Romper el Cerco

Andrea Cegna

Centro Social Anomalia

“No estamos ayudando a la institución, estamos actuando más allá de la institución”, sucede en Palermo, Sicilia, Italia. Sucede que es un centro social, el centro social Anomalia, que inocula vacunas anti-covid a la población local. La acción tiene como objetivo romper la narrativa mainstream que ha generado miedo en las vacunas, así como abrir un diálogo con las personas y ampliar la intervención de prevención y medicina de proximidad. Los compañeros del centro social saben bien que hoy las peores tensiones del capitalismo están inoculadas a través de la patente de la vacuna, pero habiéndose colocado entre el sistema nacional de salud y la población, crear un eje de distribución diferente es una acción social muy fuerte. Tal vez no anti-capitalista pero seguro importante para una idea distinta de sociedad. 

El centro social Anomalia, en el barrio de Borgo Vecchio, funciona desde hace años en la capital regional. Hace más de cuatro años abrió una clínica médica pública para permitir que cualquier persona pudiera recibir tratamiento, reduciendo los costos de las visitas a especialistas y también interviniendo en aquellos que no tienen permiso de residencia y tienen miedo de ir al hospital.

Desde el 5 de mayo, gracias a una relación con el comisionado de emergencias anti-covid, se les autoriza a fabricar vacunas, vacunas que les son provistas por la cadena de emergencias.

“Estamos muy satisfechos con el lanzamiento de este proyecto de medicina territorial – dice Giorgio Martinico, coordinador de la clínica – También estamos orgullosos de haber inspirado a muchos a seguir nuestro ejemplo. En los últimos meses no hemos escatimado críticas a la gestión política de la pandemia y la campaña de vacunación, pero, a estas alturas, creemos imprescindible ponernos a disposición de nuestro barrio y de la ciudad para acelerar la vacunación masiva ”.

En Italia hay muchas experiencias de medicina de abajo hacia arriba, autogestionadas y autoorganizadas que permiten, especialmente a los migrantes, poder ser tratados a pesar de no tener ciudadanía ni permisos de residencia, dos formas de control reales y violentas.

Andrea Cegna

Autor de narrativas heréticas, historias de resistencia y alternativas, visiones asimétricas sobre el capitalismo europeo.

Dejar una Respuesta

Otras columnas