La Patrona, un oasis en el camino de los migrantes

Sergio Adrián Castro Bibriesca

En las vías del tren

La Patrona, Amatlán, Veracruz. A unos metros del camino que el tren conocido como La Bestia recorre con cientos de migrantes centroamericanos su camino a Estados Unidos, se encuentra un grupo de mujeres que día con día ofrecen una esperanza a quienes van en busca del sueño americano, brindándoles no sólo alimento y agua, sino, lo más importante, un apoyo moral en el camino a lo desconocido.

Son conocidas como Las Patronas. “Somos doce”, dice Bernarda, quien comienza por seleccionar el pan que irá con el alimento que comerán los migrantes. Norma Romero, líder de Las Patronas, y hermana de Bernarda relata: “Cada una de nosotras tiene un rol, un día te toca ir por el pan, otro día hacer de comer”. El día comienza a las siete de la mañana; la encargada del pan recorre 30 minutos al centro de Córdoba para llevar el pan a la casa, mientras se empieza a preparar el huevo, arroz o frijoles que “proveerán de energías a nuestros hermanos centroamericanos”.

“Todas tienen esposos, hijos y hay veces que no pueden asistir, pero cubrimos el lugar y siempre nos apoyamos”, agrega Norma. El día es largo, pues se preparan cerca de 200 alimentos, y “hay veces que no alcanza para todos”.

Julia prepara los frijoles, Rosa el huevo, Bernarda selecciona el pan, Lorena va en busca de legumbres. Todas a la vez, no paran, el tiempo apremia, el tren pasará “casi siempre, después de las dos de la tarde”, y ellas deben de tener listo todo a la hora que el silbido del tren irrumpe la tranquilidad del lugar.

“No recibimos apoyo del gobierno o partidos”, pues la labor que desempeñan tiene otros actores. Son donaciones por parte de tiendas de autoservicio, vecinos, “muchos jóvenes comprometidos”, y gente que se acerca con ayuda muy específica “como agua, botellas de plástico y bolsas de arroz y frijol”.

La llegada del tren se acerca, y comienzan a preparar las bolsas con alimento; “además, agregamos a las bolsas información sobre derechos de migrantes” apunta Bernarda, “así, con información, pueden defenderse un poco más”. Las bolsas son depositadas en cajas de plástico, se comienza a embotellar agua, se acomoda el pan dulce y se espera el sonido que anuncie la cita de todos los días.

El tren no siempre se detiene, no siempre disminuye la velocidad. Julia cuenta que “hay de todo. Maquinistas buena onda, que frenan y permiten que todos puedan tomar las bolsas, otros de plano no paran y los migrantes no alcanzan a tomar la comida, pero eso depende de cada maquinista”.

Su único pago es “la satisfacción de ver sus sonrisas, de recibir un ‘gracias’ y de saber que podemos, con algo pequeño, ayudar su camino”.

Bernarda cuenta el inicio de esta historia de solidaridad: “Fue un sábado por la mañana. Caminaba con mi hermana de regreso a casa, después de comprar pan y leche. Eran jóvenes centroamericanos, nos pidieron alimento, se los dimos. Al día siguiente, en familia, comentamos el hecho y decidimos comenzar el lunes a preparar los lunch”. Desde ese 4 de febrero de 1995, la actividad de Las Patronas no ha parado. “Éramos 20 en un inicio, pero la mala información, el miedo de que tal vez hacíamos algo indebido, hizo que algunas se salieran”.

“También nos organizamos para nuestros talleres, para nuestros viajes. Ahora tenemos un taller de apoyo a los migrantes que será en Ixtepec, Oaxaca, con el padre Alejandro Solalinde. Se hace cada año”. Norma agrega que no se imaginaban en lo que se convertiría esa “simple ayuda”, ya que ahora “existe una responsabilidad de transmitir la experiencia a otros lugares, y una actividad social muy grande”.

“Tenemos mucho trabajo, no nos podemos vencer. No podemos quejarnos, hay lugares donde está peor la cosa y siguen trabajando. Así como los migrantes no se quejan, así nosotros. Así como ellos se caen y se levantan, con esa fuerza que tienen, así debemos de levantarnos y segur adelante”, culmina Norma.

La experiencia de Las Patronas y la migración

Norma cuenta que su experiencia le deja claro que cada vez son más jóvenes quienes emigran de sus países de origen. “El rango más común es de entre los 12 o 13 años a los 25”. Además, cuenta que “casi el 80 por ciento son de origen hondureño, un 10 por ciento salvadoreños, otro ocho o nueve por ciento de Guatemala y uno o dos por ciento de Nicaragua”.

“Las razones de su salida, casi siempre está relacionadas con la falta de trabajo, pero ahora también la delincuencia los expulsa de su tierra para no convertirse en víctimas”. Además, muchos de los jóvenes no avisan que se irán de casa, “pues eso provocaría poner mal a sus mamás. Hay veces que desde nuestra casa llaman para avisar que está bien”.

En su paso por México “lo primero que sufren es extorsión por parte de las autoridades y luego de la gente”. Añade que en su paso en el tren, existen puntos donde se detiene la marcha y “la gente que vive en esos puntos abre sus negocios y les vende de todo y caro. Hay cosas que ya no ocupan como ropa y demás y se las cobran. Todos les sacan provecho”.

Norma lamenta que lo más difícil sea cambiar a la sociedad civil, “ya que ellos son los que ponen las primeras trabas”. El papel de las autoridades “ya lo conocemos”. Sin embargo el trabajo “es cambiar la mentalidad de la gente, para que en lugar de aventar piedras contra el tren y los migrantes, avienten gua y comida”.

Publicado el 01 de Septiembre de 2011

Etiquetas: , ,

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de  Num. Anterior   Geografía   méxico   Reportajes  

5 Respuestas a “La Patrona, un oasis en el camino de los migrantes”

  1. Victor Máximo

    Las mujeres de la comunidad de la Patrona, tienen un incansable amor que ofrecen de corazón al hermano migrante. Son un ejemplo de vida, de lucha de entrega.

    Sólo quiero mencionar que las “doce” son quienes siguen recibiendo apoyos también del gobierno para los migrantes.Tres valiosas mujeres no están en el grupo y desde sus recursos siguen en las vías, día con día.

  2. claudia mtz

    me hace llorar esta historia de verdad que felicidades a estas mujeres no cabe duda de que México es grande ¡ y es a traves de estas historia que podemos pensar que hay gente buena no solo los dedichados autoridades que los quieren extorsionar o los delicuentes que los dañan.

  3. Ma. de los Angeles Gálvez

    Gracias a que estoy haciendo un curso de inducción para hacer una licenciatura, tengo que leer e investigar de “El Tren del infierno” o la bestia, y despues de leer tanta, tanta información, toda negativa, en verdad que el título de este artículo es perfecto, ellas no son solo un oasis para ellos, sino para nosotras las personas que por una cosa u otra nos enteramos de esto que pasa, Benditas sean, hay alguna cuenta a donde podamos depositarles?, o como podemos ayudar los que vivimos tan lejos de ahi?

  4. Carlos tamayo

    Feliz navidad,y,prospero ano nuevo para,Estas hijas de Dios ,y si es possible envie me el correo,viva en Boston,y es toy,disputesto a ponder un grano de arena,soy colombiano y se lo que es la necesidad,y me toco viajar desde Tapachula,hasta El Paso,que Dios vending a a las personas que me ayudaron,escrivanme,seria un honor,para mi

Dejar una Respuesta