Movimiento No Tav Valle de Susa, Italia

No Tav

Valle de Susa, San Didero «Autopuerto»: la génesis

Parte I

Siéntese y prepárese para leer una larga historia que viene de lejos y que contiene muchas de las razones de nuestra lucha y de la determinación con la que seguimos defendiendo incesantemente nuestra tierra.

Una historia que tiene mucho en común con otros contextos italianos, pero que, a su manera, cuenta algo más general del mundo en el que vivimos.

Empecemos por el final: antes del 31 de diciembre de 2020, según el calendario, Telt (la empresa promotora del Tren de Alta Velocidad, TAV, Túnel Euralpin Lyon Turín) debía iniciar las obras de traslado del aparcamiento de Susa a San Didero.

En realidad, la zona en cuestión fue tomada por la policía en abril de 2021, con un desalojo violento que ha llevado al Movimiento No Tav a movilizarse durante varios días.

¿Qué es una auto-puerto?

Se trata de un aparcamiento para coches y camiones, creado en las proximidades de un puesto fronterizo para facilitar las operaciones de control aduanero sin obstaculizar el tráfico rodado.

Entonces, ¿por qué, según los promotores del enlace ferroviario de alta velocidad Turín-Lyon, habría que trasladar el puerto de automóviles de Susa a San Didero (que, para los que no lo sepan, está en el valle bajo, a 15,2 kilómetros de Susa y a unos 56 de la frontera)?

Porque en la llanura de Susa, donde actualmente se encuentra esta infraestructura, debería construirse la estación internacional de alta velocidad.

En el mismo lugar, según los últimos rumores, también habrá un depósito de escombros, es decir, de material que contiene amianto, resultante de la excavación del túnel de base.

Este depósito debería haberse instalado en Salbertrand, en el valle superior, al mismo tiempo que la fábrica de sillares de piedra prevista, pero debido a la presencia en la zona designada de residuos que contienen amianto y otros, no pudo estar disponible para su uso en el plazo previsto por Telt.

Por ello, se identificó la zona de San Didero como la más adecuada para la construcción del nuevo aparcamiento. La llanura en la que debería construirse la estructura, en el límite entre los territorios de San Didero, Bruzzolo y Borgone, es de hecho uno de los pocos espacios «libres», o mejor dicho, uno de los pocos lugares en los que todavía hay un bosque de cierta envergadura en la llanura del valle. A todos los efectos, es el único pulmón verde de la zona.

Además, el terreno en cuestión está muy contaminado por las emisiones de las acerías de los alrededores. Los PCB y las dioxinas (polvo altamente tóxico y cancerígeno) se depositaron durante años en esta zona sin ser cuestionados, al menos hasta mediados de la década pasada. La zona también ha sido objeto de enterramiento ilegal de residuos tóxicos por parte de desconocidos, que se han encontrado en varias ocasiones. Los riesgos para la salud de los habitantes del bajo valle son evidentes ante una intervención de este tipo, pero Telt sigue adelante con la cabeza gacha, apoyada por los lobbies empresariales más o menos oscuros y los sucesivos gobiernos.

Sin embargo, la idea de instalar una infraestructura de este tipo en San Didero no es nueva, sino que existe al menos desde principios de los años 70, hasta el punto de que ya se había construido un puerto de coches «casi» por completo en esa zona.

La infraestructura debía permitir el control aduanero de 500 camiones al día.

Sin embargo, poco después los sindicatos pidieron la paralización del proyecto para «evitar una nueva fase de privatización de los sistemas de transporte y un plan de especulación en el Valle de Susa». ¿Qué más se puede decir? Se podría decir que ciertos sindicatos eran otra cosa o que los especuladores seguían siendo los mismos.

Por supuesto, este no es el final de la historia del aparcamiento fantasma de San Didero: las obras no se han parado de raíz, como pedían los sindicatos del transporte. Las obras continuaron, pero el tiempo de construcción se alargó.

Fue a principios de la década de 1980 cuando la estructura, que estaba prácticamente lista, con oficinas amuebladas, instalaciones sanitarias y enseres, se abandonó en favor de un aparcamiento más «funcional» en Susa.

El edificio fue entonces abandonado en la clásica lógica especulativa, y hoy sigue siendo un fascinante, pero devastadoramente vacío esqueleto de hormigón y ladrillo en medio del bosque, un aborrecible monumento a la estupidez del libre mercado y los lobbies del cemento.

Aquí, en Valle de Susa, uno tiene a menudo la sensación de que Telt saca de archivos polvorientos de hace cuarenta años no sólo los planos de sus obras «revolucionarias», sino también las mentiras con las que las empaquetó.

Movimiento No Tav

Las mujeres y los hombres que hacen parte desde hace décadas del Movimiento No Tav en el Valle de Susa, Italia, luchan en contra del tren de alta velocidad por la defensa de su territorio.

Dejar una Respuesta

Otras columnas