Roma, ciudad abierta a la lucha de Ayotzinapa

Alejandro González Ledesma

IMG_4778

“La injusticia cometida contra nuestros compañeros normalistas comparte la misma raíz de la injusticia que llevo a la muerte a 700 migrantes en el Mediterráneo hace algunas semanas”. Omar García

Roma, Italia. La intensa jornada de actividades de la #EuroCaravana43 comienza desde temprano en la capital de este país, una más de las 18 ciudades en el recorrido de Don Eleucadio Ortega, padre de Mauricio, uno de los 43 normalistas desaparecidos; Omar García, sobreviviente de la noche del 26 de septiembre y Román Hernández, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”, por 15 países de Europa.

La primera cita es a las once de la mañana en la embajada de México en Italia. Al lugar acuden decenas de personas pertenecientes a varios colectivos, agrupaciones estudiantiles y de migrantes. Los organizadores recuerdan, a través del micrófono, que a siete meses de los sucesos del 26 y 27 de septiembre del año pasado, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido incapaz de encontrar a los normalistas desaparecidos y castigar a los responsables de las graves violaciones a los derechos humanos perpetradas en la ciudad de Iguala, Guerrero.

Don Eleucadio toma la palabra y habla de su familia, de lo duro del trabajo del campo y de los esfuerzos que llevan a cabo él y su esposa para sacar a sus hijos adelante. Habla de su hijo, Mauricio Ortega, de su pasión por la carpintería y el cultivo de la tierra; de cómo decidió estudiar en la Normal rural de Ayotzinapa para convertirse en profesor luego de concluir el bachillerato. Tras denunciar los varios intentos del gobierno por convencer a los familiares de los 43 normalistas sobre la presunta muerte sus hijos, el señor Ortega es claro: “Nuestros hijos no fueron asesinados, están secuestrados. Nosotros los queremos vivos, así como estaban cuando se los llevó la policía. Si esto le hubiera pasado a un rico segurito que el gobierno hubiera volteado al país con tal de encontrar a los culpables. Pero nosotros no nos vamos a rendir hasta encontrar a nuestros hijos.”

Luego de agradecer la solidaridad de “la Italia de abajo”, Román Hernández, dijo que los sucesos de Ayotzinapa son parte de un clima de violencia y represión que se vive en todo el país. El resultado de la guerra contra el narcotráfico, declarada por Felipe Calderón desde el 2006, que “ha causado más de 23 mil desapariciones y 150 mil personas asesinadas”. “Desde entonces el gobierno ha gastado una inmensa cantidad de recursos con el pretexto de esta guerra, sin embargo lo que vemos es que una pequeñísima parte de ese dinero viene utilizada para investigar los crímenes que se han cometido, mientras el resto de los recursos se convierten en más policías y armas para reprimir a las organizaciones sociales, a los campesinos y a los indígenas que defienden sus territorios de los grandes intereses económicos”.

En su turno al micrófono, Omar denunció que las amenazas y el peligro continúan para los normalistas de Ayotzinapa. “Nosotros sabemos que desde hace siete meses llevamos una mira constantemente apuntada contra nuestro pecho […] Pero en México la violencia no se limita a la política, y ser una víctima de la violencia no es exclusivo de quien hace política: todos estamos expuestos. Antes de Ayotzinapa ya había desapariciones, torturas y asesinatos, pero después del 26 de septiembre algo cambió, la gente ha despertado y no quiere que estas cosas sigan pasando”.

“La injusticia cometida contra nuestros compañeros normalistas –sostiene Omar– comparte la misma raíz de la injusticia que llevó a la muerte a 700 migrantes en el Mediterráneo hace algunas semanas. Por ello debe quedar claro que nuestra principal demanda es que nuestros compañeros regresen con vida; eso es lo fundamental, y esa es la razón por la que estamos aquí con ustedes. Pero nuestra intención es acabar con el sistema que permite que estas cosas sucedan allá en México y aquí en Europa”.

Al concluir las intervenciones de la comisión, una representación del Comité Madres por Roma Ciudad Abierta, ingresó a la sede diplomática para entregar una carta al embajador, Miguel Ruíz-Cabañas Izquierdo. La carta, cuya traducción integral se puede leer al final de este artículo, fue escrita por la Asamblea Romana por Ayotzinapa, que agrupa a “numerosas organizaciones, colectivos e individuos que en los últimos siete meses han madurado un sentimiento natural de solidaridad activa hacia los familiares de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.” La Asamblea rechaza la versión oficial del gobierno mexicano sobre los acontecimientos del 26 y 27 de septiembre del año pasado, y advierte que se mantendrá alerta ante las “posibles consecuencias represivas que desde hace meses amenazan a los movimientos sociales nacidos en torno a la reivindicación de justicia de la Normal Rural de Ayotzinapa.”

Al salir de la embajada, una representante de la comisión tomó el micrófono para informar a los asistentes que, luego de recibir la carta y escuchar a las representes de la Asamblea, el embajador les entregó un dossier con varios documentos. El dossier –al que quien estos escribe tuvo acceso–, contenía una carta firmada por el propio embajador, en la que se exponen las acciones llevadas a cabo por el Estado mexicano para “esclarecer el paradero de los estudiantes desaparecidos”, y se informa que “el Gobierno espera que los restos óseos encontrados en el Río San Juan, provenientes del basurero de Cocula, puedan ser identificados”, por lo que solicitó a la Universidad de Innsbruck “realizar un tercer estudio independiente del ADN, del que en estos momentos se esperan los resultados.” El dossier, entregado a periodistas y organizaciones de derechos humanos desde el pasado 28 de abril, contiene, además, varias páginas con gráficos que “ilustran” la disminución de los crímenes de alto impacto (robo de autos, secuestro, homicidio doloso, etc.) en los últimos años.

Al final del mitin se vivieron algunos minutos de tensión ante la respuesta agresiva de la policía italiana, que trató de evitar que los manifestantes colocaran las fotos de los 43 normalistas desaparecidos en la puerta de la embajada. El evento concluyó con una marcha improvisada que partió de la representación diplomática con destino a la Facultad de Letras de la Universidad de Roma, “La Sapienza”, en donde estaba programado un encuentro entre los tres integrantes de la Comisión de Ayotzinapa y los estudiantes.

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de Geografía   Italia   Noticias   Reportajes   Reportajes Internacional  

Dejar una Respuesta