• Home
  • méxico
  • Toman miles de personas las calles de la Ciudad de México para exigir “verdad y justicia” en el segundo aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Toman miles de personas las calles de la Ciudad de México para exigir “verdad y justicia” en el segundo aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Redacción Desinformémonos

image

Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro

Ciudad de México | Desinformémonos. El artista plástico Gabriel Macotela pinta los rostros de los 43 normalista desaparecidos frente al Ángel de la Independencia. Derrama pintura blanca en el asfalto y va conformando los rostros de quienes no están desde hace dos años. Es el inicio de la multitudinaria manifestación que inundará la avenida Reforma rumbo al zócalo capitalino, donde varias decenas de miles de personas escuchan a los padres y madres de Ayotzinapa repetir su dolor. Se dicen hartos y burlados por el gobierno, pero en pie. “Nos tienen que entregar a nuestros hijos. Hace dos años como a las tres de la tarde fue la última vez que hablé con él y le dije: ‘hijo te quiero mucho’, quizá con algún presentimiento”, dice, desde el templete, la madre de Jorge Aníbal, uno de los 43.

A las 16:30 horas arranca la marcha. Tres horas después llega al zócalo capitalino invadido por carpas de una feria privada. Pero nada contiene al río humano que se apodera de la plancha. Desde ahí, a un costado de Palacio Nacional, Hilda Legideño, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, insiste: “no podemos permitir que sigan desapareciendo más jóvenes y continuaremos buscando”.

Los jóvenes prevalecen. Las y los normalistas del país se dan cita y en filas ordenadas marchan detrás de los padres y madres que encabezan la movilización. Siguen los universitarios de la UNAM, del Politécnico, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), a cuya cabeza marcha el rector Hugo Aboites.

La música, el baile y el performance aparece en el trayecto. Prevale la consigna de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” y una y otra vez se la hace el conteo del uno al 43 que termina con el emblemático grito de ¡Justicia!.

Un grupo de niños y niñas en compañía de sus padres elevan pancartas con la leyenda: “Queremos crecer, no desaparecer”, mientras, desde el templete, Carmelita Cruz, madre de Jorge Aníbal, sentencia: “Yo no quisiera estar aquí, pero estoy aquí por este maldito gobierno, porque no nos lo entregado este maldito gobierno”.

“Nuestros hijos”, añade Hilda Lejideño, “no tienen precio, son lo más valioso que tenemos y seguiremos exigiendo justicia para que Tomás Zerón y Murillo Karam sean investigados. A pesar de que han pasado dos años no los hemos encontrado, y si no luchamos nosotros, al rato serán otros padres los que llorarán”.

“Somos 43 padres desesperados por no saber dónde están nuestros hijos. Dónde está la justicia para la gente guerrerense y la gente de México. Estamos con la esperanza del mecanismo de la CIDH. No nos vamos a cansar, buscamos verdad y justicia”, dice otra de las madres.

Hay en la marcha indígenas, campesinos, obreros, profesores disidentes de la CNTE, colonos y muchas de las luchas que se dan en el país en defensa del territorio, como Xochicuautla y el infaltable Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco. Un contingente convocado por La Sexta zapatista se une a todo el trayecto y su fuerza es agradecida por los padres y madres de Ayotzinapa, que apelan una y otra vez a que nos los dejen solos.
Las consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto recorren de punta a fin la movilización. Al final, un grupo de jóvenes quema un muñeco con la figura presidencial, a quien acusan sin cesar de “asesino”. Y “represor”. Mientras, el ejecutivo viaja a Colombia para participar en la firma de paz del país sudamericano, lo que provoca la burla de los manifestantes.

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de méxico  

Dejar una Respuesta