Deprimente infraestructura hospitalaria en México, detrás del #YoSoy17

desinformémonos

m3-440x293

Ciudad de México. “El sistema de justicia debe darle un trato diferente a las demandas médicas, porque los pacientes corren mayores riesgos debido a las condiciones tan precarias de trabajo y eso  también deben evaluarlas”, señaló el doctor Rafael Cervantes López, miembro del Colegio Médico de México-Fenacome, en el marco de la conformación del naciente movimiento #YoSoy17.

Cervantes López manifiesta que es importante poner en evidencia que el ejercicio médico está relacionado con las condiciones laborales, tanto de infraestructura como de equipo técnico, para poder desempeñarse mejor. “En la movilización señalamos muy claro que el sistema de salud mexicano está rebasado en cuanto a demanda de servicios y por lo tanto los médicos estamos sobrecargados de trabajo, lo que aumenta el riesgo de responsabilidad en el ejercicio de la profesión”.

El movimiento #YoSoy17 congrega a miles de  médicos en todo el país a partir de la orden de aprehensión contra 16 médicos del Hospital de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social, por una supuesta responsabilidad en la muerte de un menor de 15 años en Jalisco en el año 2010. El domingo 22 de junio, miles de médicos salieron a las calles a solidarizarse con sus compañeros de gremio. Miroslava Solórzano Patiño, médica cirujana y vocera del #YoSoy17, considera que no hubo negligencia por parte de los pediatras y que se les está tratando como a unos criminales y no como médicos.

Aunque para el movimiento lo prioritario es la defensa de los 16 médicos, agrega la doctora Solórzano, saben que falta mucho por hacer desde el punto de vista técnico y administrativo en el sistema de salud. Por ahora, dice, “ya se están planeando más acciones para seguir con la defensa de los compañeros y para que estas situaciones no se sigan repitiendo”.

La infraestructura hospitalaria en México es deprimente, se trabaja con muy poco equipo, no hay medicamentos y se desconfía en su calidad, “lo que crea muchos factores de riesgo en nuestra labor”, expresa por su parte el miembro de la organización Colegio Médico.

El Sistema Nacional de Salud de México está integrado por prestadores de atención médica del sector público, social y privado. De estos tres sectores, según el doctor Rafael Cervantes, parece que el único que ha mejorado es el  privado y sólo porque lo ha tomado como negocio.

Los sectores público y social se encuentran en condiciones mucho más deplorables, pues han sido afectados por los elevados costos de la atención: “el presupuesto se ha recortado y eso hace que tengamos carencia en personal, insumos, equipo, mantenimiento y conservación de las instalaciones”, demanda el médico López.

México reformó el sistema de seguridad social y dejó sólo al 50 por ciento de la población con un servicio médico, en el que se permitió la reversión de impuestos a los patrones, informa el doctor Rafael Cervantes en entrevista con Desinformémonos: “eso impidió que se invirtiera en infraestructura en el sector público y ahora se ha manejado la atención universal, pero sin haber incrementado la estructura física para poder darla; el sistema nacional de salud que debería cumplir con las leyes constitucionales, como el derecho a una medicina igualitaria, distingue entre los del Seguro Popular con pago y sin pago, y entre los que pagan poco y de los que pagan más”.

El Sistema Nacional de Salud es discriminatorio, detalla el doctor Cervantes. Desde los diferentes colegios y asociaciones médicas, señala, se impulsa que la atención sea integral, fortalecida y con un contenido tecnológico para cada establecimiento, de tal forma que se reciba la misma atención desde un funcionario público a una persona que no tiene trabajo y que se va a atender en el Seguro Popular.

Sobre las negligencias en estados como Oaxaca, que han llenado en los últimos meses las páginas de los diarios, el doctor considera que hay grandes diferencias en la medicina que se practica en el norte, en el centro y en el sur del país: “si usted tiene un ginecólogo para atender 15 partos en una noche y se le juntan además otros pacientes, pueden pasar muchos accidentes o muchas desatenciones que son consideradas negligencia, pero se le da información a la gente que no corresponde a la realidad; los medios han malinterpretado bastante los hechos”, asegura.

El movimiento #YoSoy17, ha manifestado la importancia de modificar la reglamentación actual que se utiliza para juzgar a un médico, de tal modo que el consentimiento informado que se hace antes de cualquier intervención riesgosa sea un argumento real de responsabilidad y no un trámite meramente administrativo.

“Nos amenazan con crear una fiscalía para evaluar la calidad de la atención de la población universal, pero no nos explicamos cómo va funcionar esa entidad, si seguimos trabajando en condiciones tan precarias que se convierten en alto riesgo para practicar nuestra labor. Ése es el trasfondo de la movilización”, manifiesta Rafael Cervantes, médico gastroenterólogo.

Desde los colegios, asociaciones y gremios que convocan a las y los médicos de México, se ha propuesto una iniciativa para que se delibere la despenalización del acto médico, igualmente exigen que los jueces encargados, antes de dictar cualquier sentencia, consulten a un cuerpo colegiado y al Consejo correspondiente que pueda dar una opinión  más adecuada, porque tienen el conocimiento de la medicina y conocen el funcionamiento de cada uno de los médicos, y no un forense u otro funcionario sin este conocimiento .

“Demandamos que se respete la profesión y se le dé un trato de acuerdo a nuestras actuales condiciones de trabajo, Nuestro verdadero compromiso es con el pueblo mexicano; solicitamos que estas fiscalías también sirvan para ver el abasto, las condiciones de trabajo”, indica Rafael Cervantes, y añade que es importante que se transparente el sistema y rindan cuentas quienes manejan los fondos de la salud.

Después de mencionar algunos problemas que padece el sistema de salud, el miembro del Colegio Médico de México, concluye que es necesaria una reestructuración al sistema que se ha propuesto desde los colegios; que se cambie el concepto ético y se respete la dignidad de las y los mexicanos; que el Estado vuelva a tomar la rectoría en materia de salud, pues “la reforma que se dejó trunca en 1988, demostró que se podía consolidar un sistema de salud, como se hizo en algunos estados, siempre y cuando haya voluntad de los gobernadores para hacerlo”.

Por medio de la reforma, los diferentes gremios como el Colegio Médico, en vocería del doctor Cervantes López, esperan crear criterios para un uso adecuado de la tecnología y de los recursos que se tienen, para poder dar una atención médica integral y universal a la población; que sea acaben las diferencias entre quienes reciben una atención médica de calidad y una medicina casi descalza padecemos el sector público de México”.

En el tema de jurídico, la doctora Miroslava Solórzano, expone que se está trabajando en una propuesta para la reforma del Código de Procedimientos Penales, con el objetivo de que se revise el trato que se le da a un médico.

La vocera del movimiento en defensa de los 16 médicos de Jalisco, concluye: “vamos a iniciar la comunicación necesaria con los actores políticos, para que se revisen los procesos por los cuales un médico es juzgado y llegar a la profesionalización de los peritos que participan en los actos de negligencia médica. No queremos que nos traten como criminales, exigimos respeto a nuestra labor, porque nos preparamos mucho para ejercerla”, dice.

30 junio del 2014

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Geografía   méxico   Reportajes   Reportajes México  

Dejar una Respuesta