De Tlaxcala a Huexca, una caminata por la vida y contra la termoeléctrica

Texto:Samantha César Vargas Fotos: Bernardo Morales, Samantha César Vargas

IMG_2640

Tlaxcala, Puebla y Morelos, Mex. Los pueblos que habitan alrededor del volcán Popocatépetl viven amenazados por la posible imposición de un megaproyecto que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las empresas españolas Abengoa, Elecnor y Enagas pretenden realizar en sus territorios. Se trata de la construcción de una termoeléctrica que no sólo contaminará los ríos, sino que pondrá en riesgo a los habitantes de esta área por el peligro inminente de una catástrofe natural, fallas técnicas o errores humanos que el proyecto acarrearía consigo.

La CFE y las empresas que participan en el proyecto se han negado a consultar a los habitantes o a informarles sobre los riesgos de la construcción; en lugar de ello, desinforman y amenazan a los pobladores con órdenes de aprensión; mienten y omiten los impactos negativos, en vez de poner a disponibilidad de la gente datos científicos.

Integrantes de los pueblos de Tlaxcala, Puebla y Morelos que están siendo afectados con las obras del megaproyecto, manifestaron que los gobiernos locales y estatales, junto con la CFE creyeron que “comprarían el alma de los campesinos con despensas. Para el Estado, dijeron, “los ríos son aguas que pueden contaminarse sin importar que se mueran, sin importar la salud y la vida de quienes beben de ellos. Al parecer, creen que las personas no tienen la misma dignidad y derechos de quienes impulsan estos proyectos, y por ello buscan aplastar la dignidad y el poder de decisión de los pueblos. La posibilidad de un diálogo se transformó en intimidación, amenaza y división, pero “nada ni nadie decidirá sobre nuestra vida campesina. Nosotros pensamos desde el viento, el agua y la tierra porque somos parte de ella”.

Para informar a la población sobre los peligros que significará la construcción de una termoeléctrica, integrantes de los pueblos, con la ayuda de decenas de organizaciones solidarias, emprendieron una caravana que recorrió diversos poblados desde Tlaxcala hasta Huexca, en el estado de Morelos.

Don Goyo, como también se le conoce al volcán Popocatépetl, al que se le considera un ser vivo, se le brindan ofrendas y se le tiene respeto para que no se enoje, estuvo presente durante todo el recorrido, observándolos. Ahí, a lo lejos, podían verlo quienes participaron en la caravana, exhalando silenciosamente sus fumarolas, como suspirando. Ahí, a lo lejos, él se mostraba tan imponente y tan fuerte como lo son los pueblos que se han establecido en sus faldas, sus bosques, sus tierras de siembra.

La caravana avanzó informando a la población e invitando a la gente a sumarse a la lucha contra la imposición del proyecto. Mítines, marchas y consignas invadieron el espacio público. En el centro de Tlaxcala, con luces de veladoras, los pueblos se encontraron. Respondiendo a la convocatoria, manifestaron su oposición al proyecto una y otra vez, en cada discurso.

San Jorge, el primer pueblo de la ruta, cobijó a la caravana con un desayuno que estuvo acompañado por el sol saliente. El atole, el pan, las picaditas y la salsa verde se combinaron con la alegría por continuar una ruta juntos. Mujeres y hombres “echaron tortilla” y siguieron juntos. Los machetes de Atenco desfundados abrieron el espacio para las palabras. Compartiendo su experiencia, los atenquenses advirtieron de las estrategias que utiliza el Estado, convocaron a la participación y unión de los pueblos, y manifestaron su apoyo a la lucha contra el gasoducto y la termoeléctrica.

En San Jorge, Santa Anita, la Trinidad y Tecalco, las acciones informativas, la repartición de volantes, el perifoneo y las consignas, llenaron los calles principales de los pueblos, por donde una fila de camionetas, automóviles y tres camiones transitaron. Los integrantes de la caravana se acercaron a la gente que se asomaba a las puertas de sus casas, curiosa por el suceso y abierta a recibir la información. Comentarios y gritos de apoyo de la población hacia la Caravana alimentaban el espíritu de esta antigua y nueva resistencia.

En San Vicente, se realizó un mitin y más coches se sumaron a la fila de la Caravana. En el marco del día del maíz, sobresalió la reflexión sobre la defensa de los pueblos por esta semilla, estandarte de alimentación y cultura. La consigna: “Queremos frijol, queremos maíz y al gasoducto fuera del país”, una clara oposición a la propuesta de muerte de la CFE de terminar con los recursos naturales, la cultura, la historia de los pueblos y la vida campesina.

En Texoloc, el sonido de las flautas de los voladores de Papantla recibió a la Caravana descendiendo poco a poco en una danza aérea. Más pueblos se sumaron, más historias de ataque y resistencia de los pueblos, de anteriores engaños, de divisiones pasadas, de dinero que no logró comprar al viento, a la tierra y al alma de quienes tienen un corazón de maíz y de frijol. El grito de las consignas estuvo encabezado por una niña con máscara de lucha libre y machete en mano; el espíritu de lucha de Zapata encarnó en todos y todas la presentes: “Zapata vive, la lucha sigue”, “Si Zapata viviera, con nosotros estuviera!”

