Ocupando São Paulo

Carlos Cazalis

Habitar una mega ciudad del tamaño de São Paulo puede ser un proceso constantemente estresante y a menudo difícil en el día a día. La necesidad de encontrar refugio, un hogar, es una de las situaciones económicamente más difíciles, ya sea para rico o pobre. Para aquellos en el extremo inferior del espectro, la idea de una casa es un proceso constante en la adición de paredes, una habitación, un segundo piso y un techo durante un período prolongado de tiempo. Sin embargo, este proceso puede ser abruptamente terminado o nunca completado porque idealmente el residente espera poder salir del empobrecido ambiente de vivienda. Para aquellos que son lo suficientemente ricos como para construir la casa de sus sueños, ya sea en un rascacielos, como un hogar bien guardado, el miedo de dejarlo es tan grande como la necesidad de regresar a él con seguridad. Sin embargo, para aquellos que han elegido un auto-exilio y construido su hogar ideal lejos del caos urbano, escapando de las amenazas de la contaminación, el tráfico, el crimen y la superpoblación, el gran hogar en una comunidad amurallada finalmente evoluciona en una declaración ostentosa entre sus vecinos que viven el mismo sueño.

En los campos o en las ciudades, la problemática de la tierra continúa siendo una herida para el mundo globalizado. En Brasil, con el creciente negocio agrícola que todavía se basa en las grandes fincas, los productos primarios como el hierro, los granos, la celulosa, las carnes, el petróleo y el etanol han ganado un valor increíble en los mercados mundiales. Sin embargo, la explotación de estos productos ha promovido la expulsión de los agricultores de las viviendas rurales a una escala de miles de millones en todo el mundo. Según la ONU, la población mundial, en su mayoría rural, pasó a ser urbana en la última década. Por ejemplo, Sao Paulo ya está en camino de superar los 20 millones.

Excluidos de los campos por las misiones mundiales de energía, los campesinos que han sido privados de hogares dignos han emigrado e incluso inmigrado a viviendas de tugurios con agua potable o sin agua, alcantarillado inadecuado, transporte público deficiente, graves condiciones de desempleo, escuelas superpobladas y pocos hospitales. Dante habría estado orgulloso o quizás avergonzado de que su visión literaria se convirtiera en una realidad a través de África, Asia y las Américas. Brasil, una enrome economía mundial sigue estando en el centro del conflicto social debido a una distribución desigual de la tierra, aunque en un formato más diversificado económicamente. Este conflicto alimenta y profundiza la desigualdad, donde el capital continúa su desigual distribución junto a su todavía colonial relación y actitud entre la propiedad, los poderes políticos y económicos.

En las ciudades y tal vez Sao Paulo es el mejor ejemplo, el difícil y complejo proceso de acceso a la tierra para el hábitat es responsable del desarrollo continuo y a menudo explosivo de los barrios marginales y asentamientos ilegales. En su periferia, el Ministerio de Hábitat de Sao Paulo estima que más del 12% de la población de la ciudad vive en viviendas de tugurios, mientras que casi el 40% de los hogares en la ciudad son ilegales e informales. Aunque las confusiones surgen en todo el mundo en el registro de la tierra con las vallas que se construyen incontrolablemente, el corte o la extensión de la propiedad, la situación de Sao Paulo es uno de los más evidentes. El mercado residencial legal de Brasil cubre sólo el 30% de la población brasileña. Esta falta de legalidad es más evidente entre la clase media de Sao Paulo que a menudo se encuentra residiendo en los barrios pobres de la periferia. Entonces, las tierras descuidadas por el negocio inmobiliario son ocupadas por las clases inferiores y desafortunadamente tienden a ser aquellas que también estan bajo protección ambiental. En el caso de Sao Paulo, éstas se encuentran al margen de las reservas de agua de Billings y Guarapiranga, proporcionando más de un tercio del agua potable de la ciudad, con más de 1,5 millones de personas amenazando su potabilidad diaria con aguas negras.

Sin embargo, la ilegalidad urbana también es perpetuada por los ricos. Las comunidades cerradas en Sao Paulo son uno de los mercados inmobiliarios más lucrativos y crecientes. Las mansiones de Alphaville, ubicadas en el municipio periférico occidental de Barueri, en Sao Paulo, no sólo es el más rico del país, sino que está protegido por un ejército privado de mas de mil ejemplares. Muchas de las mansiones están construidas en terrenos estatales públicos. Estas comunidades cerradas, están habitadas también por jueces, políticos y autoridades públicas de todos los niveles. Ellos también están ocupando áreas verdes públicas y carreteras construidas con impuestos públicos.

Este fraude legal anárquico e incontrolado yuxtapone una revolución tranquila en la ciudad. Los habitantes de las periferias urbanas están desestabilizando la vieja ciudadanía. Lo han hecho no a través de las movilizaciones laborales comunes, sino a través de las luchas urbanas de las ocupaciones, adoptando la residencia ilegal, la construcción de viviendas ilegales e incluso una continua ocupación de la tierra en las periferias con sus conflictos derivados.

Uno de los ejemplos más exitosos fue la ocupación por cuatro años de la fábrica de textiles Prestes Maia 911, en el centro de São Paulo por el Movimiento Sem Teto do Centro, un movimiento que desencadenó una nueva serie de movimientos sociales en la ciudad, aprovechando los más de 40 mil edificios abandonados para exigir un hogar digno con una infraestructura urbana que permita su desarrollo social y educativo. Cabe destacar su importante papel en el desarrollo de un ambiente urbano sustentable, ya que estas fuerzas sociales han demostrado la importancia del poder comunal, a menudo carente de las comunidades más ricas establecidas para el individuo.

Si bien las estadísticas oficiales apuntan al declive del índice criminal de Sao Paulo, la verdad se encuentra en la periferia, donde es continua, pero no anotada porque se la considera un problema local que no afecta los intereses comunes del “ciudadano real”. Sin embargo el crimen organizado, como el del PCC (Primer Comando Capital) en 2006 paralizo a la capital financiera del país, fruto de la pobreza urbana, demostró su capacidad y obligo a las autoridades a renegociar el control del poder. Los ricos a los ricos, los pobres a los pobres. Hoy 2017, el estado de Espíritu Santo, esta sumido en un caos de crimen y homicidios después de una huelga policial por motivos muy similares. La delincuencia está definitivamente asociada a la pobreza en Brasil, sin embargo la ilegalidad y el crimen entre los poderosos es lavado y sombreado por aquellos que configuran y reescriben la ley para que no “aparezca” como crimen, por lo que prevalece la impunidad.

Historia Fotográfica

Este trabajo fotográfico está protegido por derechos de autor. Desinformémonos no puede autorizar su reproducción, por lo que se invalida la leyenda que aparece aquí abajo y que se incluye para el resto de las secciones.

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Sin categoría  

Dejar una Respuesta