, esta realidad dejó de existir porque se construyeron medidas y políticas que lograron incidir positivamente en los mecanismos sociales. Ejemplo de ello, es la deliberación de la programación de adultos del INBA donde las mujeres que fueron jurado, estaban muy impresionadas porque no había un solo proyecto de producción en el que estuviera a cargo una mujer; al no tener la medida puesta sobre la mesa, y aunque haya mujeres en el jurado, no garantiza la inclusión, no necesariamente es una medida de inclusión, en el caso de la dirección artística hay tres mujeres y un hombre pero ello no garantiza que cambie la situación”.

Hemos tenido un diálogo de ida y vuelta con la Dirección Artística de la Muestra en donde hemos discutido la cuota de género, si no logramos que se consolide, el aspecto positivo es que ya lo estamos hablando. Ha habido sentimientos y heridas de ambos lados, enconos, se incomodan, nos incomodamos, sin embargo, más allá de eso, estamos discutiendo. Otro aspecto interesante es que ya existen nuevas formas de organización y producción, creaciones colectivas, producciones que son levantadas por mujeres”.

Algunos compañeros dicen no estar de cuardo con la cuota de género porque piensan que es un asunto de porcentajes, es decir, 50 y 50.

Que los hombre lo piensen, está buenísimo, mira, te comparto un ejemplo: cuando piensas en diez dramaturgas mexicanas, es difícil, pero si pensamos en diez dramaturgos mexicanos, te vienen a raudales, es decir, hay que visibilizar y equilibrar, no hay tantas dramaturgas como dramaturgos; la historia de nuestro teatro nos ha relegado a ciertos ámbitos. Un ejemplo, es el teatro para niños: nos han relegado a ciertos papeles. En el teatro para niños y niñas sí hay equidad, incluso hay más mujeres y cómo no va ser, si se nos ha cedido amablemente el patito feo del teatro puesto que las mujeres son las que se preocupan por la infancia, es decir, hay un tema con respecto a las condiciones que existen alrededor del género. ¿No sería interesante que los hombres empezarán a pensar en el teatro para niños y jóvenes?”.

No todas las mujeres están a favor de las cuotas, sin embargo, para nosotras es muy importante tener una liga que abarque todos los pensamientos. Estamos pensando, estamos tarde, creo, pero estamos pensando, en este momento, la Dirección Artística dijo no a la cuota de género, sin embargo, en los dos últimos años de la Muestra Nacional de Teatro ha habido un equilibrio mayor que no veiamos en ediciones pasadas. Creo que con tanta presión la DA sí ha pensado en dileberar con respecto a esto, ha pensado en ello, pero el triunfo mayor es que nació la Liga de de Mujeres de Teatro con una agenda muy amplia y una diversidad de pensamientos muy rica y juntas estamos inventando, descubriendo para que sea un movimiento que opera de manera horizontal donde nadie comande”.

En este sistema organizacional hemos creados las siguientes comisiones: Comisión de violencia y acoso, Autocuidado, Polīticas públicas, Relación con los estados, Escuelita feminista y Poéticas y discursos teatrales, estas acciones nos llevaron a realizar el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de Teatro que tendrá lugar el 31 de octubre y 1 de noviembre en el Teatro Isabela Corona y en la Escuela Nacional de Teatro. Este año lo haremos de manera independiente pensando en que el siguiente se sume la Coordinación Nacional de Teatro del INBA y que este Encuentro forme parte de las actividades de la Muestra Nacional de Teatro de 2019. Así que este año nosotras nos encargaremos de alimentar, hospedar a las mujeres de los estados”.

Este año haremos un seguimiento crítico de la muestra off, escribir y repensar como está representada la mujer en la escena, en la dramaturgia, además de hacer un trabajo de visibilización y de reconocimiento que han tenido nuestras pares”.

Queremos hacer este Encuentro porque estamos conscientes de que existen heridas antiguas y profundas no solo en las hacerdoras de teatro, sino en cientos de mujeres que han sido avasalladas por los sistemas patrialcales en todos los àmbitos de nuestra vida social y profesional. A veces resulta incómodo para los demás que se hable abiertamente del tema, pero lo que necesitamos es que los otros, abracen el enojo, abrecen el dolor, solo así podremos construir.”

Sin duda esta iniciativa abre caminos inéditos para la creación y nos convoca a una reflexión profunda del papel que juega la mujer no solo como profesional del quehacer escénico, sino que además pone el dedo en la llaga sobre aspectos de orden socio cultural y sistemas de organización patriarcal al que la mujer ha sido relegada. En nuestro país esas prácticas han silenciado la voz de las mujeres, muchas de ellas, para siempre. Abracemos, pues, entre todas y todos esta iniciativa de diálogo.

Dejar una Respuesta

Otras columnas