Disputas por el Territorio, Tensiones entre la Guerra y la Paz

Alfonso Insuasty Rodríguez*

«Sudáfrica vs Israel”. Desentrañando la Batalla Legal en medio del Genocidio

La realidad económica ha superado a los marcos político-diplomáticos obsoletos, el conflicto en Gaza no solo es una tragedia local-global sino también una señal inquietante de los desafíos que enfrenta la humanidad en el futuro.

El documento titulado «Application Instituting Proceedings filed by the Government of the Republic of South Africa» (2023) presentado por el Gobierno de la República de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con el objetivo de abrir demanda contra el Estado de Israel por genocidio contra el pueblo palestino en Gaza busca que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) tome medidas inmediatas para proteger al pueblo palestino (República de Sudáfrica, 2023).

Esta iniciativa fue respaldada por un grupo importante de países en El Mundo. Sin duda esta audiencia que se motiva con esta acción contra Israel marca un punto álgido en las relaciones multilaterales y agudiza las tensiones en Medio Oriente.

Corren ya más de 100 días de intensos bombardeos y ocupación bárbara del territorio palestino, los alarmantes datos indican que más de 25.000 palestinos han sido asesinados y más de 58000 han resultado heridos en el enclave, el 70% de estos asesinatos han sido contra mujeres, adultos mayores y niños (SANA, 2024).

En concreto, Sudáfrica acusa a Israel de no haber prevenido el genocidio y de promover la incitación directa y pública al genocidio.

El documento sustento de la acusación, establece que los actos de genocidio deben entenderse en el contexto más amplio de la conducta de Israel hacia los palestinos durante su apartheid de 75 años, su ocupación beligerante de 56 años del territorio palestino y su bloqueo de Gaza de 16 años.

Proporciona además ejemplos de expresiones de intención genocida por parte de funcionarios estatales israelíes, como el primer ministro, el presidente, el ministro de defensa y el ministro de seguridad nacional.

En este documento solicita medidas provisionales que incluyen la suspensión inmediata de las operaciones militares de Israel en Gaza, la prevención del apoyo o influencia de Israel en las operaciones militares de grupos armados irregulares, y la adopción de medidas para prevenir el genocidio y desistir de los actos genocidas.

Así mismos menciona que Sudáfrica condena todas las violaciones del derecho internacional por todas las partes, incluyendo el ataque directo a civiles israelíes y otros nacionales y la toma de rehenes por parte de Hamas y otros grupos armados palestinos.

Dentro de los argumentos detallados que respaldan esta acusación contra Israel, se resaltan:

1. Contexto Histórico y Conducta de Israel: El texto destaca el contexto histórico de apartheid, expulsión, limpieza étnica, ocupación y discriminación que ha caracterizado la relación de Israel con los palestinos a lo largo de los años. Se menciona que Israel ha mantenido una ocupación beligerante del territorio palestino durante 56 años y un bloqueo de Gaza durante 16 años, lo que ha resultado en graves violaciones del derecho internacional, incluyendo graves infracciones de la Cuarta Convención de Ginebra.

2. Actos Genocidas: Se detallan los actos genocidas cometidos contra el pueblo palestino, incluyendo una gran ofensiva militar por tierra, aire y mar en la Franja de Gaza, que ha sido descrita como una de las campañas de bombardeo convencional más intensas en la historia de la guerra moderna. Se menciona que se han lanzado miles de bombas sobre el enclave, afectando a una población de aproximadamente 2.3 millones de personas, casi la mitad de las cuales son niños.

3. Expresiones de Intención Genocida por funcionarios Estatales: El documento detalla expresiones específicas de intención genocida por parte de altos funcionarios del Estado de Israel, como el primer ministro, el presidente, el ministro de Defensa y el ministro de Seguridad Nacional. Estas expresiones incluyen referencias bíblicas a la destrucción total de Amalek, la promesa de erradicar todo en Gaza, y la declaración de que Hamas y quienes los apoyan deben ser destruidos.