En el zócalo de San José Cholula, la danza prehispánica y el sonido del caracol fueron la alfombra roja con la que se recibió a los contingentes y colectivos presentes en la Caravana. Había cada vez más caras que sin conocerse se identificaban, se reconocían hermanos de una misma causa, de una misma lucha. Por ahí, salido de un cómic, apareció la Mazorca Libertaria, el vengador justiciero que está con el pueblo y con los campesinos en la lucha por la preservación de su cultura. Pero también se percibió la presencia de policías encubiertos rondando, olfateando, observando como animales de rapiña.

Más tarde, el camino lleva a Neoltican, Tecuanipan y Santa Isabel; la Caravana penetra sus calles y se mezcla con las fiestas de los pueblos, recorrido largo. Llega la noche que cobija. Más kilómetros son recorridos. Otra parada: Amilcingo, Morelos, tierra de Vhin Flores, histórico luchador del oriente de Morelos. Ahí también la fiesta se mezcla con la protesta, un caluroso recibimiento del pueblo, el júbilo por estar juntos Tlaxcala, Puebla y Morelos. Los discursos por la unión y organización de los pueblos vuelven a florecer. Queda clara la postura de no tener miedo ante el mal gobierno y sus métodos para amedrentar la lucha; de no tener miedo a pesar de las demandas que pesan sobre alguno de los integrantes del Frente. Suenan fuerte las exigencias de que se cancelen las demandas federales y la invitación a fortalecer la lucha y los lazos, a denunciar el abuso y la intimidación.

El último día de la Caravana, las actividades comienzan en Jantetelco, tierra del cura insurgente Matamoros. El pueblo presente. Mujeres y hombres de ese pueblo reciben a la caravana, se solidarizan con ella, donan pan, café y hasta dos cerdos para los mixiotes. En el mitin, las palabras de una madre llegan al corazón y las conciencias de los que están presentes. Una madre que lucha por el futuro de su hijo, para que logre una vida digna, sin riesgos a que cualquier día su familia, su pueblo, su tierra se vea afectada por la explosión o los riesgos producidos por el gasoducto. Rechaza el “progreso” si éste significa muerte y pobreza para su pueblo. Otro orador anuncia que tanto el comisariado ejidal como el presidente municipal han firmado en contra del gasoducto, gracias a la presión y espíritu del pueblo. Después una marcha, que desde hacía muchos años no se daba en Jantetelco. Se llega a Amayuca.

En Huexca, el pueblo recibe a la Caravana junto a la iglesia. Abrazos, consignas y júbilo es lo que se escucha y se siente. Alegría de estar en uno de los pilares de la resistencia contra el Proyecto Integral Morelos. Se marcha por el pueblo, poco a poco la gente de Huexca se une a la marcha, aproximadamente 500 personas llenan las calles de ese pequeño pueblo, pasando por los riachuelos que escurren del volcán. Al fondo, Don Goyo sigue observando.

En el mitin, las mujeres de Huexca, con sus palabras y sus cantos, hablan sobre la lucha que han mantenido durante cuatro años, y que hasta ahora ha logrado frenar la obra de la termoeléctrica. Hablan sobre el sentimiento de no estar solas en este momento tan crucial para los pueblos. Las organizaciones solidarias que recorrieron los tres estados expresan su apoyo, la necesidad de estar unidos, de apoyarse en la defensa y libre determinación sobre su territorio contra megaproyectos de capitales extranjeros que en complicidad con el Estado mexicano están imponiendo a las comunidades.

Caída la tarde y después de un aguacero, la Caravana se dirige a su última parada en el estado de México en Tequexquinahuac, Texcoco. Arriba con un gran recibimiento de la gente que está en lucha por parar la contaminación producida por Carlos Slim, que tira lodos tóxicos a los mantos acuíferos.

Durante la caravana, se caminó a pie y sobre ruedas, pero sobre todo, se caminó con el corazón lleno de la rabia de la Madre Tierra, que se ve destrozada; de la rabia de los pueblos que mueren si ella muere, pueblos que se resisten a ser de nuevo esclavos. Y así seguimos en el camino, con la alegría de estar juntos al presenciar la resistencia del pueblo campesino y vivo.

Las organizaciones que participaron en la caravana son: Movimiento Agrario Indígena Zapatista de Oaxaca, Veracruz y la Mixteca, Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP), UCIZONI, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, #Yo soy 132 Texcoco, Tlaxcala, Puebla y Morelos, Comisión Yo soy Huexca del 132, Red por la Paz y Justicia, Colectivo Ricardo Flores Magón, Asamblea contra las altas tarifas, CDH Zeferino Ladrillero, ENAH, Acampada Revolución, Fuentes Rojas, Jóvenes en Resistencia Alternativa (JRA), Periferia-medios, CENUC, Movimiento Ciudadano de Tlaxcala, Bases Magisteriales Tlaxcala, Primavera Cholulteca, Colectivo Difundiendo Resistencia, Colectivo Manenemi, Observatorio Eclesial, Colectivo Yolotlanemiliztli, UPVA 28 de octubre, Morena desde abajo, Centro de Estudios Sociales y Culturales Antonio de Montesinos A.C., ACOCIL, Comité Hombres de la Tierra, Organización 13 de octubre, Colectivo Cholollan, Colectivo Zurdo.



Publicado el 08 de Octubre de 2012

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Geografía   méxico   Reportajes   Reportajes México  

Dejar una Respuesta