En Movimiento

Raúl Zibechi

Movilización y organización de trabajadores precarios durante la pandemia

Una de las novedades positivas que se produjeron durante la pandemia de coronavirus, es la movilización y la organización de miles de repartidores precarios que trabajan para aplicaciones, sin la menor regulación ni derechos laborales. A grandes rasgos pueden observarse dos grandes tendencias: la protesta en la calle y la creación de cooperativas para ganar en dignidad y autonomía.

El 1º de julio fue una jornada de movilizaciones de los repartidores en Brasil (https://www.youtube.com/watch?v=q9Cl1qhH3jQ). Miles de jóvenes con sus motos y bicicletas se concentraron y manifestaron en las avenidas de las principales ciudades. El objetivo fue paralizar la entrega de comidas de tres grandes empresas del sector: Ifood, Rappi y Uber Eats. Como parte de la jornada de protesta, pidieron a los consumidores que los apoyaran no haciendo pedidos a través de las aplicaciones.

El movimiento comenzó en Sao Paulo tres meses atrás, en el shopping Plaza Sur, donde diariamente se reúnen decenas de trabajadores a la espera de ser llamados para un delivery. Uno de los grupos más activos, «Entregadores Antifascistas» (Repartidores Antifascistas), participó desde el principio en las movilizaciones contra el gobierno de Jair Bolsonaro (https://www.youtube.com/watch?v=iTVhpgxH8dY). Los videos de los repartidores tuvieron enorme acogida en las redes sociales.

Sus demandas giran en torno a una mayor transparencia en las formas de pago adoptadas por las plataformas, el aumento de los valores mínimos para cada entrega, más seguridad y el fin de los bloqueos y de las “exclusiones indebidas” de repartidores (https://glo.bo/38QJDPy).

Durante la pandemia comenzaron a menguar los ingresos, con una reducción de un tercio de lo que cada repartir percibe. Algunos de los aseguran que aún trabajando doce horas todos los días, no consiguen un ingreso adecuado. La disminución de los ingresos contrasta con el aumento considerable de los pedidos durante la pandemia.

Muchos repartidores se quejan de que no comprenden la lógica del algoritmo. Rodrigo Carelli, del Ministerio de Trabajo y de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, explica que “los aplicativos son opacos por naturaleza” y muy pocas personas pueden comprender cómo funcionan. “El hecho que los trabajadores no entiendoan cómo funciona, no es algo accidental sino intencional, está en la naturaleza de las plataformas” (https://glo.bo/38QJDPy).

La empresa Rappi, admitió que “el precio del flete varía de acuerdo con el clima, el día de la semana, el horario, la zona de entrega, la distancia a recorrer y la complejidad del pedido”, según el citado reportaje. Sin embargo, son decisiones unilaterales en las que no participan los repartidores.

La segunda tendencia que se registra es la creación de cooperativas de repartidores, en las más variadas geografías. El movimiento Coop Cycle es la cara más visible en los países del Norte (https://www.youtube.com/watch?v=VrtnZHJ2Ha8). Se trata, según dicen en su página web, de “una federación de cooperativas de entrega por bicicleta” que es “gobernada democráticamente por las cooperativas”. Se apoya en la solidaridad, la reducción de costos mediante la mutualización de los servicios y “una fuerza colectiva para negociar y para defender los derechos de lxs repartidorxs” (https://coopcycle.org/es/).

Se han creado otras cooperativas locales, como La Pájara en Madrid. Provienen de experiencias precarias en Glovo y Deliveroo y defienden “un proyecto sólido y sostenible, desarrollando oportunidades de trabajo seguro y digno” (https://lapajaraenbici.com). Declaran fomentar “la gestión democrática para apoyar el consumo responsable y el comercio de proximidad”, se inspiran en el ecologismo y en experiencias de cooperativas previas en Alemania e Italia.

La Pájara defiende un “reparto ético y cercano”, en tanto Mensakas en Barcelona propone un “reparto responsable” que permita un empleo digno para los repartidores (https://www.mensakas.com). Mensakas agrega que se propone formar una red de economía social y solidaria y fomentar la colaboración con otras cooperativas en base a la ayuda mutua. Ambas se orientan hacia el comercio de proximidad, el consumo responsable y el respeto por el medio ambiente.

En América Latina también surgieron organizaciones de repartidores, algunas vinculadas a los sindicatos, como el Sindicato de Motociclistas, Mensajeros y Cadete en Córdoba (Argentina), que formaron la Cooperativa Motomandados en marzo de 2019.

El profesor de Derecho Sidnei Machado, de la Universidad Federal de Paraná (Brasil), sostiene que la huelga del 1º de julio en su país fue convocada por “colectivos horizontales en comunidades dispersas”; que el movimiento cuenta con “el apoyo y el impulso organizativo de centrales sindicales y sindicatos de clase” y con la solidaridad de consumidores de los servicios de las plataformas (https://bit.ly/2CpgxdM).

La super-explotación del capitalismo de las grandes plataformas, parece estar encontrando límites con la organización y la protesta de nuevos actores colectivos, jóvenes y jóvenas de los sectores populares urbanos.

Una Respuesta a “Aprendiendo de las mujeres que luchan”

  1. Excelente como siempre. Ahora me surge desde ya hace un tiempo, cuando hace sus análisis sobre las bases no logro identificar que vaya a fondo con la región Argentina, por lo que entiendo este país es algo difícil de interpretarlo, ya que tenemos un gobierno progresista al poder que viene teniendo una pulseada con gobiernos de derecha, y las izquierdas o luchan x un puesto en el senado o se alinean tras los gobiernos progresistas sin la menor intención de una autonomía más que en lo discursivo. Agradecería en algún momento poder leerlo con estas cuestiones un poco más a fondo. Desde ya muchas gracias Zibechi, y gracias por compartirnos sus interpretaciones.

Dejar una Respuesta

Otras columnas