Umbrales de emancipación

Stavros Stavrides

La travesía por la vida: La fuerza del teatro de los de abajo

Muchos pensadores han desarrollado la idea de que en la raíz de la vida pública está la presencia en público, la expresión en público, el actuar en público. Sin embargo, existe un serio desacuerdo con respecto a las condiciones de esta “exposición” en público. ¿Debe realizarse como una forma de mostrar lo que uno es realmente o el espacio público debe ser tratado como un escenario teatral en el que se presenta un comportamiento cuidadosamente elaborado? Al primer enfoque corresponde un culto a la autenticidad. En el segundo, la conducta se reduce a un juego de roles.

Quizás una salida a este dilema esencialmente político, que sin embargo se presenta como puramente moral (¿apariencias “verdaderas” o “falsas”?), sea apoyar una teatralidad de encuentros que intenta crear un terreno común entre quienes son diferentes. En tal tipo de teatralidad en el espacio público, como en el escenario del teatro, el comportamiento no apunta a producir una ilusión de realidad (nadie subirá al escenario para liberar a Ofelia del tratamiento tiránico de Hamlet). Los actos y los gestos pretenden más bien revelar el hecho de que se construyen exponiendo al mismo tiempo su fuente motivadora: crear un lugar intermedio en el que se encuentren las diferencias, un espacio común, aunque precario y siempre en proceso de realización de intercambios y negociaciones que no pretenden eliminar diferencias. Quizás para acercarse al otro uno necesita tomar prestados temporalmente elementos de la identidad del otro, para entrar en un lugar con el olor del otro (parafraseando a H. Cixous). ¿Un teatro de encuentros que no esconde su carácter teatral? Quizás.

Aquellos que dominan la teatralidad pública apropiada, para convencer a los dominados de que la naturaleza de la realidad en la que viven no debe ser cuestionada: sus representaciones hegemónicas están destinadas a reforzar la identificación. Sus roles deben presentarse como naturales, como evidentemente reales.

Aquellos que están dominados, sin embargo, necesitan un tipo diferente de teatralidad pública. Necesitan expresar en público no lo que son, aceptando su destino como permanente, sino por lo que luchan, con lo que sueñan. Su teatro muestra -quiere mostrar- otro mundo, un mundo posible. Entonces, pueden gesticular hacia una potencialidad de la realidad a través de actos y apariencias que no pretenden reflejar lo real. ¿Una teatralidad teatral? ¿Una teatralidad que tiende un puente entre lo experimentado y lo soñado? ¿Un umbral entre uno mismo y el otro?

Liberar el poder que tiene el comportamiento teatral para desafiar las identidades y roles impuestos es realmente algo muy difícil en una sociedad en la que el trabajo se ha convertido en una carga y la explotación ha esclavizado la creatividad. La alegría colectiva de la inventiva está en la base de una teatralidad que gesticula hacia otro mundo posible, un mundo en el que las personas pueden ser iguales aunque diferentes, en solidaridad aunque sin compartir necesariamente las mismas prioridades.

Los zapatistas, esos rebeldes obstinados y locos, que insisten en que otro mundo que puede incluir muchos mundos es posible, nunca han dejado de explorar una teatralidad de la emancipación. En su lucha han ayudado a emancipar la teatralidad de las ilusiones teatrales creadas por “los de arriba”. Y siguen escenificando un mundo de igualdad y solidaridad en gestos llenos de sugerencias y comentarios, llenos de imágenes y referencias a la memoria compartida de “los de abajo”. En su más reciente gesto teatral emblemático, que escenifica la solidaridad y la lucha internacional, construyeron un barco en la Selva Lacandona para inaugurar un viaje a Europa (y al mundo). Un viaje en barco que cruzará el océano para llegar a quienes están preparando sus propios escenarios de bienvenida. ¡Qué locura, dirán algunos! ¡Qué locura más hermosa, creativa, absolutamente organizada y alegre!

