Voz en movimiento

Fabrizio Lorusso

Luchas por el “agua bien común” en Guanajuato

El viernes y sábado 3 y 4 de noviembre se realizaron en León (GTO) las II Jornadas de Acción Colectiva, dedicadas a “Diálogos sobre el Agua: un bien común, una decisión colectiva” (link a las primeras jornadas 2016), con conferencias, talleres para periodistas, ruedas de prensa, entre otras actividades. Como destacó en la rueda de prensa inaugural Gustavo Lozano, de Acción Colectiva, “el Estado mexicano está violando el derecho humano al agua”, pero ya son muchas las organizaciones y los ciudadanos que se rebelan ante esta situación, por lo que estas jornadas, réplica de los exitosos encuentros entre movimientos sociales del Bajío del año pasado en el Refugio del Barrio del León, se pensaron para apoyar las luchas por el agua bien común.

El agua no es mercancía

Desde el Comité Salvemos Temaca (MAPDER-Movimiento de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos) se denunció cómo “en la región de los Altos-Altos Sur de Guanajuato el agua, su escasez y contaminación, se relacionan con el tema de las presas, y no sólo en Guanajuato sino también en Aguascalientes: por ejemplo, está el caso de Río Verde y la presa El Zapotillo. Hay situaciones graves parecidas: primero, se habla de enfermedades graves renales, como las que se están viviendo en muchas comunidades por Chapala y colindancias con Michoacán, ligadas al problema de contaminación está en Guanajuato y en Jalisco y demás; segundo, está el tema campesino, pues se privilegian a los grandes empresarios y se dejan abandonados en recursos a los pequeños campesinos; tercero, la privatización del agua está en curso, se pide respeto a los DDHH pero hay regiones en Gto y Jalisco en que se concibe el agua como recurso económico para obtener ganancia”.

Se reportó cómo el razonamiento del gran capital para la explotación del agua-mercancía es: “Me vale si se inundan regiones enteras si esa presa luego me va a dar agua para mantener la producción. El tema de la vida pasa en segundo plano”. Las organizaciones, en cambio, dicen: “Ríos para la vida, no para la muerte, agua para todos y agua para siempre, no solamente agua para los empresarios”. Otro tema señalado por el vocero del Comité ha sido el de la Conagua y Sapal con sus engaños, con referencia al proyecto, actualmente parado por amparos ganados por las comunidades en resistencia, de la presa El Zapotillo.

“Todas las autoridades sin excepción han hecho equipo para grandes empresarios, que tengan dinero o no, como el caso de Abengoa, empresa española que ya está en quiebra pero recibe prebendas del Estado. Nos vienen a decir que en León la gente se muere de sed, así que la gente en Jalisco tiene que renunciar a su pueblo y su actividad campesina para convertirse en pescadores y atender al turismo que va a llegar, y es un engaño. Les prometen cosas, que ya no habrá emigración, pero es un engaño. De 32 casas que han prometido a algunos que aceptaron reubicarse, sólo se han completado dos, los demás son puros esqueletos. Los recursos asignados para el rubro de reubicación sólo son suficientes para obras de dos meses al año, lo demás no se trabaja, así que es un engaño”.

Finalmente, sostienen los voceros del Comité: “Nosotros seguimos impulsando la propuesta que nació entre Jalisco y GTO, promoviendo la revolución del agua con más captación de agua de lluvia y menos fugas, creemos que muchas soluciones locales abonan a soluciones globales. Soluciones trascendentes y naturales son las mejores, y permanentes, no de un sexenio, y que las autoridades no vengan a dañar las soluciones espontáneas o natrales que encontramos y son buenas en las comunidades”. Según Gustavo Lozano, además, “el consejo directivo de Sapal no puede tomar decisiones diferentes sobre el agua porque está integrado en su mayoría por los usuarios industriales y por representantes patronales”, entonces se configura una gestión privada del agua por grupos poderosos restringidos, pese a que se trata de una empresa formalmente pública.

