En tierra ocupada

Melissa Cardoza

Nos cobija la rabia

La corrientada enfria

De este lado juega la niña

sin temor ni anhelo

oro dice, y levanta una piedra de luz

Allá ruge la empresa

un ojo fusil vigila

fusil ajeno, Joven nuestro

Los muertos siguen de este lado

Del otro se dinamita la

madremontaña

Se funde la sangre hondureña en

hierro

El río enferma y las mujeres conspiran

Nos cobija la rabia

Desde que nací esto ya estaba

No caducan los patrones

No termina la infamia.

Y aún se cosecha los cocos y a ratos se

se canta, se ama, se esperanza

Rebeldía viva de esta tierra ocupada

Melissa Cardoza

Escritora, activista feminista integrante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras y la Asamblea de Mujeres Luchadoras de Honduras.

Últimas columnas En tierra ocupada:

Dejar una Respuesta

Otras columnas