Se fortalecen las radios libres en Guerrero

Texto y Fotos: Jaime Quintana Guerrero

IMG_3164

Guerrero, México.Para hacer escuchar nuestra palabra, aprender de las experiencias de otras comunidades y conservar nuestras tradiciones es fundamental estar organizados para crear y gestionar nuestros propios medios de comunicación con el permiso y la legitimidad no otorgados por el Estado, sino por nuestros pueblos, coinciden miembros de diversas radios comunitarias del estado de Guerrero.

La sede de la Policía Comunitaria, ubicada en San Luis Acatlán, Costa Chica del estado de Guerrero, fue el punto de reunión para el Encuentro de Radios Comunitarias de Guerrero. Hasta este lugar, llegaron las radios Ñomndaa (La Palabra del Agua), de Suljaa’; Uan Milahuak Tlajtoli (Sembramos palabras para cosechar esperanzas), de Chilapa; Voces Nuestras, de Ayotzinapa; Radio UNISUR, de Cuajinicuilapa; Vaza Radio, de Tlapa; La Voz de los Pueblos, de Espino Blanco; La Voz de la Costa Chica, de San Luis Acatlán y Radio Despertar de mi Pueblo, de Chilixtlahuaca.

Luego de dos días de reunión las radios asistentes acordaron conformar una estructura de organización a la que llamaron Red de Radios Comunitarias y Medios Libres de Guerrero, cuya finalidad es la de compartir y difundir la información de las diferentes comunidades, pueblos y regiones.

El aire por donde viaja palabra y se fortalece la defensa de las radios como patrimonio de los pueblos, explican en el documento final, “es también el territorio en el que producimos nuestros alimentos y reproducimos nuestra identidad cultural”.

Uno de los acuerdos fue trasmitir Noticias de mi Pueblo, un noticiero que se trasmitirá en las lenguas tu’unsavi, ñomndaa, nahua, me’phaa y español. Será una construcción colectiva desde los pueblos, de la región Centro, Montaña y Costa Chica.

Román Hernández, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, apunta en entrevista con Desinformémonos: “Nosotros hemos encontrado elementos en declaraciones, convenciones y tratados internacionales, recursos que sustentan el ejercicio a la libertad de expresión y de información”.

En la declaración final del encuentro, las Radios Comunitarias de Guerrero explican que los pueblos se han organizado para crear sus propios medios de comunicación con el permiso y la legitimidad de sus comunidades, cuyo espíritu está recogido en Los Acuerdos de San Andrés y tiene el respaldo de diversos instrumentos legales vigentes en México como la propia Constitución mexicana, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El defensor de derechos humanos del centro Tlachinollan, organización que acompaña a diversos pueblos y comunidades de la montaña, explica que la importancia de la Red de comunicación comunitaria “surge de la necesidad de tener un trabajo articulado en el ejercicio de los derechos colectivos, en la promoción al acceso a la información, a la libertad de expresión y a la autodeterminación.

En esta Red están vinculados distintos procesos de estudiantes, comunidades y procesos urbanos, y, ante una eventual embestida de desmantelamientos de radios comunitarias, vemos la necesidad de juntarnos y de reaccionar de manera conjunta ante una posible agresión.

Estamos en el camino de fortalecer y aprender. Necesitamos informar a las comunidades, nos conocemos en el territorio. En el 2008, estuvimos con Radio Ñomndaa cuando ocurrió la agresión y desmantelamiento de la radio. Ahora, estamos con los normalistas de Ayotzinapa, donde la policía del estado ejecutó a Jorge Alexis Piña y a Gabriel Echeverría, y por eso ahora los estudiantes han decidido impulsar una radio”.

Ante la necesidad de resistir de forma organizada al desprecio, el despojo, la explotación y la represión que el sistema capitalista impone a nuestros pueblos y comunidades “queremos hacer escuchar nuestra palabra y nos hemos organizado para crear nuestros propios medios de comunicación con el permiso y la legitimidad de nuestros pueblos”, explican los miembros de la Red.

Román Hernández sostiene que se busca que “la comunidad se extienda de la Costa a la Montaña, de una escuela a la comunidad, desde Guerrero a el país. La idea es tejer lazos. La información va a llegar a las comunidades por medio de las radios comunitarias porque los medios masivos nunca van hacer algo por las comunidades”.

La recién creada Red expone entre sus principios la lucha contra la marginación y el desprecio contra los grupos indígenas, tal como se mencionaba hace más 17 años en las discusiones en Chiapas en el Documento de asesores del EZLN durante los Diálogos de San Andrés en materia de comunicación.