#QueSeSepaQueLaCuencaSeSeca

Lucha Villafuente (CODECIN) y su organización se enfocan en el área nordeste del estado y están promoviendo la campaña #QueSeSepaQueLaCuencaSeSeca y subrayó cómo “nos hemos organizado tras un diplomado que tomamos en la UNAM, al haber conocido realmente la problemática que tenemos. Decidimos no quedarnos en la casa, reconocimos que las enfermedades tienen sus causas y muchas tienen que ver con el agua. Hicimos hace un año la organización y nos dimos la tarea de visitar varias comunidades para compartir los conocimientos adquiridos en el diplomado. La gente no sabía cuáles eran las causas de los problemas en sus dientes, que eran y son amarillos, y las autoridades sólo hacían campañas de limpieza. El problema no es genético, están tomando agua con exceso de fluoruro en el agua, el límite no puede ser más de 1.5 mg por litro…” Los estudios en los pozos muestran que se llega hasta los 18 mg por litro, o sea se trata de un veneno puro y la gente padece enfermedades hasta en sus huesos.

“La gente está consciente de que es por el agua. Fuimos también a dar propuestas de cómo tomar agua limpia, con la cosecha de agua de lluvia, pero también fuimos con las autoridades y hablamos con 4 presidentes municipales (los anteriores) de la zona y por ejemplo en Dolores Hidalgo nos dijeron que los hospitales se encargarían, pero pues les dijimos que era mejor ya tener soluciones rápidas con prácticas de cosecha de lluvia. Las soluciones de las autoridades son distintas: quieren obligarlos a clorar el agua y tomarla, y quieren privatizar los pozos y el agua, dejando sin líquido a la comunidad. Hay colonias en San Luis de la Paz sin agua, saben que es por la sobreexplotación y el agotamiento del manto acuífero. Las autoridades dan la mano a grandes inversionistas que es la causa de que se haya agotado el agua”, ha detallado.

“Nos estamos organizando en 7 municipios para tener una sola voz y vamos a hacer campaña para que dentro de las cabeceras municipales se sensibilice, pues en los centros urbanos se sabe poco de lo que pasa en el campo”, concluyó. Al respecto, Gustavo Lozano ha especificado que “el acceso al agua en la Cuenca de la Independencia es cara porque hay carencias graves en el acuífero y escasez, entonces los campesinos no tienen recursos para seguir cultivando y allí llegan los grandes capitales a despojar o comprar a los campesinos la tierra más barata, y ellos sí con capitales e inversión pueden tener agua y explotar la tierra”. Así es como el despojo se lleva a cabo y la privatización de bienes vitales como el agua y la tierra se torna efectiva.

Juan Carlos Zesati de la Hermandad de la Cuenca, al respeto, subraya que “la devastación está mandando un mensaje a los campesinos y al campo de que su vida no vale nada, pues están forzados a beber agua contaminada y el Estado deja que se mueran y enfermen. Hay casos incluso de que varios hijos se tienen que ir a Estados Unidos para trabajar y pagarles la diálisis y los tratamientos a sus padres”.

Y señala la ausencia de la autoridades, que se traduce en complicidad con la oleada privatizadora del agua, junto al acaparamiento gradual de las tierras de campesinos que, finalmente, no pueden invertir en un riego eficaz y no tienen capitales o créditos: “En temas de salud no hay estudios oficiales ni soluciones para ver qué está pasando allí porque ni siquiera se acepta que hay un problema por parte de las autoridades. Las soluciones se han dado por parte de la sociedad civil y de la comunidad, como cosechar el agua de lluvia para tomar agua limpia pero son soluciones parciales…El problema es el de modelo de devastación y codicia, no es nada más un modelo de crecimiento y de dar trabajo porque todo eso se hace a expensas de las comunidades, los campesinos y la salud”, denunció Zesati.

Imelda Hernández, de la Campaña #quesesepaquelacuencaseseca, denunció que la cuenca del nordeste de Guanajuato “sí tiene agua, pero es demasiado contaminada”. Los municipios de Dr. Mora, San José Iturbide, San Miguel, San Felipe, San Diego, San Luis de la Paz y Dolores son afectados profundamente y su población padece todo tipo de enfermedades, especialmente en el medio rural. San Diego y San Luis de la Paz son los peores lugares por su agua contaminada.

