La esquina es de quien la trabaja

Brisa Araujo Fotos: Clayton Conn y Ligia García

TSmarcha1mayo13-1.5.13-11

Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  

México, DF. El nuevo proyecto de ley de trata de personas del Distrito Federal victimiza a las trabajadoras sexuales, denunció la Brigada Callejera durante la marcha que organizaron este Primero de Mayo por las calles del centro de la ciudad de México hasta el zócalo capitalino.

Aproximadamente 300 trabajadoras sexuales de diferentes generaciones, cubiertas del rostro con antifaces y paliacates, todas con pancartas en mano, gritaron consignas referentes a la defensa de sus derechos laborales y humanos: “El mal gobierno es el padrote”, “La esquina es de quien la trabaja”, “Sobre mi cuerpo yo decido”.

De ser aprobada la ley “organizaciones van a tener la libertad de establecer quien es víctima de trata. Esto es muy peligroso, porque habrá quienes argumentarán que todas las chicas que están marchando conscientemente hoy, son víctimas”, dijo Jaime Montejo, de la Brigada Callejera, organización adherente de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que desde hace más de 20 años defiende los derechos de las trabajadoras del sexo.

“El trabajo sexual no es delincuencia”, gritan las trabajadoras, en alusión a otro problema grave del proyecto de ley, que es la tipificación criminal del cliente. “Si los clientes son delincuentes, las trabajadoras serían cómplices del delito, aunque no fueran condenadas por ello”, afirma Montejo.

Alma Delia, trabajador sexual transgénero de la Cooperativa Ángeles en Búsqueda de Libertad, aliada a la Red Mexicana de Trabajo Sexual, afirmó que la ley debe existir, pero tomando en cuenta a los trabajadores sexuales: “No estamos en contra de la ley de trata de personas, pero que definan bien qué es trata de personas y que no se metan con todo lo que es trabajo sexual. Porque no todas somos víctimas ni victimarias”.

Montse, activista y también trabajador sexual transgénero, afirmó: “Queremos que se nos reconozca como trabajadores no asalariados, como lo ha hecho el gobierno con varios sectores, como los franeleros y los ambulantes”.

Cristina Isabela, yucateca radicada en el Distrito Federal, subrayó la importancia del reconocimiento para dignificar la actividad. Trabajador sexual transgénero y economista habló de la profesión como elección personal consciente. “El trabajo sexual para mí es poder mantenerme y solventar mi proyecto personal, que es una maestría”, dijo.

Después de la marcha, las y los trabajadores regresaron a sus esquinas, porque, dijeron, “la esquina es de quien la trabaja”.


Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una Respuesta

Relacionados