Es derecho de la sociedad nacional tener acceso a las voces de todos aquellos que la integran. Es derecho de la sociedad comunicarse tanto con el mundo exterior como a su interior. Este derecho no se ha cumplido, dado que un amplio sector de la sociedad, y en especial los pueblos indios, han sido privados de los medios que les permitan hacer oír su voz. El diálogo cultural de los pueblos indios, e intercultural con el resto de la nación y el mundo, a través de los medios de comunicación, es uno de los instrumentos más importantes para combatir el racismo, la marginación y el aislamiento imperantes en nuestro país, que afectan especialmente a los pueblos indios. En esta marginalidad y aislamiento, la sociedad nacional se aísla y margina a sí misma. El uso y apropiación de los medios de comunicación por parte de los pueblos indígenas está intrínsecamente vinculado con el proceso de autonomía”.

La Red de Radios Comunitarias y Medios Libres acordó en sus definiciones el respeto y fomento de la autonomía de cada radio y cada pueblo, apoyo mutuo, solidaridad, lucha contra el capitalismo, independencia de los partidos políticos y del gobierno. También se manifestaron en contra del proselitismo religioso y en pro del trabajo autogestivo, la defensa de la identidad y el ejercicio de los derechos colectivos. La Red no tiene representantes y las decisiones se toman por consenso y en asamblea.

Las radios de estudiantes, indígenas, de pueblos y comunidades y de migrantes indígenas en ciudades lograron acordar principios de camino y construcción.

Gerónimo, estudiante y locutor de la radio La Voz del Pueblo, que transmite en el centro de Cuajinicuilapa y es parte de la Universidad Intercultural de los Pueblos del Sur (UNISUR), comenta en entrevista: “Nosotros somos una radio con visión comunitaria. Nos estamos reuniendo con nuestras experiencias y compartiendo la visión de cada radio comunitaria, para después transformar el conocimiento. Estamos entrando todos, nadie se puede regresar, somos un conjunto. Somos una red comunitaria, porque así pensamos, como pueblos.

Pasamos lo que sucede en cada pueblo, cómo se resuelven los conflictos agrarios, los problemas de salud. Cómo no se resuelven y cómo se resuelven. Compartir con la Red estas problemáticas es la tarea”.

La UNISUR inició su andar en el 2007, con cuatro unidades académicas: Santa Cruz El Rincón, Cuajinicuilapa, Xochistlahuaca y Xalitla, y es fruto de dos luchas, la de los indígenas en 1991 y la del movimiento magisterial del estado.

Uan Milahuk Tlajtoli (Sembramos palabras para cosechar esperanzas) es el nombre nahua de la radio educativa comunitaria de Chilapa, en la Montaña Baja de Guerrero. Ellos transmiten desde la preparatoria 26, Albert Einstein, de esta comunidad.

Hugo Cortez, locutor y responsable de la radio afirma que “el aire es un bien nacional, es de todos los que formamos este territorio que llamamos México, tenemos que aprovecharlo y arrancarlo de las manos a quien se lo ha apropiado. Tenemos que hacer ver a la gente que el aire es suyo y que se puede utilizar por medio de las radios comunitarias.

Nosotros anhelábamos esto desde hace años, esta red es un paso para fortalecer los medios libres, alternativos y comunitarios, para coordinar trabajos, fortalecer acciones. Lo que antes hacíamos aisladamente ahora será unidos, fortalecidos y con la seguridad de que lo que estamos haciendo como Red tiene propósitos definidos con las comunidades de Guerrero.

Para nosotros es una alegría decirles a las comunidades indígenas y mestizas que el aire es nuestro y que tenemos que darle un uso colectivo y de servicio a las comunidades”.

Las radios contra la minería

La Voz de la Costa Chica, cuyo responsable es Delfino, de San Luis Acatlán; La Voz de los Pueblos, representada por Adelaido, de la zona mepháa y El Despertar de los Pueblos, de Espino Blanco, de la zona na’savi de Chilistalhuaca son las radios pertenecientes a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias- Policía Comunitaria de las regiones de la Montaña y Costa Chica de Guerrero.

La Voz de los Pueblos y La Voz de la Costa Chica están participando activamente en un movimiento más amplio que se opone a varios proyectos de explotación minera que se pretenden impulsar en esta zona indígena.

Las radios difunden información sobre las consecuencias de la explotación minera y reproducen las grabaciones de las asambleas regionales que se llevan a cabo, en las que la población y las autoridades comunitarias están manifestando su rechazo a la minería. En el caso específico de La Voz de la Costa Chica, el equipo de locutores y operadores ha tomado un papel más activo, desarrollando su deber de informar y concientizar más allá del espacio radiofónico: organizan proyecciones de videos en las comunidades, en las que se abre un espacio para la información y el debate entre los asistentes sobre el tema de la explotación minera.

En casos como este, las radios están impulsando el proceso de movilización en defensa del territorio y, como consecuencia, su audiencia ha crecido considerablemente en toda la región.

Para Delfino, locutor y responsable de La Voz de la Costa Chica “la radio surge como una necesidad de comunicación de los pueblos y se convierte en un medio para unirlos, un servicio a las comunidades para compartir y resolver problemas que existen en cada comunidad”.

Por ejemplo”, recuerda Delfino, “en el temblor servimos como enlace, dando recomendaciones de lo que se debería hacer y se demostró que servimos a las comunidades”.