Hay afectaciones que golpean medio millón de habitantes, los cuales muchas veces ni se asumen como posibles afectados y desconocen que la problemática les afecte. No ven la relación entre la sobreexplotación de la cuenca, la contaminación, la escasez y las afectaciones.

“Fluoruro y arsénico y otras substancias contaminan la cuenca y el desarrollo industrial planteado allí es una amenaza para la salud. La cuenca ya no se renueva con la lluvia hace décadas, y entonces se está acabando”, fue la denuncia de Hernández.

Pero es distinta la visión de “desarrollo” planteada por los políticos, como Diego Sinhué quien en alguna ocasión había declarado que esta zona era el granero del país y que ya no necesitamos a científicos, a gente de ciencias de las universidades, sino que necesitamos universidades tecnológicas para todo el cluster automotriz. Y sin duda es este cluster que necesita agua, el agua de Jalisco y del Zapotillo, el agua de las futuras generaciones.

“Para el noreste es importante saber que si se instala una empresa que va a extraer cantidades tremendas de agua, va a afectar a cada uno de los municipios porque son residuos, aguas fósiles de hasta 50mil años que no se regeneran a un ritmo sostenible. Hay que concientizar a cada municipio, ningún efecto está aislado, afecta a todos. Queremos generar alternativas para tomar decisiones sobre cómo queremos vivir en esa cuenca. En San Luis de la Paz ya no hay agua, pues se extrajo desde 1994 de manera excesiva. La cuenca se seca… Se necesita apoyo de los medios y la ciudadanía, el acuífero no se recarga y el agua se acaba”, concluyó Hernández.

Los defensores del agua de la cuenca hablaron de que ya desde hace 17 años hay estudios científicos sobre la contaminación del agua allí, sin embargo, sin tener una ciudadanía despierta va a haber más muertes de los más vulnerables: la amplitud geográfica y poblacional de la cuenca es impresionante, muchos están involucrados, y la solución no llegará desde arriba automáticamente, sino que hay que impulsarla desde abajo, y primero desde los más de medio millón de afectados.

#NiUnPesoMásAlZapotillo

María González de IMDEC (Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario), sobre el tema del Zapotillo, explicó que “León es la principal impulsora de la presa de El Zapotillo y los empresarios de aquí son los más interesados y beneficiarios. Está comprobado de modo contundente que el agua de la presa zapotillo, si llega a venir a León, no va a ser para gente de la ciudad sino para las empresas, principalmente mineras, automotrices instaladas en Puerto Interior y Puerto Seco, y es para reforzar la agroindustria y el desarrollo inmobiliario de todo el Bajío. Políticos y empresarios promotores del Zapotillo tienen que dejar de mentir a la gente de León porque el agua no es para la gente. Ricardo Sheffield, diputado federal por Guanajuato, dice que está asegurando o “bajando” más de 1500 millones de pesos de recursos federales para Guanajuato del presupuesto 2018 para la presa Zapotillo, pero este presupuesto se está todavía discutiendo. Entonces, no es un hecho que haya este dinero. Además esta presa está suspendida, las obras están paradas del todo. Las constructoras que están haciendo centros de reubicación en Jalisco el vaso de la presa está suspendida, y el acueducto, obra principal que compete a GTO, también está parada. El proyecto está suspendido pero los políticos no pueden decir que la obra está activa y avanza”. Los ponentes han señalado, por tanto, dudas fundadas sobre cómo, en un año electoral como el 201, se va usar esa cantidad de dinero, así que ha surgido una iniciativa como “Que se sepa que la cuenca se seca” para destinar ese monto al saneamiento de la cuenca, por ejemplo, o a otras obras de utilidad real y común.

