¡Silencio, silencio que se oyen voces!

Gloria Muñoz Ramírez

21686882_1692929240748761_2083554053510502526_o

Ciudad de México I Desinformémonos. ¡Silencio, silencio que se oyen voces!, gritan los rescatistas a la muchedumbre que se junta para apoyar en avenida Álvaro Obregón número 286, colonia Roma; al igual que en el edificio de San Luis Potosí y en el de la calle de Tamaulipas, en la Condesa, donde hasta la medianoche no dejan de llegar brigadas de voluntarios con víveres, medicamentos, agua, lámparas y demás apoyo solidario.

Durante la primera noche del temblor se vuelca la sociedad civil a las calles, mientras siguen los trabajos de rescate en los más de 80 edificios y casas afectadas en la Ciudad de México por los sismos de 7.1 en escala de Richter con epicentro en Morelos.

Este sector de la delegación Cuauhtémoc no duerme. Se instala un comedor comunitario en la calle Mérida, a donde llegan decenas de personas a preparar comida para los vecinos; mientras brigadas de gente en motocicletas, bicicletas, camionetas y a pie acuden a los centros de acopio y a las zonas afectadas.

En las esquinas oscuras, grupos de jóvenes controlan el tránsito; La gente les agradece y les lleva café y alimentos, pero ellos no bajan la guardia y no dejan ni un segundo su labor de agentes de tránsito.

En el recorrido nocturno se observa a cientos de personas en las calles por miedo a que se derrumben sus viviendas, pues hay miles de inmuebles afectados, mientras un hospital de avenida Álvaro Obregón saca las bancas al camellón para que descansen los familiares de los pacientes.

Familias enteras reparten agua, café y comida preparada a los grupos que permanecen afuera de sus casas, pero las demandas más urgentes son pilas, seguetas, lazos y lámparas.

La gente se abraza en las calles oscuras, se sientan en las banquetas, se saludan como si se conocieran y se ofrecen ayuda.

Es la cara del México profundo y adolorido, el que responde en un instante. El chilango chido.

Fotos: Luis Jorge Gallegos

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de méxico  

Dejar una Respuesta