Las verdaderas condiciones de los trabajadores agrícolas en los campos del norte

David Bacon

BURLINGTON, WA - Fuera del campo de trabajo, los hijos de los huelguistas en Sakuma Farms establecieron su propia línea de piquete en una cerca en la puerta. Su letrero dice Justicia Para Todos.
SANTA MARÍA, CA - Hieronyma Hernández toma las fresas mientras se mueve por una fila, llenando las cajas de plástico que más tarde aparecen en los estantes de los supermercados.
HOLLISTER, CA - En la Biblioteca Pública de Hollister, las mujeres Triqui bailan al ritmo de la música tradicional de sus comunidades en Oaxaca. Hollister es otro centro de personas Triqui en California.
STOCKTON, CA - Angela Ruiz y Claudia Díaz son dos campesinas lesbianas que contaron sus historias como parte del Proyecto Poderoso, un proyecto iniciado por California Rural Legal Assistance, para poner fin a la discriminación contra los trabajadores agrícolas homosexuales y lesbianas en las zonas rurales de California.
CHOWCHILLA, CA - Ana Lilia Ávila, una inmigrante de Acapulco, Guerrero, coquetea con Heronimo López, un inmigrante mixteco de San Juan Mixtepec, Oaxaca, mientras trabajan recogiendo pimientos. Ella solía trabajar en restaurantes en Acapulco, pero no ganaba lo suficiente para vivir, así que vino con su familia a Fresno.
REEDLEY, CA - Tres trabajadores agrícolas mexicanos comparten un pequeño campamento bajo los árboles. Lo llamaron vivir "sin techo". Humberto viene de Zihuatanejo en Guerrero. Pedro, que lleva un arete en el oído, viene de Hermosillo, en Sonora. Ramiro viene de un pequeño pueblo en la jungla lancandona de Chiapas, a medio camino entre Tapachula, en la costa, y Palenque, el sitio de las ruinas mayas. Ninguno de los hombres ha trabajado más de unos pocos días en los últimos meses. Los riteros (personas con furgonetas que les dan a los trabajadores paseos a los campos para trabajar) no los recogerán, porque dicen que viven con los vagabundos.
TAFT, CA - Ignacio Cruz Cruz, Marcelino Cruz Cruz, Francisca Santiago Bautista, Antonio Santiago Bautista, Teresa Santiago González, Lourdes Cruz Santiago (bebé), José Domingo Cruz Morales y Antonio Cruz Morales. Esta familia extensa es parte de una comunidad de trabajadores mixtecos de Oaxaca, que viven en Taft.
TAFT, CA - Horacio Torres, un trabajador agrícola de Mexicali, recoge cebollas a altas horas de la noche. Los cosechadores de cebolla a veces trabajan de noche, para obtener tantas horas de trabajo como sea posible, y también debido al calor durante el día. A los trabajadores no se les pagan horas extras por el trabajo nocturno.
COACHELLA, CA - Miembros de la comunidad purépecha en el Valle de Coachella se reúnen por la noche para ensayar la Danza de los Ancianos, preparándose para realizarla durante una procesión que celebra la Virgen de Guadalupe en Navidad. El ensayo ocurre al aire libre en el campamento de remolques de Chicanitas.
MECCA, CA - Rafael y su nieto Ricardo López trabajan recogiendo uvas en el Valle de Coachella. Vienen de San Luis, Arizona, y viven en su camioneta en un estacionamiento en La Meca durante la cosecha. Ricardo dice: "Así es como imaginé que trabajaría aquí con mi abuelo y dormir en la camioneta. Pero sería mejor si nos pusieran apartamentos en los que vivir. Hace calor por la noche y es difícil dormir. hay muchos mosquitos, y las luces grandes están encendidas toda la noche. Hay muy pocos servicios aquí, y los baños están muy sucios. Por la noche hay mucha gente aquí, yendo y viniendo. Nunca se sabe lo que puede pasar, es un poco peligroso. Pero mi abuelo tiene mucha experiencia y sabe cómo manejarse solo. Estoy trabajando aquí para ahorrar dinero para la escuela. Miro lo duro que ha trabajado mi abuelo. Me dice que me eduque, por lo que No estaré en la situación en la que él se encuentra. No quiero hacer trabajo de campo por el resto de mi vida porque es un trabajo muy duro y la paga es baja. Pero estoy feliz de estar aquí porque voy a ir para ganar dinero."
COACHELLA, CA -Una cuadrilla de trabajadores agrícolas cosecha lechuga romana para Pamela Packing Company cerca de La Meca, en el Valle de Coachella. Esta cuadrilla corta y empaca la lechuga en cajas en el suelo, la forma en que se organizó la cosecha de lechuga hasta la década de 1990. Este sistema le dio a los trabajadores de la lechuga control sobre la velocidad del trabajo y la cantidad de corte. Los productores reemplazaron este sistema de trabajo en la mayoría de los lugares con máquinas de lechuga, para terminar con el control de la cosecha por parte de los trabajadores.
SAN DIEGO, CA - José González, coordinador de San Diego del Frente Binacional de Organizaciones Indígenas, insta a los trabajadores agrícolas que viven en la ladera Del Mar a participar en la gran marcha por los derechos de los inmigrantes el Primero de Mayo de 2006. Los trabajadores se reúnen alrededor del camión de comida en el parte inferior del barranco debajo del campamento para comprar comida o ropa, recargar celulares y socializar con amigos.
Rómulo Muñoz Vazquez
FRESNO, CA - Raymundo Guzmán y su compañero, Miguel Villegas, hacen un rap en Mixteco en un lugar fuera de Fresno, donde los trabajadores agrícolas indígenas se reúnen para comer, beber y escuchar las últimas creaciones de la pareja que combina la cultura tradicional con la música de las calles y barrios de EE. UU.