“Los rubros y montos del erario público están aumentando. Abengoa renunció y pidió 2000 millones de pesos en indemnizaciones, y ni pudo avanzar. Hablamos sólo de una empresa que trabajaba el acueducto, no de todo el sistema del Zapatillo. La gente de León debe enterarse de que hay alternativas en la gestión del agua y temas más urgentes, como el hecho de que mucha gente se está muriendo día tras días por agua contaminada. Que no crean en sus políticos y empresarios que son absolutamente los únicos beneficiarios”, explicó González.

“Rechazamos que Sapal levante la mano para construir el acueducto y operarlo, porque no estamos hablando de un sistema de agua potable en un real sistema público…su consejo directivo responde a intereses privados e industriales. Si lo administra Abengoa o el Sapal no estamos hablando de que si es Sapal el agua la manejan de manera pública porque responde a otros intereses, particulares”, ahondó la activista. El Zapotillo significa principalmente las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, en riesgo de ser parcialmente sumergidas. Los activistas de la región invitan a “no creer que la industria, por darte trabajo, sólo por eso, sea sustentable, ya que hay que pensar en otro desarrollo en armonía con la naturaleza”. Efectivamente el concepto de desarrollo más actual, según la ONU, no se halla en el crecimiento económico o industrial y ni tan sólo en la idea de un desarrollo sustentable para las generaciones futuras, sino que se le ha agregado la dimensión de los derechos humanos que es ya indivisible del desarrollo.

María González de IMDEC invitó a impulsar la Campaña #NiUnPesoMásAlZapotillo que arrancó el martes pasado en Guadalajara para exigir a la Cámara de diputados que no apruebe el presupuesto 2018 ya asignado a la presa El Zapotillo. “Fue éste un “regalo” de la Secretaría de Hacienda al congreso (clave 016b00084) de 1530 millones de pesos para la presa el Zapotillo. La campaña busca impedir la aprobación del presupuesto y que se reasigne para el saneamiento integral de la Cuenca Independencia o por ejemplo para el saneamiento del Río Santiago de Jalisco, o para derechos a la salud y la educación o por los sismos. ¡Qué se reasigne! Porque la presa está suspendida, como se mencionó. Entonces no se entiende por qué se le debería asignar más presupuesto… ¿Porque se necesita dinero para 2018, para campañas a lo mejor, para pagar la indemnización de Abengoa? Ésta es la presa de la corrupción, pues hay una numeralia del derroche enorme, ya va en 27mil millones y puede llegar a 40mil millones de pesos, contando estudios, indemnizaciones y tras obras complementarias, derroche de dinero público. A una obra suspendida no se le debe dar presupuesto. La campaña va dirigida a la ciudadanía en general usa redes sociales, sobre todo twitter, para pedir a los diputados. Va dirigida en la Cámara principalmente a los coordinadores y vices parlamentarios, a la comisión de cuentas públicas y la de recursos hidráulicos y desde luego a los diputados federales por Jalisco y por GTO. Hay campaña también en Change.Org. Se puede pedir cita a los diputados y escribirles, en twitter por ejemplo”.

Los organizadores denunciaron el acoso de las autoridades, por el que se activó el mecanismo de protección a defensores de derechos humanos, y denunciaron también que se le impide el acceso a la prensa en varias comunidades. “Por el proyecto que hay comunidades rurales que ya no reciben nada de inversión, todo lo retiene la cabecera municipal porque se dice que de todos modos las comunidades van a ser inundadas, cuando el proyecto en realidad está suspendido. Además el presupuesto 2018 dice que el agua es para Guanajuato y no para Guadalajara, mientras que los políticos en Jalisco sostienen que el agua es para Guadalajara. Jalisco lleva 70 años haciendo proyectos equivocados y tirando dinero a la basura para la supuesta gestión del agua. Ni un peso más a proyecto que dicen que van a resolver el abasto del agua y no es cierto que lo resuelven, y menos en la región de los altos de Jalisco”, especificaron.

Finalmente, también hay una página Facebook de la campaña con toda la información. El tiempo corre, pues se trata de impactar en la asignación de presupuesto antes del cierre de sesiones y la campaña termina el 20 de noviembre.

Dejar una Respuesta

Otras columnas