El sueño de la razón

Silvia Ribeiro

Victoria campesina frente a los transgénicos en Ecuador

En una sentencia muy significativa, el 15 de enero 2019 un Juez Constitucional de lo Civil en Ecuador, aceptó una acción de protección contra la siembra de cultivos transgénicos, a favor de los campesinos y campesinas de la provincia de Los Ríos. Esto en respuesta a dos organizaciones campesinas que levantaron una demanda luego de comprobar la presencia de soya transgénica plantada ilegalmente en su región. Esta victoria campesina y ecologista, fruto de un trabajo colectivo de varios años, es relevante para todo el país, porque según la Constitución, Ecuador debe ser un país libre de semillas y cultivos transgénicos.

La sentencia fue emitida por el Juez Constitucional de lo Civil en el cantón de Quevedo, provincia de Los Ríos. Los demandantes fueron la Federación de Organizaciones Campesinas del Litoral (FECAOL), del Movimiento Nacional Campesino y la Federación del Centro Agrícola Cantonal de Quevedo, con el apoyo de Acción Ecológica y auspiciadas por la Defensoría de Pueblo.

Según reportó la Red por una América Libre de Transgénicos, Richard Intriago de FECAOL, quien ha participado en el proceso desde el comienzo, consideró que es «un fallo histórico, pues desde que el Ecuador se declaró libre de transgénicos, se han hecho todos los esfuerzos para violar la Constitución. La decisión del juez fortalece nuestra lucha”. 

Debido a las denuncias recibidas sobre la posible presencia de soya transgénica en el Ecuador, Acción Ecológica, junto a organizaciones campesinas, ha realizado desde el año 2015 varias rondas de monitoreo de los cultivos de soya en Ecuador, con resultados alarmantes. En 2015 el 67 por ciento de las muestras resultaron positivas y en 2018, el porcentaje aumentó al 76 por ciento. Esto significa 7 de cada 10 plantaciones utilizaron soya transgénica resistente a glifosato en 2018, pese a que ésta no está permitida.

Tomando nota de la denuncia de las organizaciones, la Defensoría del Pueblo del Ecuador llevó a cabo un proceso de monitoreo similar, para evaluar la presencia de soya transgénica en varios puntos de la Provincia de Los Ríos. Éste confirmó lo mencionado en los informes de la sociedad civil, a partir de lo cual, la Defensoría auspició la demanda presentada al juez en Quevedo por las organizaciones campesinas y ecologistas.

El juez en Quevedo ordenó en primera instancia que se realizara un nuevo monitoreo por parte del Ministerio de Agricultura y la agencia gubernamental fitosanitaria Agrocalidad, con participación de los demandantes. Este confirmó nuevamente la presencia de soya transgénica sembrada ilegalmente.

Pese a que en Ecuador los transgénicos están prohibidos por la Constitución, la siembra ilegal de soya transgénica se ha expandido en forma muy preocupante, favorecida por las empresas de agronegocios, un proceso que tiene similitud con lo sucedido en otros países. El cultivo de soya transgénica comenzó en el continente en Argentina, y antes de que se legalizara en ningún otro país, Monsanto favoreció las siembras ilegales en Brasil, Paraguay y Bolivia, como forma de crear situaciones de hecho y así presionar por su legalización.

En este contexto, la demanda planteada por las organizaciones ecuatorianas solicitó tomar medidas punitivas contra los responsables del ingreso y comercialización de soya transgénica, así como establecer un monitoreo permanente. 

La sentencia tomó en cuenta la gravedad de la situación, por lo que el Juez ordenó al Ministerio de Agricultura:

-Decomisar, eliminar y quemar todos los cultivos transgénicos encontrados en el monitoreo.
-Decomisar, eliminar y quemar todos los lotes de semilla transgénica que se encuentren en período de siembra, para evitar nuevas siembras.
-Establecer un programa de vigilancia permanente para evitar que se siembre en el Ecuador cultivos transgénicos.
-Capacitar sobre los riesgos de los transgénicos a sus funcionarios y a los campesinos de la región
-Que como medida de reparación, el Ministerio de Agricultura incluya en su página electrónica la inscripción “Ecuador Libre de Transgénicos”.

-Remitir el fallo a la Fiscalía de todos los cantones de la provincia de Los Ríos en donde se encontró cultivos transgénicos, para que identifique a los responsables, por acción u omisión, del ingreso de soya transgénica.    

El presidente de la Federación del Centro Agrícola de Quevedo, uno de los demandantes señaló que la sentencia es importante, pero “esto es sólo el inicio de todo, porque ahora tenemos que vigilar que la resolución del juez se cumpla”.

Ciertamente, así será, como sucede con la gran mayoría de los procesos legales y en como ha sucedido también en México. Es solamente la organización colectiva y la lucha desde abajo lo que puede garantizar que se cumplan.

Las organizaciones regionales de Ecuador seguirán el trabajo de defensa y protección de sus territorios, el fallo además es un precedente importante para todo el país.

Dejar una Respuesta

Otras columnas