A fines de la década de 1970, los trabajadores agrícolas de California fueron los mejor pagados en los Estados Unidos, con la posible excepción de los trabajadores azucareros y de piña en Hawai. En la actualidad, las personas están atrapadas en trabajos que pagan el salario mínimo y, a menudo, menos, y en su mayoría no pueden encontrar trabajo permanente durante todo el año.

En 1979, United Farm Workers negoció un contrato con Sun World, un gran productor de cítricos y uvas. El salario mínimo del contrato era de $ 5.25 por hora. En ese momento, el salario mínimo era de $ 2.90. Si la misma proporción existiera hoy, con un mínimo estatal de $ 10.50, los trabajadores agrícolas ganarían el equivalente a $ 19.00 por hora.

Hoy los trabajadores agrícolas no ganan ni cerca de $ 19.00 por hora. En 2008, el demógrafo Rick Mines realizó una encuesta a 120,000 trabajadores agrícolas migrantes en California de comunidades indígenas en México -Mixtecos, Triquis, Purepechas y otros- contando los 45,000 niños que viven con ellos, un total de 165,000 personas. “Un tercio de los trabajadores ganaba por encima del salario mínimo, un tercio informaba que ganaba exactamente el mínimo y un tercio informaba que ganaba por debajo del mínimo”, descubrió.

En otras palabras, los productores estaban pagando un salario ilegal a decenas de miles de trabajadores agrícolas. El registro de casos de la Asistencia Legal Rural de California es una extensa historia de batallas para ayudar a los trabajadores a reclamar salarios ilegales e incluso no pagados. Los trabajadores indígenas son los inmigrantes más recientes en la fuerza de trabajo agrícola del estado, y los más pobres, pero la situación no es drásticamente diferente para los demás. El ingreso medio es de $ 13,000 para una familia indígena, la mediana para la mayoría de los trabajadores agrícolas es de alrededor de $ 19,000 o más, pero aún lejos de un salario digno.