4. Demanda y Medidas Solicitadas: Sudáfrica demanda que Israel suspenda de inmediato sus operaciones militares en Gaza, tome medidas para prevenir el genocidio y desista de los actos genocidas, y garantice que las unidades militares o irregulares influenciadas por Israel no tomen medidas en apoyo de las operaciones militares en Gaza.

Se trata de un amplio documento lleno de pruebas que dan fuerza a la acusación de Genocidio contra Israel.

Israel ha cometido actos genocidas contra el pueblo palestino en Gaza

Algunos de los actos genocidas que sustenta el documento como pruebas de esta afirmación:

1. Ofensiva Militar a Gran Escala: Se señala que Israel ha llevado a cabo una gran ofensiva militar por tierra, aire y mar en la Franja de Gaza, que ha sido descrita como una de las campañas de bombardeo convencional más intensas en la historia de la guerra moderna. Se estima que se lanzaron miles de bombas sobre el enclave, afectando a una población de aproximadamente 2.3 millones de personas, casi la mitad de las cuales son niños.

2. Intención de Destrucción: Se argumenta que los actos y omisiones de Israel están destinados a llevar a cabo la destrucción de una parte sustancial del grupo nacional, racial y étnico palestino. Se menciona que las expresiones de intención genocida por parte de altos funcionarios del Estado de Israel respaldan esta afirmación.

3. Expulsión y Desplazamiento Forzado: El documento también hace referencia a la expulsión y el desplazamiento forzado de palestinos de sus hogares.

Israel ha vulnerado varias normas del derecho internacional.

¿Qué normas se vulneran con los hechos relacionados?:

1. Convención sobre el Genocidio: La Convención sobre el Genocidio de 1948 define el genocidio como cualquier acto cometido con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

2. Cuarta Convención de Ginebra: Israel ha violado la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que establece las normas para la protección de las personas civiles en tiempos de guerra. Se menciona que Israel ha mantenido una ocupación beligerante del territorio palestino durante 56 años y un bloqueo de Gaza durante 16 años, lo que ha resultado en graves violaciones del derecho internacional humanitario.

3. Derecho a la Autodeterminación: El derecho a la autodeterminación es un principio fundamental del derecho internacional que reconoce el derecho de los pueblos a determinar libremente su estatus político y a perseguir su desarrollo económico, social y cultural. El documento menciona que Israel ha negado este derecho del pueblo palestino.

4. Derecho Internacional de los Derechos Humanos: Israel ha violado varias normas del derecho internacional de los derechos humanos en relación con su conducta hacia el pueblo palestino en Gaza. Privación arbitraria de la vida, la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, la detención arbitraria, la restricción de la libertad de movimiento y la discriminación racial.

La Corte Internacional de Justicia se encuentra ahora ante la tarea crucial de evaluar la evidencia presentadas y tomar decisiones fundamentadas que podrían tener amplias repercusiones en un panorama geopolítico actual.

La CIJ Responde: Medidas provisionales

El 26 de enero de 2024 La Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió medidas provisionales en respuesta a la solicitud de Sudáfrica sobre presuntas violaciones de Israel a la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio en la Franja de Gaza. La decisión impone acciones a Israel para prevenir actos de genocidio, prohibir la incitación pública al genocidio, garantizar servicios básicos y asistencia humanitaria, y preservar pruebas relacionadas con las violaciones. La CIJ basa estas medidas en pruebas presentadas por Sudáfrica, considerando una amenaza inminente de daño irreparable a los derechos de los palestinos. Israel debe presentar un informe sobre las acciones tomadas para cumplir con estas medidas, y el proceso legal continuará con audiencias y consideración de argumentos antes de que la CIJ emita su fallo final (Insuasty Rodríguez, 2024).

Sin embargo: el genocidio continúa

Aún la denuncia y las posteriores medidas preventivas proferidas por la CIJ que, se constituyen sin duda en un avance, la intensidad y ferocidad de los ataques israelíes se acentúan y el central apoyo de países potencia a esta dinámica aniquiladora no cesa.

