“Sólo pedimos lo que nos corresponde”: trabajadoras de maquilas Cartagena

Carolina Bedoya Monsalve Fotografías: Agencia Autónoma de Comunicación Subversiones

P1180655-1070x803

México, Distrito Federal. Dedicaron casi toda su vida a trabajar en la maquila Cartagena, que hace un año las dejó en la calle y sin el pago de las indemnizaciones que les corresponden.Pero Micaela Pardo,Alejandra Vera, Ángela Vázquez y Esther Rodríguez, junto con 16 obreras más, decidieron mantener un plantón afuera de la fábrica, en la delegación Iztapalapa, para exigir sus derechos; anuncian que no piensan claudicar, a pesar de la falta de respuestas del patrón.

Un viernes de junio del 2013, su patrón les anunció que fue el último día de trabajo porque “el barco ya se había hundido”. Un año después de que se declaró la huelga, las trabajadoras siguen en resistencia a pesar de que no hay una solución a la vista, y con una situación económica y de salud que intenta ganarles la batalla, pero “así es la lucha y lo único que queda es seguir resistiendo”, declara María Alejandra Vera.

María Micaela Pardo Hernández llegó a trabajar a la maquila en 1984,  en el área de planchado. Recuerda que durante los 29 años que estuvo en la fábrica las condiciones laborales fueron buenas, pero “después de la muerte del patrón, su hijo se quedó a cargo y todo empeoró con el paso de los días”.

Ernesto Kuri Segur fue el encargado de seguir el negocio de su padre y “cuando le empezó a ir mal nos echó la culpa a nosotras que porque no nos apuramos, pero ya ni llevaba materia prima para trabajar. A veces nos teníamos que turnar los hilos porque no había, no podíamos seguir el trabajo porque no había con que hacerlo”, denuncia Ángela Vázquez. Además de culpabilizarlas por su mal manejo de la fábrica, Kuri Segur les dejó de pagar la seguridad social, pero les siguió descontando el importe de su sueldo.

María Alejandra Vera Pluma, madre soltera, sólo tiene el apoyo de sus hermanas después de que fue despedida junto a 150 personas más. Trabajó en la maquila por 17 años. “Cuando el patrón nos despidió dijo que nos daba una solución: que nos fuéramos a trabajar con un amigo suyo pero que no garantizaba que nos fuera a pagar. Él nos debía semanas de trabajo, y no quiso indemnizar a mucha gente que llevaba trabajando 30 o 40 años. Pretendió dar 30 mil pesos en tres meses”, manifiesta. Señala que algunas personas aceptaron porque consideraron que no tenían más opción, pero sólo les dio dinero el primer mes y hasta la fecha no les paga el resto.

La maquila Cartagena empleó a 150 trabajadores; después del despido, sin el pago de sus sueldos y remuneraciones, 20 de ellos decidieron declararse en huelga. “El patrón llamó a alrededor de 15 trabajadores para que terminaran un trabajo. De esa manera quiso dividir al movimiento, porque después tampoco les pagó y ellas nos culparon a nosotras de no dejarlas trabajar. Hubo algunos problemas en la votación de la huelga y en ese momento la declararon inexistente”, explica Micaela Pardo.

“Nosotras trabajamos como destajistas, le sacamos toda la producción y luego el nos salió con que se quedó sin dinero; incluso dijo que prefería pagar un abogado que a nosotras”, explica Ángela Vásquez. Durante el año que llevan de huelga, la constante para las 20 mujeres que continúan a las afueras de la maquila es el poco interés del dueño de la fábrica por dar solución a sus exigencias.

Durante todo el año de plantón afuera de las instalaciones de la maquila, las trabajadoras deben presentarse constantemente a la sala de conciliación para recibir alguna propuesta por parte de Ernesto Kuri. Ángela Vázquez informa que en reiteradas ocasiones el empresario buscó una solución por fuera del tribunal, pero lo que les ofreció fue “prácticamente nada”.

“El patrón casi nunca se presenta a las reuniones porque dice que nadie le notificó que tenía que ir. Nosotras creemos que algo pasa, debe haber comprado a alguien, porque ya van cuatro o cinco veces y no pasa nada; otras veces dice que no tiene ninguna propuesta y se va”, apunta Alejandra Vera Pluma.

