Postales de la revuelta

Hermann Bellinghausen

Remedio para melancólicos

El tedio ignora lo que es saberse roca

ala o canto de mirlo

arroyo de vidrio frío

.

El tedio se apeñusca en las ciudades

atado a un círculo vicioso

que jamás se cierra

.

El tedio olvida que no existe

ni tiene nombre

sobre la faz desmoronada de las calles

.

Un gato pardo que si maullara sería blanco

va de cacería

al tejado vecino de otro mundo 

.

Si el sol es una moneda

el cielo resulta un billete sucio

roto en las esquinas, sin color que lo oriente

.

La sombra de la tarde escribe en negro

como las palabras de esta página

arropadas de sentido cuando nadie quiere tenerlo

.

La Historia detuvo el paso

sólo para recorrer más rápido

su eterno impulso hacia el abismo

.

Reyezuelos, alguaciles y bandidos

traman en residencias lívidas

la siguiente movida del desprecio

.

Es hora de serlo todo

por encima del inmenso hoyo

que nos pone sobre aviso inútilmente

.

Detenidos somos sordos

infinitesimales destellos híbridos

distraídos, entre ciegos y cuatro paredes

.

Obediencia o muerte gritan los semáforos en rojo

tristes pastores sin rebaño

y hay un murmullo histérico de radios soterradas

.

Despertamos al fragor de un helicóptero

nos ametrallan el pavor y el silencio

De rodillas vemos al mundo sin nosotros

.

Nadie verá el mes más cruel

porque aún no ha sucedido

así los calendarios suden frío

.

Necesitamos nacer hoy mismo

ponernos húmedas y duros

para aparear a nuestra especie en el delirio

.

La joya del pensamiento nos asoma

música azul que derrota la pequeñez de los hechos

y sin decir por dónde ni cómo, la entendemos

.

Esa roca de cristal ahuyenta el tedio

en cada rizo que murmura en el arroyo

y no se repite ni cuando oye su eco

Hermann Bellingahusen

Poeta, editor, escritor de cuentos, ensayos y guiones cinematográficos. Es cronista, reportero, y articulista de La Jornada desde su fundación. Dirige Ojarasca desde 1989. Desinformémonos publicó su poemario «Trópico de la libertad» en 2014.

Una Respuesta a “Pueblos originarios y recambio presidencial”

Dejar una Respuesta

Otras columnas