No una plataforma, esta omnipresente metáfora espacial del acuerdo, sino un barco, una metáfora del movimiento, la imagen de la exploración en mares desconocidos. Pontos para los antiguos griegos es el mar desconocido. Poros es el pasaje. Pontoporos nafs es el barco que cruza el mar desconocido creando un pasaje a medida que viaja. Un pontoporos nafs contemporáneos, entonces, partiendo de la Selva Lacandona explorará la teatralidad de los encuentros entre los de abajo, una especie de teatralidad que conecta el pasado con el futuro.

Caminando creamos el camino, dicen los zapatistas. De hecho, jugando descubrimos las potencialidades del juego, ensayando descubrimos las potencialidades del juego, luchando descubrimos las potencialidades de la emancipación … Acercándonos a los archipiélagos de las diferencias encontraremos cada vez más barcos … Barcos que llevan fragmentos de un futuro para compartir … Los poderosos han establecido sus rutas comerciales y sus fortalezas navales. ¿Podemos establecer nuestros propios barcos, etapas de resistencia y solidaridad en su lugar? ¿Podemos compartir en lugar de dividir el mar? ¿Podemos compartir un futuro de emancipación colectiva en lugar de tolerar la destrucción de cualquier futuro por completo?

Stavros Stavrides

Arquitecto y activista nacido en Grecia, profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, dedicado a trabajar en las redes urbanas de solidaridad y apoyo mutuo, y en comprender los actos y gestos dispersos de desobediencia tácita en las metrópolis.

2 Respuestas a “Ciudades desesperadas. Ciudades de esperanza”

  1. Fernanda

    Realmente agradecida de poder leer su descripción tan bien ilustrada; y bibliográfica de lo realidad actual que de asemeja a una burda copia del pasado y nuestros ancestros. Si bien desconozco algo del material citado; conprendo a la perfección la esencia de lo dicho; ya que mr siento totalmente identificada con lo que usted escribe y manifiesta!! Gracias muchas; por despertar conciencia y decir por mi…..lo que mi alma expresa en una sociedad ya casi muda; aunque a punto de abrir los ojos y el alma de tanto atropello y sin razón.
    Un honor y una alegria!! Aho

  2. MADRE DOMINICANA

    La Madre Dominicana denuncia el abuso de poder de la Migración RD.
    Es con mucho dolor denunciamos el abuso de poder de la Migración RD hacia las madres por ser extranjeras. Como madre sentimos verguenzas y tristezas por las madres Haitianas cuando las vemos discriminadas, rechazadas y expulsadas mientras buscaban asistencia médicas en los hospitales. República Dominicana ha caido muy bajo, tan bajo que ahora se estan deportandos mujeres embarazadas , ¡qué horrible! este acto vergonzoso no tiene nombre. Que pena que el director de la Migración esta sin respecto por la dignidad humana y mas encima ponen en riesgo la integridad física de la embarazada y la vida del bebé. No sería logico preguntar si el director de la Migración tuviera una madre? A donde va las politicas migratorios de este país? Sabemos que la ley de Migración faculta a las autoridades a hacer deportaciones de los extranjeros en situación irregular, pero el reglamento de esa ley prohíbe expresamente no detener a mujeres embarazadas ni menores de edad porque es inhumano. Cuando atacan una madre atacan a la vida, porque la Madre es la Vida no importa cual sea su nacionalidad su origen o cultura, por eso invitamos a todas las madres de RD y del mundo con todas las organizaciones de mujeres y de niños a pedir a la Presidencia eliminar esta medida agresiva en contra las mujeres, ayúdelas a tener su permiso legal temporal con un numero de cedula provisorio solamente para pagar los impuestos de salud como corresponde porque ellas son vulnerables, son mujeres como nosotras y madres también. Mujeres y madres de todo el mundo únense con nosotras e invitan a otros a pedir a cualquier gobierno de la planeta el respecto a las mujeres embarazadas y a la vida. Con este movimiento evitaremos que se levanta en nuestro País un nuevo Trujillo (dictador) o un tirano como Hitler en alguna parte del mundo.

Dejar una Respuesta

Otras columnas