Para Adelaido, indígena mephaá de la zona Montaña, las radios comunitarias “sirven para juntar a las comunidades que están en la policía comunitaria y hacer mas rápido el servicio de seguridad”.

El Despertar de mi Pueblo, radio de la comunidad de Chilistlahuaca, fue recién creada por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, trasmite en lengua originaria y está incorporando a jóvenes de la zona.

Radio Ñomdaa, de Suljaa’, es una radio de la región de la Costa, cerca del estado de Oaxaca. Se trata de una radio indígena, independiente del gobierno que no depende de ningún partido político ni religión. Así se definen sus integrantes cuando presentan su proyecto. Ellos vienen de una historia de autonomía y resistencia. Suljaa’ fue de las primeras comunidades que se declararon autónomas después de las comunidades zapatistas en Chiapas.

Es el ejercicio, en los hechos, de nuestro derecho como personas y como pueblo indígena a la comunicación, a la libre expresión de las ideas, a la información, a valorar, fortalecer y difundir nuestra cultura”, explican. “Esta radio no tiene permiso legal, no está sujeta a condicionamientos estatales, radio Ñomndaa opera con el permiso del pueblo”.

Ellos, inspiración de muchas radios en Guerrero, aseguran en entrevista: “Nuestro primer logro es muy concreto: transmitir quiénes somos las amuzgas y los amuzgos, nuestra lengua, nuestra música tradicional de violín, que es una música que tiene historia y se está perdiendo. Creemos que la conservación de la música y de la palabra es una de las conquistas de radio Ñomndaa. Si nuestros abuelos se mueren, sus canciones ya quedaron en el archivo; los hijos y los nietos las podrán escuchar y así también nuestros pensamientos”, declaran los integrantes de La Palabra del Agua.

La radio sirve para informar al pueblo, expresa un representante de radio Ñomdaa. “Después del temblor, por ejemplo, no había comunicación por los caminos, la gente empezó a mandar reportes de la situación de las comunidades, de cómo se encontraban y qué daños había”.

La radio”, explica el conductor, “tiene que hablar con veracidad a la gente, explicar que es un suceso natural, quitarle el miedo y dar medidas de prevención de desastres en caso que vuelva a ocurrir.

Esta red de comunicadores ya la estábamos pensando desde hace tiempo y ahora se está concretando, es un hecho importante para la historia de Guerrero.

Vamos a ir poco a poco para que se sumen más. Estamos haciendo llamados a las organizaciones a que realicen sus propios medios de comunicación y a las radios y medios libres a que se sumen a esta red”.

Antonio, responsable de la radio de Ayotzinapa, Voces Nuestras, -que transmite desde Chilpancingo, Guerrero- y miembro de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas, advierte: “La muerte de nuestros compañeros el 12 de diciembre del año pasado y la tortura de otros compañeros, así como el sesgo informativo que vivimos, fue lo que causó la reflexión de crear nuestros medios propios de información, de escuchar nuestras voces, las voces del pueblo”.

La radio para nosotros”, platica Antonio, “surge de una necesidad como colectivo de mantenernos organizados, de brindar a la población un servicio de información, de medios libres y alternativos, para que las voces sean escuchadas.

En Guerrero es importante articular esta Red, para compartir experiencias, sueños y transcender las pequeñas fronteras donde nos encontramos.

Lo que estamos haciendo son las asambleas y la creación de un noticiero es la primera etapa y estamos avanzando”.

Román Hernández, de Tlachinollan, apunta que “la idea es generar lazos comunitarios de ayuda mutua, información oportuna y veraz. Eso, sólo los pueblos, desde ellos mismos, lo pueden hacer. No podemos sentarnos a esperar que venga la solución de medios públicos o comerciales, ya que son ajenos a las prioridades que tienen los pueblos”, concluye.

La Red de Radios Comunitarias y medios libres de Guerrero hizo también un llamado a los pueblos, organizaciones, colectivos y movimientos a “crear sus propios medios de comunicación: radios, periódicos, televisión, medios digitales o cualquier otro que la imaginación y fuerza de los pueblos puedan crear, para romper el cerco informativo, comunicar la palabra de los pueblos y construir comunidades fuertes, organizadas, libres, independientes y autónomas”.

 Publicado el 2 de julio 2012

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Geografía   guerrero   Imagina en resistencia   méxico  

2 Respuestas a “Se fortalecen las radios libres en Guerrero”

  1. Jaime Luna

    La radio comunitaria es la instancia para lograr ser nosotros mismos, para diseñar entre todos el presente y el futuro que deseamos. La radio comunitario es el rio que nutre a experiencia que por siglos nuestros pueblos han cultivado.La radio es el principal lazo para nuestra sobrevivencia integral, son lasvenas que dan vida a nuestras colectividades. Son el instrumento que le hemos atrapado alprogreso tecnológico que a lafecha ha estado en pocas gargantas, en la voces mercantiles que nos venden hasta las esperanzas.

Dejar una Respuesta