Palestinos de Gaza: Gritando en el rostro de Israel

Ola Mousa

Mahmoud Jihad Abu Ataya recibió un disparo el 30 de marzo, el día en que comenzó la Gran Marcha del Retorno.  Mohammed Hajjar

La familia Abu Ataya ha pagado un alto precio por participar en la Gran Marcha del Retorno. Quince miembros de esta familia han resultado heridos durante las protestas masivas de Gaza en los últimos siete meses.

Mahmoud Jihad Abu Ataya fue el primer miembro de la familia en ser herido. Le dispararon en la pierna derecha la mañana del 30 de marzo, el día en que comenzaron las manifestaciones. El daño causado a sus huesos y arterias era grave y requería un tratamiento considerable. Tenía que tener varillas de metal insertadas en su pierna.

El derecho al retorno para los refugiados palestinos, el tema principal que resaltan las protestas, es de vital importancia para los Abu Atayas.

Ahora viviendo en el barrio de Nasser en la ciudad de Gaza, la familia es parte de la tribu beduina Tiyaha. Son originarios de Bir al-Saba (Beer Sheva) en la región de Naqab, en la histórica Palestina, pero no pueden regresar allí. La familia fue desplazada durante la Nakba, las expulsiones masivas llevadas a cabo por las fuerzas sionistas en 1948.

Algunas generaciones de la familia Abu Ataya se unieron a la protesta del 30 de marzo. Estaban profundamente conmocionados por la brutalidad utilizada por las fuerzas israelíes contra manifestantes desarmados. Una docena de manifestantes palestinos murieron y casi 1,500 resultaron heridos ese día.

Mahmoud no fue el único de su familia extendida que resultó herido el 30 de marzo.

Su primo de 21 años, Oday Wael Abu Ataya, recibió un disparo en el muslo más tarde esa mañana.

Por la tarde, otro miembro de la familia, Abd al-Karim, de 31 años, recibió un disparo en la cabeza con un bote de gas lacrimógeno.

“Escucha nuestras demandas”

Ahmad Jihad, de 23 años, recibió una lesión particularmente grave. Recibió un disparo en el brazo durante el primer viernes de junio, lo que provocó un daño importante en sus huesos, tendones y nervios. La cirugía que requiere no está disponible en los hospitales de Gaza.

Hasta el momento, no ha recibido el certificado necesario para poder viajar a Egipto o Turquía para una operación.

“Si no recibo tratamiento en el extranjero, mi brazo se paralizará”, explica.

La familia Abu Ataya ha pagado un alto precio por su determinación de protestar contra los crímenes de Israel.  Mohammed Hajjar

Khalil Abd al-Karim Abu Ataya, de 40 años, recibió un disparo en la espalda por las fuerzas israelíes el 10 de septiembre. Khalil estaba en un barco navegando hacia Zikim, una playa en Israel, cuando fue herido. Participó en un intento realizado bajo la bandera de la Gran Marcha de Retorno para romper el bloqueo naval que Israel ha impuesto en Gaza durante más de una década.

“Muchas personas han pedido que se detenga la marcha”, explicó Khalil. “¿Pero por qué no deberíamos defender nuestros derechos? Quedarse en nuestras casas no terminará el asedio. Sólo hará que el asedio sea más fuerte”.

El miembro más adulto de la famililla que recibió un disparo este año es Ahmad Abd al-Karim, de 48 años. Le dispararon en la pierna derecha el 24 de septiembre durante otro intento de navegar hacia Zikim.

“Hay 15 jóvenes en nuestra familia, todos tienen más de 20 años, que están desempleados”, señaló Ahmad. “Solían trabajar pero ahora no pueden satisfacer sus necesidades. Nuestros jóvenes participan en la Gran Marcha del Retorno para que el mundo escuche nuestras demandas. Si nos quedamos en casa, moriremos lentamente”.

“La libertad es preciosa”

Muhammad Majid Khalid, de seis años, es el miembro más joven de la familia que ha resultado herido. Fue golpeado en la cabeza por metralla durante una de las protestas. Como resultado, perdió el conocimiento durante varias horas. Muhammad todavía tiene ataques de ansiedad debido al incidente.

Él no es el único hijo de la familia herido por Israel. La vista de Abd al-Karim Jihad, de 9 años de edad, fue dañada porque fue golpeado con una granada de gas lacrimógeno israelí. Abd al-Rahman, de 13 años, también resultó herido por un proyectil de gas lacrimógeno.

Otros miembros de la familia que han sido heridos son Sundus de 19 años y Ayman Jihad de 37 años. Recibieron lesiones en sus piernas y pelvis, respectivamente.

A pesar del dolor que se les infligió, algunos familiares volvieron a protestar tan pronto como estuvieron lo suficientemente bien.

Mahmoud, el primer miembro de la familia que resultó herido, fue arrestado por las fuerzas israelíes cuando intentaba navegar hacia Chipre en una protesta el 29 de mayo. Fue llevado a Ashdod, un puerto de Israel, donde fue interrogado. Junto con otros 10, Mahmoud fue devuelto a Gaza a través de Erez, un puesto de control militar controlado por Israel, esa misma noche.

“He estado desempleado durante un año”, señaló Mahmoud. “Solía ​​trabajar como herrero, pero mi vida está estancada y no veo ningún futuro. Soy un hombre que vive en un cuerpo muerto y sé que la libertad es preciosa. La ocupación israelí quiere que los palestinos mueran lentamente sin gritar en su cara. Pero yo he gritado”.

Sobre el autor: Ola Mousa es una artista y escritora de Gaza.

Fuente: Shouting in Israel’s face

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Ola Mousa, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de internacional  

Dejar una Respuesta