Teia Dos Povos

Joelson Ferreira y Solange Brito

Nosotros la «Teia dos Povos»

Nosotros de la «Teia dos Povos» estamos reafirmando todo el tiempo que es necesario volver al principio y a las cosas simples para reconectarnos con la madre tierra. Desde la invasión de este gran territorio que ahora llamamos Brasil, el genocidio de pueblos y la destrucción de la naturaleza han ido de la mano. Cuando los europeos llegaron aquí, no solo robaron tierras y personas, sino también los frutos y las ciencias de los pueblos. Se llevaron papas, maíz y tecnologías agrícolas asociadas al continente europeo para salvar a su población del hambre. Para nosotros quedó la tierra devastada, el desprecio por nuestro saber y la guerra contra nuestros territorios en resistencia.

Los hermanos y hermanas latinoamericanos deben comprender cuán cruel ha sido el latifundio con los pueblos de Brasil. De todos los africanos traídos como esclavos a América, el 44% llegó a Brasil. Somos, por tanto, un país también condenado por la esclavitud. La mayoría de la población brasileña es negra. La abolición aquí fue la última de toda la América «libre», sólo pasó en 1888. La fuerza de la esclavitud todavía está presente en nuestra sociedad con el trabajo precario de los negros y su desterritorialización en las afueras de las grandes ciudades.

Poco ha cambiado en 520 años. Los enemigos siguen siendo los mismos: la agroindustria (nuevo nombre del latifundio), el estado, el capital . La violencia de los de arriba avanza a pasos mayores cuanto más nos engañamos con sus promesas, cuando creemos en las soluciones fáciles y mágicas ofrecidas por veces por la agroindustria y sus paquetes pseudo productivos; por otras veces por los gobernantes y sus limosnas y falsas aboliciones. Ya sean semillas híbridas, leyes o beneficios de emergencia, no importa. En cinco siglos de historia post invasión, lo que nos propusieron, aunque con diferentes nombres, fueron pactos ilusorios que terminaron por quitarnos la libertad y la autonomía .

Los más de 500 años de asesinatos espirituales, intelectuales, culturales, morales y físicos – que aquí llamamos genocidio indígena y negro – nos han enseñado que la libertad sin tierra no existe. Por eso, entre nuestros principios está luchar y luchar – dentro de una Alianza Negra, Indígena y Popular – para que la tierra vuelva a las manos de quienes verdaderamente la cuidan y la aman. La tierra tiene que volver a los pueblos originarios, a los pueblos de la diáspora africana que fueron traídos de su tierra natal. Entonces, nuestra primera consigna es Tierra y Territorio . Con la tierra y el territorio construimos nuestra existencia, nuestra autonomía, es decir, logramos reproducir nuestra vida y todos los seres de la naturaleza. Mira, ninguno de nosotros está separado. Como seres terrestres, somos intrínsecos a la naturaleza y la espiritualidad, somos un ser completo con los elementos de la naturaleza. Nada está separado. Esta armonía sólo es posible si se revoluciona la vida humana en la tierra. La Alianza Negra, Indígena y Popular que estamos tejiendo en Brasil nos da fuerza para retomar territorios y también para reinventar nuestras formas de habitar la Tierra.

En la Teia dos Povos tenemos muchos ejemplos, como el pueblo indígena Maxacali. Viven intensamente el poder de la espiritualidad: las semillas, los animales, los árboles, todos son espíritus. Entienden que los espíritus tienen la función de cuidar y proteger la tierra y a todos los que la habitan. Por tanto, cada vida dona su propia fuerza a otros seres, según las necesidades de cada uno. Con este constante renacimiento, el espíritu sigue vivo. No hay muerte. Está encantado. Como dice el poeta “si alguien tiene que morir, tiene que ser para mejorar”. Esto es lo que se puede observar en el bosque: cuando un árbol grande y frondoso completa su ciclo, abandona el escenario, permitiendo que el sol y su materia fortalezcan a los árboles más jóvenes. Así que este es el principio de vivir en armonía con la naturaleza.

Nuestro trabajo no es para seguir con la esclavitud ni para producir mercancías para el capital. Nuestro rol con la Tierra y el Territorio es la responsabilidad con la grandeza de la vida. Todo nuestro esfuerzo es cuidar y un buen cuidador siempre será un buen sembrador. Por eso, sembramos la semilla de la vida y volvemos al principio y a las cosas sencillas, como el cultivo de semillas criollas. Dondequiera que van, proporcionan abundante alimento para niños, jóvenes y mayores, para animales de granja, pájaros y abejas y también es la base de nuestras fiestas, como la fiesta de São João (San Juan). Son muchas las hambrunas que ella sacia. Caminar sus caminos, cosidos en la alianza de los pueblos, es conocer la historia de las resistencias contra colonizadoras en este continente . Esto último, a su vez, no sería nada si no fuera por nuestra terquedad en almacenar y esparcir las semillas. Para construir la verdadera libertad, preferimos recorrer los caminos abiertos por nuestros antepasados, aliándonos con los saberes y formas de lucha de los pueblos indígenas, negros y campesinos.

Esta es nuestra forma de luchar contra el capitalismo y el imperialismo. Entendemos que es necesaria una ardua lucha de todos los pueblos para enfrentar esta crisis de civilización impuesta por el capitalismo. Porque además de apropiarse de todo, el capitalismo transformó todo en mercancía, individualismo, egoísmo y consumismo. Construyó una lucha de clases feroz dentro de la humanidad y destruyó la función del trabajo, que una vez estuvo aquí y en África para construir vida y vida en abundancia para todos. El capital se apropió del trabajo y le dio la función de esclavitud y acumulación de todo el trabajo desarrollado por la humanidad. Entonces estamos en una sociedad de clases capitalista que ha impuesto a toda la humanidad la fuerza y ​​su forma de vida esclavista y destruye a todos los seres de la naturaleza. Impuso la guerra para que todo el que no esté de acuerdo con esta forma de vida sea destruido.

Si queremos avanzar en la lucha de los pueblos, si queremos resistir en este país, no será solo a través de palabras críticas o ideas abstractas y vacías de sentido existencial. Nuestros antepasados ​​hicieron alianzas en tantos otros contextos de guerra y nos dieron la condición de estar aquí hoy. Por eso estamos en una alianza luchando por volver a la tierra y por construir la defensa de nuestros territorios, el pueblo solo será libre cuando la tierra sea libre. Y, con semillas criollas, podemos producir y reproducir vida. Ésta es nuestra tarea permanente y nos inspiran los que nos han enseñado que tenemos que construir un mundo que se ajuste a muchos mundos, los que gritaron hace unos años ¡basta ya!

Teia Dos Povos

La «Teia dos Povos» es una articulación de pueblos, movimientos, territorios y organizaciones que luchan por la Tierra, el Territorio y la dignidad desde el camino de la autonomía, las semillas y el cuidado de la Madre Tierra.

Dejar una Respuesta

Otras columnas