Pensar en voz alta la justicia y la paz

Pietro Ameglio

PRI-Gobierno: el verdadero Peligro para México

Se está desplomando – a dios gracias- un mito fundante del México contemporáneo que tanto redituó al partido con más de 70 años de gobierno y mucho daño ha hecho a la construcción de una ciudadanía activa en el país, entre otras cosas fue también una poderosa razón por la cual ganó fraudulentamente en la elección del 2012: “el PRI sabe cómo hacerlo”. ¡Ya no! Al contrario, cada vez coloca a la sociedad mexicana en más callejones sin salida, llenos de violencia, pobreza e impunidad. Es actualmente el verdadero “Peligro para México”. Cuando decimos PRI, nos referimos no sólo a su estructura partidista, a sus cuadros gobernantes –empezando por el presidente-, sino también a toda esa gigantesca gama de aliados y alianzas en todos los sectores y partidos del país.

¿En qué ya no sabe el PRI-Gobierno “Cómo Hacerlo”?

1-La Economía. El PRI y el gobierno, con la clase política sumisa, han permitido una creciente catástrofe económica nacional, que avanza hacia proporciones impensadas, incluso en la tan pregonada macroeconomía. Desempleo, empobrecimiento, capacidad adquisitiva, aumentos en productos básicos van en picada. El presidente destruyó recientemente la última ilusión del imaginario colectivo al decir que “Se acabó la gallina de los huevos de oro” (¿podríamos parafrasear gallina con PRI?). Todas las enormes dificultades para implementar su reforma energética, atraer inversión extranjera, mantener la estabilidad frente al dólar, el “gasolinazo” reciente, las bancarrotas de los gobiernos municipales, estatales, (¿nacional?), son claros ejemplos de cómo estamos en un proceso de despeñadero en el modelo económico neoliberal, impuesto al país como la panacea desde De la Madrid.

2-La Seguridad Pública. En la votación del 2012, en plenitud de la falsamente llamada “guerra al narco” de Calderón, con 40 mil muertos y 15 mil desaparecidos, un móvil fundamental del voto al PRI fue que detuviera la inseguridad y regresara la “seguridad”. Hoy día, a 4 años, hay al menos 32 mil desaparecidos según cifras de las organizaciones de familiares, 105 mil muertos según cifras oficiales, cientos de miles de desplazados por la violencia; 70% de los niños del país “no quieren crecer por temor a ser reclutados por el narco” (Encuesta World Vision). Por todo el país están regadas caravanas de organizaciones de familiares de víctimas buscando fosas clandestinas –del Estado y de los delincuentes. En 2014 se dio incluso una “acción genocida” –máximo nivel de la inhumanidad de nuestra especie- en el territorio nacional en Iguala con 43 jóvenes estudiantes normalistas desaparecidos, con total responsabilidad y encubrimiento gubernamental en todos los niveles, y hasta hoy impune.

La violencia contra los defensores de DDHH, periodistas, activistas sociales es brutal -desde el contunernio entre Estado y delito organizado-; en estos últimos días han sido asesinados dos luchadores sociales ejemplares rarámuris, como Isidro Baldenegro y Juan Ontiveros; en Ostula fueron entregados por marinos a los Templarios 5 ex_autodefensas de Aquila, sin que se sepa nada aun.

El modelo de seguridad pública militarizada sigue creciendo y luchando por su legalización total (Ley de Seguridad Interior), al grado que asistimos a la entrega del Premio Nacional de Deportes con los atletas (militares) vestidos de uniforme militar, entre el presidente y el secretario de Marina. El gobernador de Nuevo León ante la reciente masacre escolar, estuvo promoviendo que se extienda el modelo de escuelas militarizadas.

3- La Unidad Nacional. El PRI, desde su nombre, ha encarnado y encabezado toda forma de nacionalismo y defensa del país, y ahora su gobierno-presidencia vuelve a desatar una campaña patriotera-cupular convocando a movilizaciones por la “unidad nacional ante todo” (¿antes que la impunidad, el gasolinazo, el desempleo, el asesinato de activistas?) envueltos en la bandera, el himno y el escudo, en aras de la paz que (dice su propaganda, en el colmo del cinismo) se “vive en México” (cuando tienen sumido al país en la peor guerra contemporánea). Impulsando asimismo una campaña de comprar lo “Hecho en México”, cuando han acabado con el campo y toda forma de industria nacional, con la apertura comercial indiscriminada de las últimas décadas.

