Movimiento No Tav Valle de Susa, Italia

Movimiento No Tav

La pequeña gran historia de Emilio

(Emilio es activista de No Tav, en prisión por su apoyo a los migrantes)

Val di Susa (un pequeño valle alpino situado en el Piamonte en la frontera entre Italia y Francia) siempre ha sido un territorio de paso y migración.

En los últimos años, muchas personas han desafiado las bajas temperaturas, sin ropa adecuada, a menudo sin ningún conocimiento de las montañas, rechazadas en medio de la noche por la policía de fronteras francesa. Ha habido víctimas por el camino, siempre demasiadas, pero si no hay tragedias diarias es gracias a la red de solidaridad transfronteriza que lleva años activa en la zona.

Ante el silencio de las instituciones que durante años han gritado «la emergencia migratoria», sin hacer cambios estructurales a nivel de recepción y políticas de migración, los ciudadanos de Valsusa se han movilizado creando redes informales de solidaridad que han controlado la frontera llevando comida caliente, té, ropa, zapatos, para ayudar a la gente a cruzar la frontera, porque en la montaña nadie se debe quedar atrás.

Emilio Scalzo es un incansable activista del No Tav que siempre ha luchado contra el proyecto ecocida del Tren de Alta Velocidad Turín – Lyon que debería pasar justo por el Val di Susa. Desde hace algunos años también se ha involucrado en la solidaridad, ayudando con gestos concretos a personas que buscan un futuro mejor más allá de la frontera.

Una travesía agotadora y peligrosa, por la que cada año se descubren muertos a medida que la nieve se derrite a principios de la primavera, pero obligatoria para todas aquellas vidas que huyen de la guerra o de condiciones inaceptables para alcanzar un futuro libre. Cientos de personas que llegan a Italia, pero que no encuentran apoyo en este país y que intentan llegar a otros países de esa Europa que se dice sensible en el papel, pero que luego usa la fuerza para rechazarlos.

El pasado mes de mayo, en la frontera entre Italia y Francia, durante una de las tantas manifestaciones de solidaridad con los inmigrantes que cada día intentan cruzar la colina de Montgenèvre, Emilio fue denunciado por agredir a un gendarme francés.

Por este crimen, el 15 de septiembre de 2021, Francia pidió a Italia la extradición de Emilio para que pudiera ser juzgado al otro lado de los Alpes.

Una Europa que una vez más se ha mostrado en modo alguno solidaria, sino al contrario muy atenta a quienes buscan aliviar a quienes ya han recorrido miles de kilómetros, ya sea por mar, barco o directamente a pie, Interpol se molestó entonces en construir un sistema de acusación para Emilio, cuyo único delito es no haber permanecido indiferente ante las brutales leyes que asolan la vida de personas y territorios.

En septiembre de 2021, Emilio es detenido.

Cuatro coches de la policía italiana lo esperan en la calle frente a su casa y, como en una emboscada, en cuanto lo ven salir, lo cargan esposado, desapareciendo en el aire.

A su esposa no se le dice nada; al no verlo regresar, llama al abogado. Pasan un par de horas antes de enterarse de una orden de detención europea que solicita la extradición a Francia. El 16 de septiembre llega la validación de la detención y Emilio es trasladado a la prisión de La Valeta en Turín.

A finales de mes, el 29 de septiembre de 2021, el Tribunal de Apelación de Turín se pronunció sobre la medida cautelar y el juicio que debería tener lugar en territorio francés, especificando, en cambio, que toda sentencia debe cumplirse en Italia. Los abogados de Emilio se sienten insatisfechos, recurriendo a la Corte Suprema con el fin de que se derogue esta disposición.

El Tribunal de Casación[1] de Roma, sin embargo, rechaza el recurso de los abogados de Emilio y, por tanto, acepta la solicitud de extradición de Francia: he aquí la prueba clara de otro acto represivo más contra quienes, con gran generosidad, defienden cada día la derechos de los migrantes.

Desde esa misma tarde, la vigilancia en la casa de Emilio (situada en Valsusa) pasa a ser permanente. El Movimiento No Tav hace una cita para no dejarlo solo a él y a su familia mientras esperan que venga la Policía a arrestarlo.

El 1 de diciembre de 2021, más de 100 agentes pertenecientes a las fuerzas del orden italianas participan en la detención de Emilio, rompiendo la puerta de su casa para recogerlo y llevarlo a la prisión en Turín, a la espera de ser entregado a los franceses.

Además de esto, durante todo el operativo, la policía también bloqueó una de las vías principales de la localidad donde vive Emilio, con el fin de evitar que los solidarios lleguen hasta él y se despidan.

Este procedimiento fue definido como «una cosa aberrante» por su abogado, también porque, la Fiscalía General de Italia solicitó una agravación de las medidas para Emilio, sin ningún fundamento legal válido, sino por la guardia solidaria organizada por el pueblo No Tav.

El Tribunal de Apelación de Turín, de hecho, a petición de la Fiscalía General, ordenó la modificación de la medida cautelar y el nuevo ingreso de Emilio en prisión porque cerca de su domicilio había grupos de personas que podían entorpecer y retrasar su entrega a la autoridad judicial francesa.

El 3 de diciembre de 2021 suena temprano la alarma en la prisión de Turín: traslado, extradición. Palabras confusas que llegan a los abogados que informan a los familiares.

Ha llegado así la llamada del imperio colonial francés, que quería a Emilio dentro de sus jaulas. Viaje rápido a Francia y allí inmediatamente identificación y «toma de posesión» del detenido. Posteriormente, reunión con el abogado, presencia ante el juez de instrucción y luego ante un jurado: al final de la tarde se toma la decisión de encarcelarlo.  Emilio será trasladado a la prisión francesa de Aix en Provance, cerca de Marisiglia, en 300 kilómetros de su casa.

No han pasado ni 12 horas desde la salida y Francia ha «quemado» lo que en Italia suele demorar 21 días. La misma porquería tanto en Italia como en Francia, la misma actitud hacia los que se pasan la vida todos los días junto a los marginados y los que se dedican a las luchas territoriales por la protección y el cuidado del medio ambiente.


[1] El Tribunal de Casación es la última instancia con referencia a los juicios emitidos por la magistratura.

Movimiento No Tav

Las mujeres y los hombres que hacen parte desde hace décadas del Movimiento No Tav en el Valle de Susa, Italia, luchan en contra del tren de alta velocidad por la defensa de su territorio.

Dejar una Respuesta

Otras columnas