Rompecabezas

Memoria en bicicleta

Tal vez usted prefiera usar google maps o un planisferio de papel. Más allá del que elija, arrímese a uno, acérquese al continente americano ¿Dónde?

Vaya al sur, busque el Río de la Plata y de ahí hacia arriba y luego a la izquierda por supuesto ¿Lo vé?

Ese es el río Paraná, maravilloso caudal de agua dulce que sufre los estragos caprichosos de los que no tienen nada porque lo único que poseen es dinero.

Busque la ciudad de Rosario, la encontrará rápido, porque es una urbe de cientos de miles de habitantes, estudiantes, oficinistas, pescadores, albañiles, linyeras, sojeros1 , teatreros, libreros y muralistas ¡Eso!

Pintadores de paredes…vamos, no se distraiga, busquemos. ¿Que cosa?

Una bicicleta, claro, ¿acaso se fijó en los graffitis de bicicletas?

Es verdad que algunas están despintadas, o mezcladas con otros murales. Todavía quedan muchas y siempre aparecen más. Hasta allá leeejos, por donde parece que termina la ciudad, atravesando el centro o pedaleando a la orilla del río. ¿Le cuento la historia?

Ocurrió hace tiempo, hagamos MEMORIA, puede ser un relato que usted comparta allá de donde venga o a donde vaya, según el caso.

Recordando lo que me contaron (yo apenas era un gurisito para aquel entonces) las bicicletas son el símbolo de un compadre del Fernando Traverso, quien las pintó para no olvidar a su amigo. ¿Se entiende?

Entonces pintó la bicicleta, igual a la real. Pero con una no iba a ser suficiente: fueron ¡350 bicicletas!

¿Qué pasó con su compañero? En aquel entonces la cosa era así, comprendió que en plena dictadura militar a su amigo se lo llevaron.

Hoy, desde la Red, le preguntamos a Fernando: Cómo surge la idea? ¿Por qué y para que usaste esa imagen?

  • F: En un primer momento fue una necesidad mía, la de contar algo mío. Y homenajear a un amigo. Por eso a finales de los noventa comenzaron a aparecer bicicletas en mis cuadros y esculturas. Siempre solas o mejor dicho vacías.

Eran un homenaje a un desaparecido.

Por eso la ausencia. Sin saberlo estaba haciendo un contra-monumento. O algo parecido.

Se aproximaba una fecha importante para los argentinos. Se cumplirían 25 años del último golpe cívico militar.

El 24 de marzo de 2001, pinté la primera bici en una de las paredes de mi ciudad. Por aquel entonces integraba el grupo artístico «Entramite» conformado para realizar intervenciones urbanas. Eso me llevó a enamorarme del espacio público y querer intervenirlo.

El proyecto se hizo cada vez más ambicioso. 350 bicicletas vacías por las calles de Rosario nos iban a hablar de los 350 rosarinos desaparecidos. Para semejante trabajo necesité la ayuda de varios compañeros, amigos y sobrinos.

En el año 2003 las bicicletas comenzaron a aparecer pintadas sobre telas. Convertidas en especie de banderas, comenzaron a flamear en diferentes espacios. Escuelas, clubes de barrio, plazas y ciento de etcéteras. Cada actividad organizada por grupos que querían llevar a su espacio la propuesta. La de pintar banderas memoriosas.

También cruzaron fronteras y charcos. Anduvieron por Madrid con los compañeros de la CGT Anarquista. Y también en Atenas con los de la Red de Solidaridad con las luchas latinoamericanas. En Ciudad Juárez con los chicos de la universidad. En Colombia con las Madres de Soacha. En Chile, con familiares de asesinados por Pinochet.

En diciembre de 2001 lo asesinan a Pocho Lepratti. En las revueltas del 19 y 20 dónde asesinaron a 39 argentinos.

Pocho era un militante social que cruzaba la ciudad de barrio en barrio con su bicicleta. Que también, cómo aquella, quedó vacía. Por eso sus compañeros la adoptaron de manera inmediata. Fue muy grato ver cómo se resignificaba. Pero siempre hablando de la memoria. Y no desde el horror sino desde la construcción. Ese significado siempre permanece.

1Personas dedicadas al agro-negocio basado en la soja transgénica, funcional a los intereses de grandes empresas transnacionales como Monsanto.


Me cuidaste
seguiste de largo.
Dos cuadras mas adelante,
quedó tu bicicleta atada a un viejo árbol,
debajo del asiento
se asomaba una bandera.
-puede no haber banderas- pensé
Seguro que la enarbolaste
antes de tocar el agua,
o la llevaste a otras tierras
y de tanto en tanto la desempolvás,
o la encontró tu vieja
y se fue de ronda con ella.
Fernando Traverso

Y esta es la historia que quería contarle, las bicis de Fernando.

Ellas son nuestra memoria, nuestras huellas. Nos hablan de las ausencias y nos reencuentran en cada esquina, en cada fábrica, en cada rincón de nuestra ciudad. No se olvide, cuando venga a Rosario, las bicicletas le estarán siempre esperando.

Ampliar información

Red de Solidaridad con Chiapas de Rosario-Argentina

Intentamos compartir con los zapatistas ese camino de dignidad y esperanza, a través de las Brigadas Civiles de Observación, testimoniando las violaciones a sus derechos y difundiendo su lucha desde nuestros territorios. Buscamos una nueva forma de hacer política y caminos de encuentro.

Imagen: Mural a cargo de China del Río, Rosario 2019

Una Respuesta a “Si hablamos de autonomía…”

Dejar una Respuesta

Otras columnas