Umbrales de emancipación

Stavros Stavrides

Geometrías del futuro

En su Cuaderno de bocetos pedagógicos, el pintor Paul Klee observa la producción de líneas en un dibujo que pueden sugerir un replanteamiento del futuro como potencialidad representada. Las líneas, según su enfoque, se producen a partir del proceso de dibujo y, podríamos agregar, conservan las cualidades y las potencialidades de este proceso.

El péndulo crea una línea que representa la dinámica del equilibrio: ida y vuelta, movimiento y contra-movimiento, para siempre. O, al menos, hasta que la «fricción» resulte en una estasis final después de que se haya consumido toda la energía cinética. Luego, está el movimiento que crea el círculo. Sin punto de partida, sin final. Un movimiento que puede comenzar desde cualquier punto. Una línea que circunscribe pero también encierra. Un mundo encerrado en sí mismo. Una totalidad que puede incluso admirarse a sí misma por su perfección.

¿Y la espiral? Al cambiar el radio del círculo a medida que nos movemos en la dirección de dibujarlo, la espiral comienza a emerger. Cuanto más crece el radio, más nos alejamos del centro. Pero su fuerza de atracción nunca deja de existir. El movimiento que crea la espiral tiene la potencialidad de escapar del centro porque se basa en el desarrollo constante de una distancia calculada (y, por tanto, calculable).

Podemos movernos en la dirección del futuro de forma similar a los tres patrones de dibujo de líneas descritos por Klee. El movimiento pendular atrapa nuestros esfuerzos, en una recurrencia que está destinada a perder finalmente su impulso. Un intento genuino de liberarnos de la gravedad dominante está presente en nuestros movimientos pendulares. Y nunca debemos subestimar las esperanzas y aspiraciones vinculadas a esos esfuerzos, aunque inútiles. Tal vez nuestras esperanzas de un futuro diferente tengan el poder de desafiar la gravedad (incluso por un corto tiempo), como cuando pensábamos que podíamos volar en el momento en que los cambios de nuestra infancia parecían alcanzar al cielo.

Dibujar un círculo es un sueño de trascendencia, el sueño de establecer una palabra totalmente nueva, separada del antes y el después. El movimiento se borra a sí mismo en esta creación perfecta. ¿Por dónde empezamos? ¿Podría cada punto ser, al mismo tiempo, un final alcanzado y un comienzo olvidado? ¿Y el centro? ¿Está cada punto eternamente ligado a una relación con este centro?

En los relatos de Jean Pierre Vernant sobre la democracia antigua, el círculo representa el ideal de la igualdad total. El centro está ahí para ser ocupado por cada orador en una fila que, después de pronunciar un discurso, eventualmente se retirará a la periferia, como todos los demás. Sin embargo, existe una posibilidad crucial, dolorosamente presente. En el momento en que el centro se vuelve más permanentemente ocupado por alguien (un punto de gravedad concertado), el círculo se convierte en lo opuesto a la democracia: en una tiranía. Entonces, el círculo como futuro imaginado y dibujado es una promesa y una pesadilla al mismo tiempo. La promesa en sí también es cuestionable. Trazar una línea encerrada en sí misma sugiere que todo futuro está cancelado. Un movimiento circular es un movimiento que se repetirá. Y como en el caso del péndulo, la fricción (la materialidad de un mundo lleno de obstáculos) eventualmente conducirá a la estasis. La diferencia con la línea del péndulo es que el círculo quedará como la marca de un movimiento que aspiraba a encerrar un futuro.

La espiral parece conservar la dinámica de la construcción del futuro. Alejándose del centro que ha sido el punto de partida necesario de su creación, la línea en espiral siempre avanza. Pero no es realmente un movimiento aleatorio descuidado. Hay un patrón en este movimiento (una distancia calculada desde el centro, un radio), un patrón que sin embargo está cambiando. ¿Una forma en ciernes? ¿Una forma redibujada por ajustes consecutivos? ¿Un distanciamiento en desarrollo que, sin embargo, no olvida que hay un centro que afrontar, un punto de referencia a tener en cuenta? Como observa Klee, invertir la dirección del movimiento en espiral nos hará quedar atrapados gradualmente en un centro. Un centro oculto y absorbente. Similar al que se retira un caracol. Sin embargo, la espiral que se produce desde el centro hacia el exterior es siempre un vuelo hacia la liberación. O el siempre arriesgado intento del caracol de llegar al mundo exterior.

