El reportaje según Rodrigo Moya

Rodrigo Moya

1 rodrigo moya

El fotógrafo Rodrigo Moya nació en Medellín, Colombia, y se nacionalizó mexicano. Su trabajo más notable lo realizó entre los años 50s y 60s, cubriendo especialmente temas sociales, haciendo énfasis en los movimientos guerrilleros de Latinoamérica. Es de los creadores más completos y reconocidos en México y el extranjero por su calidad visual e intelectual, así como por la consciencia de conservación y catalogación de su acervo fotográfico, convirtiendo su obra en un atractivo para coleccionistas nacionales e internacionales.

Niño otomí
Niño otomí
Valle del Mezquital, Ixmiquilpan, Hidalgo, 1955.
« 1 de 16 »

En abril de 1955, a los veintiún años de edad, hice mi primer reportaje en la zona de El Mezquital, al lado del periodista Ricardo Toralla. No supe siquiera si el reportaje se publicó, y en dónde, pero conservo los negativos. Poco después entré a la planta de fotógrafos de la revista Impacto, donde en pocos años hice decenas de reportajes, además de la información cotidiana. Viéndolo seleccionar fotos y diseñar a trazo grueso las páginas, fue como aprendí de Regino Hernández Llergo, director de Impacto, los principios del reportaje fotográfico. También aprendí a ver con los ojos bien abiertos lo que se publicaban en las revistas norteamericanas y europeas, que privilegiaban su espacio para reportajes fotográficos desplegados a ocho o más páginas.

Visto en perspectiva, digo que en la mitad del siglo XX raramente se hacían verdaderos reportajes en México. Se le llamaba reportaje a un conjunto afortunado de fotos sobre un mismo tema, tomadas generalmente en un solo día, o sobre una acción que sucedía vertiginosamente. No había un proyecto previo presentado por el fotógrafo, por un reportero o la dirección de la revista. Tampoco había patrocinio para movilizaciones a lugares lejanos, facilidades de trabajo, material suficiente, viáticos, tiempo, salario asegurado. Hubo notables excepciones, pero en general el reportaje carecía de profundidad y se improvisaba sobre la mesa de redacción cuando un buen conjunto de fotos merecía el agregado de un redactor, o en mi caso, con frecuencia, el de mis propios textos. Los mejores reportajes en ese tiempo fueron iniciativas personales de fotógrafos independientes, que escasamente podían recuperar el tiempo y los materiales invertidos.

El historiador Alberto del Castilllo Troncoso, estudioso de la fotografía de prensa mexicana, y en particular de mi trabajo entre 1955 y 1967, ha localizado en las hemerotecas más de un centenar de reportajes o conjuntos de fotos hechos por mí. Algunos son verdaderamente reportajes, pero otros son series de fotos tomadas en distintos tiempos y espacios, a las cuales en algún momento yo mismo les daba congruencia con un texto propio o ajeno, para inducir su publicación.

Aparte de series sencillas que llamaban reportajes sin serlo en realidad, sí logré varios para mí memorables. Recuerdo mi cobertura, a título personal, del movimiento estudiantil y el del Movimiento Revolucionario del Magisterio en 1958, que fueron censurados cuando se desató la represión. También aprecio lo que hice sobre los recolectores de ixtle y candelilla en el norte de México. Pero los más importantes para mí para estuvieron ligados a las luchas revolucionarias en Guatemala, Venezuela, Panamá, República Dominicana en plena invasión norteamericana, y Cuba en 1964, ya en la construcción socialista.

Rodrigo Moya, julio de 2008

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras galerías de Historia Fotográfica

2 Respuestas a “El reportaje según Rodrigo Moya”

Dejar una Respuesta