Los bajos salarios en los campos tienen consecuencias brutales. Cuando comienza la vendimia en el este del Valle de Coachella, los estacionamientos de pequeños mercados en los pueblos de trabajadores agrícolas como La Meca están llenos de trabajadores que duermen en sus automóviles. Para Rafael López, un trabajador agrícola de San Luis, Arizona, que vive en su camioneta con su nieto, “los propietarios deben proporcionar un lugar para vivir ya que dependen de nosotros para recoger sus cultivos. Deberían proporcionar viviendas, al menos algo más cómodo que esto”.

En el norte del condado de San Diego, muchos recolectores de fresas duermen al aire libre en las laderas y en los barrancos. Cada año, el sheriff del condado levanta algunos de sus campamentos, pero para la próxima temporada los trabajadores han encontrado otros. Como Romulo Muñoz Vásquez, que vive en una ladera de San Diego, explica: “No hay suficiente dinero para pagar el alquiler, la comida, el transporte y todavía falta para enviar a México. Me imaginé que cualquier lugar debajo de un árbol serviría”.

Lo que agrava el problema de los bajos salarios es la falta de trabajo durante los meses de invierno. Los trabajadores tienen que ahorrar lo que puedan mientras tienen un trabajo para ayudarlos. En los pueblos de fresas del Valle de Salinas, la tasa de desempleo normal del 10% se duplica después de que la cosecha finalice en noviembre. Si bien algunos pueden cobrar el desempleo, el 53% estimado que no tiene un estatus migratorio legal no puede recibir beneficios.

Sin embargo, las personas tienen fuertes lazos comunitarios debido a la cultura y el lenguaje compartidos. Los trabajadores agrícolas en California hablan veintitrés idiomas, provienen de trece estados mexicanos diferentes y tienen una rica cultura de música, baile y comida que unen a sus comunidades. Los trabajadores agrícolas migrantes indígenas participan en marchas por los derechos de los inmigrantes y organizan sindicatos.

Los inmigrantes indígenas han creado comunidades a lo largo de la ruta norte desde México hasta los Estados Unidos y Canadá. La migración es un proceso económico y social complejo en el que participan comunidades enteras. La migración crea comunidades, que hoy plantean preguntas desafiantes sobre la naturaleza de la ciudadanía en un mundo globalizado. La función de estas fotografías, por lo tanto, es ayudar a romper el molde que nos impide ver esta realidad.

El derecho a viajar para buscar trabajo es una cuestión de supervivencia para millones de personas, y una nueva generación de fotógrafos documenta hoy los movimientos por los derechos de los migrantes tanto en México como en Estados Unidos (con su paralelismo con el movimiento por los derechos civiles de las generaciones pasadas) . Al igual que muchos otros en este movimiento, utilizo la combinación de fotografías e historias orales para conectar palabras y voces a imágenes; en conjunto, ayudan a capturar una realidad social compleja, así como las ideas de las personas para cambiarla.

Hoy el racismo está vivo y fuerte, y la desigualdad económica es mayor ahora de lo que ha sido durante medio siglo. La gente está luchando por su supervivencia. Y está sucediendo aquí, no solo en países distantes y seguros a medio mundo de distancia. Como organizador sindical, ayudé a las personas a luchar por sus derechos como inmigrantes y trabajadores. Todavía estoy haciendo eso como periodista y fotógrafo. Creo que los fotógrafos de documentales están del lado de la justicia social: deberíamos involucrarnos en el mundo y no tener miedo de intentar cambiarlo.

Voy a ser un rapero con una conciencia – Raymundo Guzmán

Era muy joven cuando mi madre me llevó a trabajar por primera vez en el campo: tenía unos ocho o diez años. Al principio solo ella y mi hermano mayor estaban trabajando. Mi hermano trabajaría con ella, mientras que el resto de nosotros fuimos a la escuela. Ella me llevó a los campos para que yo pudiera comenzar a aprender, para estar lista cuando tuviera la edad suficiente para trabajar.

