Palabras sin reposo

Beatriz Zalce

UACM en la mira

La Universidad Autónoma de la Ciudad de México, UACM, es una joven retobada. Nada humano le es ajeno, dice su lema. Nació a principios del 2001 y desde entonces le apuesta a formar  estudiantes con “un perfil humanista, científico y crítico, interesados por su realidad social”, capaces de entenderla y modificarla. En el 2004 la Asamblea Legislativa le dio autonomía. Ello permite alcanzar el mejor nivel en sus diferentes licenciaturas, maestrías y doctorados.

Al principio nomás tenía un plantel o campus, como les dicen en otros lados, Casa Libertad, que había sido por muchos años la cárcel de mujeres. Seis años después ya contaba con cuatro sedes más, el centro de cultura Vlady y el Talavera e imparte, además, programas de educación superior y actividades de docencia, investigación y difusión cultural en diferentes reclusorios y Ceferesos. Si empezó con 600 estudiantes ahora cuenta con cerca de 15,000.

El 26 de septiembre del 2014 marcó a la comunidad Uacemita –estudiantes, académicos, trabajadores administrativos, técnicos y manuales. No sólo se indignaron por el asesinato de tres estudiantes y la desaparición de 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Rubén Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, también salieron a las calles en marchas y caravanas; organizaron foros, hicieron llamamientos, siempre exigiendo justicia.

Los asesinatos de treinta periodistas y la desaparición de casi una veintena en nuestro país a lo largo de la última década los ha preocupado y convocado también.

Este consecuente ejercer su “Nada humano me es ajeno” ha traído consecuencias -valga la redundancia- que ahora denuncian públicamente a través de algunos integrantes del Cuarto Congreso Universitario, el máximo órgano rector de la UACM: a mediados de octubre dos individuos irrumpieron en el domicilio particular de Tania Paloma Hernández Ramírez, profesora e investigadora de esa casa de estudios, reconocida luchadora social, e integrante del colectivo HIJOS-México (Hijos e hijas por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silencio). Portaban armas. No forzaron ninguna cerradura y fueron muy claros y concretos al dirigirse a la profesora y a la persona que la acompañaba: “Sabemos muchas cosas de ustedes. Los tenemos vigilados. Sabemos qué hacen”. Y pasaron a robar equipo de cómputo, telefonía, fotografía, video y audio.

Por su parte, Bettina Gómez Olivier, colaboradora del Centro Académico de la Memoria de Nuestra América para la Recuperación de la Memoria, CAMENA, y también integrante de HIJOS-México, ha sufrido amenazas y acoso telefónico por parte de ex militares.

Cabe recordar que en septiembre pasado las oficinas del Rector Hugo Aboites fueron allanadas y equipo de cómputo, es decir información, fue sustraído.

En conferencia de prensa el joven estudiante y Consejero Universitario, Francisco Pérez Rojas, recordó que pasaron más de 40 años para que en la capital del país se creara otra universidad pública, después de la UNAM y la UAM. “Una universidad con un enfoque para atender a la ciudadanía más discriminada, más marginada de la Ciudad de México. Hoy nuestra Universidad enfrenta ataques desde diferentes ámbitos: Acoso mediático sistemático. Notas amarillistas, descalificación y difamación. Como muestra está lo que Ricardo Alemán publicó en el periódico El Universal. Pareciera que fue el gatillero para que la clase política en la asamblea legislativa preparara el intento de recorte presupuestal a nuestra universidad. Valdría la pena decir que en los dos últimos años hemos tenido que luchar para que nuestro presupuesto sea íntegro y respetado.

“La bancada del PRI, en el senado de la República, pide le rindamos cuentas… Nosotros pensamos que si bien somos jóvenes, nos hemos convertido en un gigante moral porque hemos dado respuesta a las coyunturas de nuestro país, hemos sido solidarios con las causas de justicia, con Ayotzinapa, nos hemos solidarizado con la CNTE. No nos queda duda: este acoso es por nuestra congruencia en nuestro principio y con nuestra práctica política como institución.

“Después del acoso mediático y político, viene el terror psicológico que ejercen ex militares, que ejerce la policía. Por ejemplo: en el Plantel San Lorenzo Tezonco un militar pedía informes sobre el Servicio Social y la Policía Federal, en las afueras del Plantel, invitaba al reclutamiento a nuestros compañeros. Sabemos que es un intento por desmovilizar, un intento por intimidar a nuestros compañeros que tienen procesos avanzados en formación de lucha, que tienen un alto compromiso de responsabilidad social. La experiencia de la huelga del 2012 nos dejó la certeza de que organizados podemos triunfar.”

El Rector Hugo Aboites fue contundente: “Estamos ante un escenario de represión abierta: El hecho de que una profesora, en su propia casa sea amenazada con armas de fuego y que esté a meced de estos personajes es un signo muy ominoso de lo que estamos viviendo en este país, un signo más.

“Confiamos en que la comunidad sabe defender a su institución, a sus profesores, a sus estudiantes. Apelamos a esa solidaridad básica como uno de los mecanismos de defensa más importantes y más efectivos en circunstancias como éstas. Vamos a seguir denunciando, cuantas veces sea necesario, y seguiremos haciendo presión para que los órganos de gobierno asuman su responsabilidad de vigilar y proteger a todos en un país que se dice democrático.”

La UACM sigue trabajando en la edificación de nuevos planteles, uno en Milpa Alta y el otro en Magdalena Contreras, dedicó su primera Feria del Libro a la autora de La noche de Tlatelolco y Premio Cervantes, Elena Poniatowska; acaba de recibir la donación del acervo bibliotecario del poeta y filósofo Enrique González Rojo Arthur a quien le rindió poético y musical homenaje. LA UACM sigue nadando a contracorriente,  sabedora que rebeldía también rima con alegría

**   **   **

Beatriz Zalce

Premio Nacional de Periodismo por su labor cultural en Desinformémonos. Catedrática de la Escuela de Periodismo Carlos Septién y de la Facultad de Estudios Superiores de la UNAM.

2 Respuestas a ““Gloria a Gloria””

  1. David Roura

    Excelente publicación que me ha hecho recordar al gran compositor Mikis Theodorakis y me lleva a vibrar las fibras más sensibles. La marcha que Beatriz Zalce menciona en la Ciudad de México sería culminada por el discurso de nuestro querido poeta y maestro Hugo Gutiérrez Vega. La fuerza y vigor de la narrativa del artículo me arrastro desde la rabia hasta las lágrimas, como lo hacía en mi la misma música de Theodorakis

Dejar una Respuesta

Otras columnas