No es necesario reducir la esperanza de un mundo diferente, justo y emancipado a un esquema definitorio. Sin embargo, ¿podríamos aprender de los pensamientos de un artista sobre cómo dibujar algo que nos ayude a reflexionar sobre las potencialidades de la construcción del futuro? ¿Podríamos quizás vernos a nosotros mismos como movimientos de dibujo en espiral que ni avanzan hacia un futuro predeterminado, ni están atrapados irremediablemente en el péndulo de éxitos y fracasos, sino que en realidad siempre se mueven en la dirección de la lucha aprendiendo de nuestro pasado? Es posible que regresemos, pero nunca exactamente al punto desde el que partimos. Cerca de él. Nos volvemos, así, capaces de reconsiderar sus potencialidades. Cada lucha desarrolla una distancia siempre en expansión, desde un centro parecido a un vórtice que busca engullir todos esos sueños populares de emancipación colectiva. Así es como transitamos hacia la liberación al recorrer el camino. Después de todo, ¡incluso los caracoles disfrutan de la libertad de un día lluvioso! ¡Imagínense lo que esto significaría para sus vidas si pudieran extender su caparazón en forma de espiral, para encontrarse con las espirales de sus camaradas caracoles!

Stavros Stavrides

Arquitecto y activista nacido en Grecia, profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, dedicado a trabajar en las redes urbanas de solidaridad y apoyo mutuo, y en comprender los actos y gestos dispersos de desobediencia tácita en las metrópolis.

2 Respuestas a “Ciudades desesperadas. Ciudades de esperanza”

  1. Fernanda

    Realmente agradecida de poder leer su descripción tan bien ilustrada; y bibliográfica de lo realidad actual que de asemeja a una burda copia del pasado y nuestros ancestros. Si bien desconozco algo del material citado; conprendo a la perfección la esencia de lo dicho; ya que mr siento totalmente identificada con lo que usted escribe y manifiesta!! Gracias muchas; por despertar conciencia y decir por mi…..lo que mi alma expresa en una sociedad ya casi muda; aunque a punto de abrir los ojos y el alma de tanto atropello y sin razón.
    Un honor y una alegria!! Aho

  2. MADRE DOMINICANA

    La Madre Dominicana denuncia el abuso de poder de la Migración RD.
    Es con mucho dolor denunciamos el abuso de poder de la Migración RD hacia las madres por ser extranjeras. Como madre sentimos verguenzas y tristezas por las madres Haitianas cuando las vemos discriminadas, rechazadas y expulsadas mientras buscaban asistencia médicas en los hospitales. República Dominicana ha caido muy bajo, tan bajo que ahora se estan deportandos mujeres embarazadas , ¡qué horrible! este acto vergonzoso no tiene nombre. Que pena que el director de la Migración esta sin respecto por la dignidad humana y mas encima ponen en riesgo la integridad física de la embarazada y la vida del bebé. No sería logico preguntar si el director de la Migración tuviera una madre? A donde va las politicas migratorios de este país? Sabemos que la ley de Migración faculta a las autoridades a hacer deportaciones de los extranjeros en situación irregular, pero el reglamento de esa ley prohíbe expresamente no detener a mujeres embarazadas ni menores de edad porque es inhumano. Cuando atacan una madre atacan a la vida, porque la Madre es la Vida no importa cual sea su nacionalidad su origen o cultura, por eso invitamos a todas las madres de RD y del mundo con todas las organizaciones de mujeres y de niños a pedir a la Presidencia eliminar esta medida agresiva en contra las mujeres, ayúdelas a tener su permiso legal temporal con un numero de cedula provisorio solamente para pagar los impuestos de salud como corresponde porque ellas son vulnerables, son mujeres como nosotras y madres también. Mujeres y madres de todo el mundo únense con nosotras e invitan a otros a pedir a cualquier gobierno de la planeta el respecto a las mujeres embarazadas y a la vida. Con este movimiento evitaremos que se levanta en nuestro País un nuevo Trujillo (dictador) o un tirano como Hitler en alguna parte del mundo.

Dejar una Respuesta

Otras columnas