Solo eran sus hijos y nosotros, y ella no podía ganar lo suficiente para ayudarnos a todos. Vendió tamales y chicharrones e intentó ganar dinero de cualquier forma que pudo. En diciembre ella poda los árboles. Ella fue nuestra madre y padre. Ella tenía que cuidarnos. Cuando no había trabajo en el campo, mataba a un cerdo y hacía tamales, hacía mole y cosía.

Mis recuerdos de esos tiempos son buenos porque estaba trabajando con mi familia y la gente de mi ciudad natal. Todos venimos de la misma ciudad en Oaxaca, San Miguel Cuevas. Cuando llegué por primera vez a Fresno solo hablé Mixteco. Tuve que aprender español para hablar con otras personas en la calle y en la escuela.

Me gradué de la preparatoria. Fui el primero en mi familia en hacerlo. Mi madre estaba tan orgullosa de que ella me invitó a una fiesta. Se sintió bien pararse en el escenario y escuchar mi nombre. Sin embargo, me sentí triste inmediatamente después, porque no sabía qué hacer con mi diploma. Es como lograr algo tan grande, y luego todo se viene abajo. Es muy deprimente

Ya estaba trabajando en el campo, así que de hecho perdí un día de trabajo para la práctica de graduación. Fui a trabajar a Oregón justo después de graduarme, porque estaba ahorrando para comprar un automóvil. Pero el dinero parece escaparse. No es mucho para empezar. El dinero que gana en una semana se destina a alquileres, alimentos, combustible y la factura del teléfono celular.

Voy a ser una estrella de rap. Creo que voy a ser grande, pero voy a ser un rapero con conciencia. Mi ídolo es Tupac Shakur. Habló sobre política y contó la verdad sobre todos los niños en la pobreza. Él habló sobre nuestras vidas. Es como Tupac solía decir, somos una flor que creció en concreto. Puedes ver que la rosa y el tallo están retorcidos, pero crecieron del concreto duro. Somos del barrio, pero vamos a aparecer. Algunas personas pueden no querer que logremos mucho, pero también somos humanos.

Aquí en la acera – Rómulo Muñoz Vázquez

En San Pedro Muzuputla, de donde soy, somos muy pobres y tengo cuatro hijos. Esta es la segunda vez que voy a Estados Unidos y vivo en este campamento de San Diego desde hace un año. Cuando recién llegué alquilé un departamento, pero no pude ganar suficiente dinero para pagar el alquiler, la comida, el transporte y todavía me queda dinero para enviar a México. Pensé que cualquier lugar debajo de un árbol serviría, así que le pregunté a un compañero de trabajo y él me habló de este lugar. Compré un poco de nylon y una lona para el techo, y construí mi cabaña yo mismo. Mi objetivo principal es ahorrar dinero y enviarlo a mi familia.

Somos forasteros. Si fuéramos nativos aquí, probablemente tendríamos un hogar donde vivir. Pero no ganamos lo suficiente como para pagar el alquiler. Somos pobres y no podemos darnos el lujo de ir a otro lado.

Aquí en el campamento, muy pocos hablan español. La mayoría solo habla su lengua indígena. Los de Guerrero hablan un idioma; la gente de San Pedro Muzuputla habla otro. Hablamos amuzceñas. No entendemos Mixteco o Triqui, es muy diferente. Por eso es bueno hablar español.

Cuando no estamos trabajando, estamos buscando trabajo. Algunas veces, los estadounidenses se detienen, y aunque sólo nos comunicamos por señales manuales, pueden decirnos qué trabajo quieren hacer. Me golpearon en el trabajo hace cinco años, en un rancho cerca de la autopista en San Diego. El jefe nos preguntó por qué no estábamos trabajando duro. Le dije que no éramos animales y que teníamos derechos. Aún recuerdo todo lo que me hicieron después.

Otras galerías de Fotoreportaje

Dejar una Respuesta