La región ve como se intensifica poco a poco el ambiente bélico, lo huties por ejemplo, han tomado iniciativa y decidieron obstaculizar el paso de embarcaciones por la vital ruta comercial del mar Rojo, hasta que cesen las hostilidades contra el pueblo Palestino según sus declaraciones, una acción que golpea directamente la economía de Israel y occidente (Sputnik, 2024).

Si el mundo en realidad quiere detener este genocidio como lo ordena el buen uso de razón, pues tendrían que estar cortando relaciones comerciales con Israel para presionar de manera real y efectiva. Más allá de las palabras, las acciones diplomáticas internacionales para detener esta barbarie han sido nulas.

Esta brutal destrucción israelí en la región no es simplemente un conflicto regional, sino un reflejo más amplio de las tensiones en el sistema económico mundial. En el complejo escenario actual de Gaza, se vislumbra una ventana espantosa a la crisis del capitalismo global, crisis de las instituciones, del Estado y colapso de humanidad.

La crisis estructural de sobreacumulación y estancamiento crónico que enfrenta el capitalismo global se entrelaza con una crisis política de legitimidad estatal, confrontaciones geopolíticas y una emergente crisis ecológica (Robinson , 2024).

El auge capitalista de las últimas décadas ha dejado a las élites globales lidiando con una crisis descontrolada. La reciente «policrisis» y la “permacrisis” pronosticadas por el Foro Económico Mundial señala la convergencia de impactos económicos, políticos, sociales y climáticos, que sostenidos en el tiempo modelan una próxima década incierta y turbulenta.

En este contexto, la guerra en Gaza, aunque aún sin determinar su resultado militar, refleja una pérdida política de legitimidad para Israel y sus aliados. Una pérdida de credibilidad en las instituciones que salvaguardan los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. Es una clara muestra de la crisis de los valores que se supone sustentan la humanidad.

Estas fueron las palabras del presidente de Colombia Gustavo Petro en la Cumbre de Davos (2024), al respecto:

Es indudable que el proyecto democrático en la humanidad está en peligro inminente. Por eso, hay que restablecer el poder del derecho internacional. Es una conquista civilizatoria y hoy, prácticamente, se ha vuelto pedazos y hay que restablecerlo, restablecer ese derecho internacional me parece fundamental si queremos civilización. Si no, lo que viene es barbarie (Petro Urrego, 2024).

Vale resaltar que, han sido los países del Sur Global quienes al menos diplomáticamente han alzado su voz en rechazo, algunos pocos han tomado la decisión de romper relaciones como Bolivia, de hecho, en esta lógica, Sudáfrica es quien tomó la iniciativa de interponer acción judicial ante la CIJ.

El pueblo se mueve

La difícil situación en Palestina ha suscitado una notable ola de solidaridad a nivel mundial, especialmente entre la juventud, fortaleciendo la creciente resistencia de las clases trabajadoras y populares. Este conflicto va más allá de lo territorial; es un símbolo de la tensión entre la necesidad de mano de obra superexplotable y la política de gestionar el excedente humano, una dinámica que trasciende fronteras.

Diversas iniciativas solidarias se están llevando a cabo en todo el mundo, destacando como una causa común y humanitaria. Desde protestas y plantones hasta la difusión de información en las redes (a pesar de la creciente censura institucional) y boicots a productos y empresas vinculadas con la situación, la solidaridad se manifiesta en diversas formas.

Más de 1000 movimientos populares, partidos políticos, sindicatos y organizaciones de Derechos Humanos internacionales se han unido en una demanda conjunta contra Israel. La posición oficial de los países se ve respaldada por una creciente articulación de procesos solidarios con el pueblo palestino en todos los rincones del mundo.