En otra ocasión, el dueño se presentó hasta el plantón para que le permitieran entrar a la fábrica a sacar algunos documentos. Ante la negativa de las trabajadoras, “nos ofreció para el refresco con tal de que lo dejáramos entrar y obviamente no lo dejamos, porque creemos que nos faltó al respeto. Nosotras no le estamos pidiendo ninguna limosna”, refiere María Micaela Pardo.

Ángela Vázquez Barrueto  trabajó durante 29 años en la maquila Cartagena. “Llegue cuando tenía 16 años de edad, no es justo que haya trabajado casi toda mi vida allí para que ahora no tengamos nada y no nos den lo que nos pertenece”.

Una lona de dos por tres metros, una estufa de gas, algunos cartones y cobijas en donde duermen quienes se quedan en el turno de la noche; tortillas, café y agua que los vecinos les comparten, son parte del lugar que se convirtió en su segunda casa y que las acercó no sólo como compañeras de trabajo, sino como una familia. “Nunca conviví con mis compañeras porque estábamos todo el tiempo trabajando, y ahora hasta dormimos juntas acá afuera de la fábrica”, cuenta Micaela Pardo.

Fechas importantes y momentos que no pueden compartir con sus familias son de las cosas más difíciles que sacrifican para continuar en la búsqueda del cumplimiento de sus derechos. “Nos rotamos los turnos de ocho de la mañana a 12, luego a  las cuatro de la tarde y un turno que se hace toda la noche”, detalla Ángela Vázquez.

Para María Alejandra Vera, lo más difícil es tener que hacer los turnos sin importar si están cansadas o enfermas, pero lo más bonito es que “aprendimos a defender nuestros derechos. No sabíamos que podíamos hacer algo para defendernos de los patrones. También que nos ayudamos y nos solidarizamos a pesar de que todas pasamos por momentos difíciles”. Para Esther Rodríguez, la convivencia con los vecinos es muy buena, pues “ellos nos traen cobijas, comida y frutas; nos preguntan cómo estamos y están pendientes”. A pesar de esa ayuda, remarca la trabajadora, “ya nos queremos ir”.

María Esther  Rodríguez Aquino es la que menos tiempo trabajó en la maquila, diez años. “Yo daba el sustento económico en mi casa. Tengo una hija que ahora ya se puso a trabajar, pero yo no he conseguido trabajo porque ya grande, es más difícil que me lo den. En mi casa muchas veces me dicen que no siga en la huelga, porque es difícil ganarle a un patrón”, relata.

Micaela Pardo Hernández actualmente trabaja en un puesto donde vende hule, otras trabajan limpiando casas, lavando y planchando ropa y entre todas intentar cubrir los turnos del plantón. Algunas ya no lo pueden hacer por su estado de salud. Arnulfo Reyes, el único hombre que las acompaña, es esposo de una de las trabajadoras; hace las guardias después de su trabajo para que no se queden solas en la noche.

Las trabajadoras resaltan que no piden limosna, sólo lo que por derecho les corresponde. “Llevamos un año, día y noche, afuera de la fábrica para luchar por nuestros derechos. No estamos pidiendo un favor, sólo que nos den lo que nos pertenece”, señala María Micaela Pardo.

María Vera dice que no es fácil estar allí: “es un sufrimiento, porque trabajo y quisiera llegar a mi casa a descansar, pero muchas veces tengo que venir a la guardia de la noche; además están las cosas de la casa y los hijos, pero esto es una lucha y hay que llegar hasta el final”.

El 26 de junio se cumple un año de que las trabajadoras se instalaron afuera de la maquila. “A veces es difícil estar todos los días, muchas compañeras viven muy lejos y no tienen trabajo, a veces  no hay ni para los pasajes, pero entre nosotras nos damos aliento para seguir en la lucha y no nos podemos rendir”, concluye María Esther Rodríguez.

30 junio del 2014

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Geografía   méxico   Reportajes   Reportajes México  

Dejar una Respuesta