Nacionalismo cuando, por otro lado, han tenido acciones y actitudes totalmente serviles y complacientes hacia Trump, principal agresión exterior que se dice combatir. “Unidad” en la cultura política mexicana se traduce como “obediencia ciega al PRI-Gobierno”, y eso es lo último que hay que hacer hoy día, sino lo opuesto: organizarse y desobedecer civil y noviolentamente todas las órdenes inhumanas de la autoridad; el peligro para México se ha constituido en el PRI—Gobierno y sus aliados de todo tipo (empezando por la clase política, empresarial, medios e intelectuales sumisos…), mucho más que Trump.

4-La Política Exterior. En este campo siempre se ha elogiado la larga tradición gubernamental en todo tipo de organismos internacionales y apoyo a causas justas (antes de los 90 al menos), ahora, en cambio, es altamente llamativo el nivel de improvisación, ineptitud y acciones tan ambiguas como erráticas, al grado que el vocero presidencial nos acaba de decir que “no se grabó la llamada de Peña y Trump”. ¿Podemos imaginar un despropósito de Inteligencia de tal magnitud?

5-¿Las Elecciones?. El Estado de México es históricamente el mayor bastión nacional del PRI, cuna de la actual clase dirigente y presidencial, “el árbol más importante del país” según ellos mismos. ¿Será que hasta eso van a perder electoralmente este año?

¿Cómo están tratando de luchar los principales actores de la clase política nacional, para evitar la caída en picada de su legitimidad…y después de su legalidad?

La CONAGO, a impulso del gobierno federal, nos propuso una acción directa –ilusoria por supuesto- de inundar las cortes de EU con demandas contra las deportaciones. Sería en cambio bien interesante si les tomáramos la palabra pero con demandas hacia el gobierno contra los gasolinazos. Una gran campaña nacional masiva en todos los Estados.

Los “representantes populares” haciendo propaganda de “construir puentes y no muros”, cuando ellos mismos nunca lo hacen hacia sus “representados” en sus distritos electorales, no consultan ninguna decisión o votación clave. Ellos viven detrás de sus muros en el senado, san Lázaro o Los Pinos. Ahora todos están en plena campaña de simulación y “medias verdades” tratando de desmarcarse del aval a los gasolinazos, y adjudicándose como propias las movilizaciones masivas ciudadanas que han logrado un primer paso significativo al detener el siguiente gasolinazo de comienzos de febrero…por unos días. La cantidad de días dependerá de la magnitud y radicalidad de las movilizaciones que seguirán.

Sería también muy bueno retomar sus propuestas que sirven de “gran vibrador nacional nacional” hacia una defensa nacionalista y de “unidad nacional”, pero hacia ellos mismos: unámonos todos y todas pero para “sacarlos a casi todos y todas” de los espacios de poder. No es momento de “ingenuidades polìticas nacionalistas primitivas” que, incluso involuntariamente, sirvan para perpetrar tamaña impunidad, violencia, autoritarismo, despojo y explotación de nuestras autoridades en culquier nivel. Las movilizaciones mundiales antiTrumpo han sido por el “respeto” a las minorías, al medio ambiente, a las etnias y libertades de todo tipo…no por el “respeto a un país”.

Pero no se van a ir por su voluntad, sin resistencia civil masiva y acciones político-legales. Como decía Gandhi en su Hind Swaraj (Autogobierno de la India): “¿Por qué se perdió la India? Nosotros se la dimos a los ingleses, no es culpa de ellos sino nuestra”.

Una Respuesta a “Lucha de calles, lucha de clases en México”

  1. Alejandra Arias

    Muy importante razonar y comprender que nosotros y nosotras damos el control social a empleados políticos y pseudo autoridades sin rendición veraz y oportuna de sus trabajos, que son muy bien pagados con el erario público. Es necesaria UNIÓN de Mexicanos Dignos, Honestos, para lograr LA PAZ con JUSTICIA Y DIGNIDAD

Dejar una Respuesta

Otras columnas