La economía israelí, centrada en la acumulación militarizada, revela la barbarie como una respuesta a una crisis capitalista que se sostiene mediante la violencia, la deshumanización y, en casos extremos, el exterminio. Gaza emerge como un símbolo de un sistema global que busca expandirse violentamente en medio de la crisis.

La realidad económica ha superado los marcos político-diplomáticos obsoletos, convirtiendo el conflicto en Gaza en algo más que una tragedia local. Es una señal inquietante de los desafíos que enfrenta la humanidad en el futuro. La esperanza reside en la presión popular y en la capacidad del sur global para impulsar cambios significativos.

La solidaridad global no solo es un acto de apoyo a Palestina, sino también una resistencia a la violencia, desigualdad y deshumanización inherentes a un sistema que prioriza la acumulación de capital sobre la dignidad humana. El conflicto en Gaza se presenta como un llamado de atención sobre la necesidad urgente de repensar y abordar las crisis globales desde una perspectiva humanitaria y justa.

*docente investigador universitario, parte de la red interuniversitaria por la paz REDIPAZ e integrante grupo autónomo www.kavilando.org contacto alfonso.insuasty@gmail.com

Bibliografía

Insuasty Rodríguez, A. (26 de enero de 2024). «CIJ ordena medidas provisionales a Israel tras solicitud de Sudáfrica sobre genocidio en Gaza». Obtenido de Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/conflicto-social-y-paz/9774-cij-ordena-medidas-provisionales-a-israel-tras-solicitud-de-sudafrica-sobre-genocidio-en-gaza

Petro Urrego, G. (17 de enero de 2024). Proyecto democrático en la humanidad está en peligro inminente, hay que restablecer el poder del derecho internacional: presidente Petro. Obtenido de Presidencia Colombia: https://petro.presidencia.gov.co/prensa/Paginas/Proyecto-democratico-en-la-humanidad-esta-en-peligro-inminente-hay-que-rest-240117.aspx

República de Sudafrica. (29 de diciembre de 2023). The Republic of South Africa institutes proceedings against the State of Israel. Obtenido de Corte Internacional de Justicia: https://www.icj-cij.org/sites/default/files/case-related/192/192-20231229-pre-01-00-en.pdf

Robinson , W. I. (17 de enero de 2024). Gaza: Una ventana horrorosa a la crisis del capitalismo global. Obtenido de Rebelión: https://rebelion.org/gaza-una-ventana-horrorosa-a-la-crisis-del-capitalismo-global/

SANA. (21 de enero de 2024). 25.105 Muertos Y 62.681 Heridos Palestinos Es La Saldo De La Agresión Israelí Contra Gaza En 107 Días. Obtenido de SANA: https://www.sanasyria.org/es/?p=320087

Sputnik. (26 de enero de 2024). El transporte de mercancías por el canal de Suez cae un 45% desde el inicio de ataques hutíes. Obtenido de Spuntnik: https://sputniknews.lat/20240126/transporte-de-mercancias-por-el-canal-de-suez-cae-un-45-desde-el-inicio-de-los-ataques-huties-1147743535.html

Grupo Kavilando

Kavilando (http://www.kavilando.org/) es una apuesta colectiva y autónoma que busca aportar a los procesos de transformación social hacia una vida digna, fortaleciendo el empoderamiento de los sujetos y colectivos a través de la investigación, la formación, y la comunicación, con una perspectiva crítica y emancipadora.

Una Respuesta a “Despojo Verde. Colombia”

  1. Carlos Robleto

    Muchas gracias por este excelente articulo, soy Nicaraguense exiliado en Nicaragua y tengo un sueño, el sueño de ver al pueblo mesoamericano unido desde sus bases populares, culturales y multietnicas, necesitamos empezar creando una red de comunicadores digitales, una red descentralizada y democratizada desde donde podamos modelar una nueva cultura politica y desde donde impulsemos un tanque de ideas y propuestas a favor de nuestras comunidades y pueblos, llego la hora de traer de regreso a QUETZALCOATL

Dejar una Respuesta

Otras columnas