Rompecabezas

Red de Solidaridad con Chiapas de Rosario

Los dinosaurios van a desaparecer…

Cuando el mundo tira para abajo
Es mejor no estar atado a nada
Imaginen a los dinosaurios en la cama

Los amigos del barrio pueden desaparecer
Los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
La persona que amas puede desaparecer

Los que están en el aire pueden desaparecer en el aire
Los que están en la calle pueden desaparecer en la calle
Los amigos del barrio pueden desaparecer
Pero los dinosaurios van a desaparecer

CHARLY GARCÍA

LA RESISTENCIA EN MARCHA…

Y hoy, como parte de nuestro rompecabezas intentaremos pensar cómo fuimos alimentando a estos monstruos feroces que permanecían en la semioscuridad, aunque en el hambre, la desocupación, la miseria y en el hartazgo podríamos haber sospechado su crecimiento.

Aquí van algunas expresiones de compas para compartirlas, con una sola idea: la de resistir en el intento de construir otro mundo negado hasta hoy, pero que, juntos,… y se nos aparecen aquellas palabras del subcomandante Marcos, del EZLN, en la inauguración de la reunión preparatoria americana del encuentro intercontinental por la humanidad y contra el neoliberalismo en el año 1996…

«Tenemos que ir más allá de los lamentos y proponer nuevos caminos.

No los invitamos a sumar quejas. No los llamamos para potenciar nuestras desdichas. No los convocamos para darle dimensión continental a nuestra pesadilla.

Los invitamos a multiplicar anhelos. Los llamamos para restar penalidades. Los convocamos para darle dimensión continental a la esperanza. Que la imagen grotesca y terrible del enemigo que enfrentamos no opaque el espejo necesario para ver nuestro propio paso. Que no se solape en nosotros mismos la desidia y la arbitrariedad, ocultándolas en el crimen cotidiano de un sistema mundial que pulveriza historia, naciones e individuos. Que no ofertemos una nueva pesadilla de signo diferente. Que la ubicación en la cada vez más complicada geometría política, que multiplica centros y extremos al infinito, no signifique impunidad para los errores ni relevo de dogmas en los pensamientos.

No nos reunimos hoy para cambiar el mundo. Nos encontramos aquí con un propósito más modesto. Sólo para hacer un mundo nuevo.«

Y hablamos con Norita, nuestra Norita, Madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, y nos autorizó a reproducir sus palabras de una entrevista posterior a las elecciones.

«Las Madres hemos demostrado esperanza yendo a la plaza 47 años y nunca teniendo una actitud de violencia contra nadie ni expresiones que fueran ofensivas. Hemos sobrellevado el dolor tan grande que tenemos hasta el día de hoy con altura, ética, respeto hacia los demás y así seguiremos».

«Cada día tengo que levantar los brazos en alto y recoger las banderas de lucha de nuestros hijos e hijas que peleaban por la justicia social y una vida digna. Desde donde estén, que sepan que no desertamos y que seguimos luchando por los mismos principios».

«Percibo que va a ser difícil todo. Como la parte económica se va a desbarajustar totalmente y todos los aumentos de esta semana son inmensos, va a venir una situación del pueblo difícil de sobrellevar».

«Habrá en los próximos meses una lucha callejera fuerte para que no se vengan abajo los logros alcanzados, y habrá que arremangarse para tomar coraje y energía para salir a la calle».

Y con su permiso, nos saluda… “¡¡y no bajaremos los brazos, hasta la victoria siempre!! ¡¡Venceremos!!»

Reflexión colectiva coordinada por Eduardo Nachman

1.: Milei ganó las elecciones con 14,5 millones de votos, 3 millones más que Massa. Logró captar los votos de Juntos por el Cambio y de Schiaretti.

2. Su política es de sometimiento total al capital financiero, alineado con EE.UU. e Israel, y promete realizar un ajuste profundo para poder cumplir con el programa del FMI. Se asoció con Victoria Villarroel, su vicepresidenta que reivindica abiertamente la dictadura militar y a los genocidas. Por lo tanto, es un enemigo de la Nación y de los trabajadores. A 40 años del fin de la dictadura asumirá un gobierno que la reivindica abiertamente.

3. Que haya podido ganar Milei las elecciones exige un profundo balance del papel del peronismo, de los partidos políticos, del Congreso, de la democracia burguesa. Milei es un producto de este régimen político, agotado hasta el hartazgo, no un enviado del cielo. La mayoría, inclusive una buena parte de quienes votaron por Massa están hartos de tanto verso, de tanta cobardía, sometimiento y entrega, que ha destrozado los salarios y las jubilaciones, con una inflación que supera el 140% anual, y precarización de las condiciones de vida y de trabajo, permitiendo el saqueo del país por un puñado de empresas.

4. En el voto a Milei hay un fuerte contenido antiperonista, pero también el voto de la juventud sin futuro, de trabajadores desprotegidos, hartos de las burocracias sindicales que entregan los convenios, que ahogan las luchas, y que han garantizado la gobernabilidad de Alberto Fernández y antes, de Macri. En ellos prendió la bandera del “cambio” sin importarles cuál era el contenido. Ilusionándose que peor que ahora no podemos estar, que hay que probar con lo nuevo.

El peronismo no pudo alcanzar las votaciones anteriores. Los esfuerzos de los últimos meses no pudieron revertir la frustración de las ilusiones que habían generado en 2019. Una nueva derrota política. El peronismo está quebrado, quienes venían a protegernos del «fascismo» han renunciado, se borran otra vez (como Casildo Herrera, como Cristina Kirchner).

5. El lineamiento general de Milei es ajuste profundo contra las masas, que deberá expresarse en el presupuesto 2024; impulsar una fuerte devaluación y tender a la unificación de mercados cambiarios, lo que impactará inmediatamente en los precios; liberación de precios y tarifas; eliminar controles y regulaciones que puedan afectar a los capitalistas. Estas políticas ya fueron aplicadas, ya las conocemos. No es un cambio de modelo, es llevar a fondo el modelo de sometimiento y entrega que se aplica desde hace 50 años. Para lograrlo necesita implantar un régimen de dictadura civil. El libre mercado de Milei no existe, existen mercados altamente centralizados y monopolizados. Su libertad es libertad para los monopolios y grupos más poderosos.

6. El levantamiento popular del 2001 que se caracterizó por la bandera del “que se vayan todos” fue desviado, fue bloqueado, para preservar el Estado, para preservar las conquistas del gran capital contra la Nación y los trabajadores. Fue posible porque la clase obrera no pudo resolver su crisis de dirección. No pudo transformar aquel levantamiento en revolución social que terminara de una vez y de raíz con las causas de la desocupación, la pobreza, la entrega. Las reformas neoliberales de la dictadura y de Menem no se tocaron. Hoy Milei reivindica esa política y promete llevarla a fondo.

Y Ramiro Angel Fregoni nos dice:

Otra vez azota el monstruo,

Disfrazado de ingenuidad,

Pero no puede ocultar, el odio racial que encierra. Si yo dijera que en la tierra, esto no puede pasar, me dirían que también pasa en otro y otro lugar; esto no da para más, uno no puede saber lo que vendrá, solo nos queda resistir… imaginar lo por crear… Y nada más!

Y desde Bahía Blanca, el músico, comunicador y productor de la radio comunitaria FM la calle, Astor Vitali nos comparte ….

La máscara del monstruo

La burguesía argentina (junto a sus aliados de otros lares) sabe crear monstruos de carnaval, dioses de cartón armados para la bacanal. Momos desenfrenados que desconocen que fueron creados para el sacrificio. Por eso actúan como si la impunidad fuera su materia y no el mero cartón del que están hechos para la historia. El monstruo, a su vez, oficia de máscara. La pregunta del momento, la pregunta política del momento es ¿qué hay detrás de la máscara? ¿Quién devora el festín oculto bajo la fachada enchastrada?

El nuevo invento de la burguesía argentina es el rostro monstruoso de Javier Milei. El cuerpo primigenio del monstruo era el de un vulgar economista sectario, defensor de una corriente de pensamiento marginal. A la figura del monstruo la fueron construyendo desde algunos medios de comunicación privados: es decir, un puñado de empresarios argentinos.

Un puñado de empresarios le fue cediendo espacio, le fueron esculpiendo el rostro monstruoso, seducidos por el desembozado (¿sobreactuado?) liberalismo que desplegaba en el aire de la tele con combatividad de caniche rabioso.

Es preciso señalar, de todas formas, que alimentar al monstruo solo fue posible porque, quienes hasta el momento cuidaban del chiquero, fueron descuidando a los comensales: el pacto que sostenía como consenso y punto de partida la necesidad del rol del estado en un sentido redistributivo se estaba resquebrajando porque se sostenía en el discurso una cantidad de conceptos justicialistas imposibles de encontrar en la vida corriente. En otras palabras, el estado no nos estaba cuidando (ni el salario, ni la salud, ni las goteras, ni los sueños y no hablemos de la reforma laboral de hecho que nos arrasó, con la mitad de quienes trabajamos objetivamente bajo condiciones de precarización).   

Al empresariado argentino –que se ve reflejado en el mito fundante de un liberalismo que nunca ejerció– la aparición de un tipo que, abierta y verbalmente vehemente, defiende el ideario gorila (la justicia social es inmoral, el hambre es la cosecha de quienes no se esfuerzan, etc.), fungió como el aire lascivo de un sauna de sueños húmedos, el masaje que dispone a la relajación total previa a las tensiones liberadoras del orgasmo pequeño burgués.

Es necesario establecer algunas diferencias: con anterioridad, el discurso que sostiene actualmente Milei solo podría haber sido pronunciado luego de que una dictadura criminal hubiera arrasado por la fuerza a la dirigencia social combativa y luego de haber instalado el terror en la subjetividad de la población. Es decir, era el discurso de un sector social violento victorioso, luego de haber aniquilado a su enemigo de clase (a su representación política).

Allí se establecía la ligazón entre los valores cristianos de la sociedad argentina con el ideario liberal-conservador que intenta tatuar en el inconsciente colectivo.

En la actualidad, en cambio, con ese discurso se pudo hacer campaña electoral abierta, se pudo convertir en valor lo que hasta hace poco era un desvalor (desde la violencia contra las mujeres, las comparaciones medievales contra la comunidad LGBTQ+ hasta la idea del justicialismo como una ideología contra natura). Este cambio es, desde el punto de vista del discurso político, una cachetada a toda vanidad progresista-izquierdista que se auto proponga victoriosa en el tan afamado pero tan poco practicado arte de la “batalla cultural”.

Milei es el monstruo del momento.

El carácter monstruoso del monstruo no deja de verse afectado, en esta gran puesta política, por el escenario, por el contexto que determina la acción. El escenario en el que se desenvuelve un jefe de estado es diferente al que sostenía al candidato. Cabe tomar registro.

Los cambios que pueden observarse en las alianzas que Milei orquesta durante sus horas de presidente electo no tienen que ver –principalmente- con los votos “prestados” de Macri o del espacio que los radicales y el PRO otorgaron para el acompañamiento en favor del monstruo durante el balotaje.

Los cambios que pueden observarse en la alianzas que orquesta Milei (que son momentáneas, o sea, que responden a este escenario y este momento del guion –el monstruo tiene un discurso duro pero un cuerpo político blanco, recordemos que es de cartón y que es maleable por sus creadores-), pueden explicarse por las necesidades de los creadores del monstruo que no son otros que los actores de nuestra economía: los bucólicos empresarios que arrasaron con la tierra para producir forraje, el puñado de industriales y contratistas que saben ronronear por los pasillos palaciegos allí donde haya contratos públicos y los especuladores que poseen las fichas más importantes del mercado financiero –la timba global–.

Este es el momento de rearticulación de las políticas económicas que los instrumentos del estado argentino van a disponer para que el dispositivo gobierno reoriente la suerte común durante el próximo período.

Este es el momento en que el monstruo comienza su acto central para reavivar el mítico guión neoliberal en el que se destruye lo común en lo económico (lo público) pero también se busca horadar en las consciencias para eliminar más aún (si esto es posible) cualquier noción subjetiva de comunidad.

El monstruo buscará incendiar lo común que es habitado por nosotros (lo público) y lo común que vive en nosotros (la memoria de las luchas ancestrales de los pueblos por justicia). Pero cabe recordar y tener presente que el cartón también es inflamable.

SEPAN

Nos quieren rotos

quebrados

desahuciados

Nos quieren perdidos

huérfanos

devastados

Nos quieren mudos

fragmentados

asustados

Nos quieren acorralados

Pero sepan

que la adversidad nos fortalece

las lágrimas nos limpian el dolor

y el estupor dura apenas un instante

Sepan

que volveremos a estrecharnos en la lucha

que el miedo nunca anduvo en nuestros pasos

y la resistencia es el paisaje que más conocemos

Sepan

que no dejaremos caer ni una bandera

que en la calle estarán nuestros cuerpos

pero también nuestros irremediables ausentes

Sepan

que aquí no se rinde nadie

Virginia Giussani

Red de Solidaridad con Chiapas de Rosario-Argentina

Intentamos compartir con los zapatistas ese camino de dignidad y esperanza, a través de las Brigadas Civiles de Observación, testimoniando las violaciones a sus derechos y difundiendo su lucha desde nuestros territorios. Buscamos una nueva forma de hacer política y caminos de encuentro.

Imagen: Mural a cargo de China del Río, Rosario 2019

Una Respuesta a “Había una vez en Rosario, a 100 metros de la casa del Che, un volquete que hizo historia”

Dejar una Respuesta

Otras columnas