Denuncian muerte masiva de abejas en la región de los Chenes

Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes

Somos habitantes de las comunidades y pueblos mayas de Hopelchén. Hombres, mujeres y jóvenes organizados, quienes desde hace más de 10 años emprendimos un proceso de defensa por la vida, la selva maya y el futuro de nuestras hijas e hijos. Somos en gran parte apicultores cuya economía e identidad depende de la actividad apícola y su polinización para nuestras milpas.

Como hemos evidenciado en años anteriores, vivimos en el contexto de un modelo agroindustrial que devasta, destruye, envenena, comercia y contamina nuestras principales fuentes de empleo; extermina nuestras abejas y recursos naturales. Enfrentamos el crecimiento sin control de una franja agroindustrial que atraviesa la última selva maya, herencia de nuestros ancestros y legado para nuestros pueblos.

Nuestra lucha y defensa por el territorio, las abejas y polinizadores se reafirma y solidariza con los recientes hechos sucedidos en la comunidad hermana de San Francisco Suc-Tuc, donde compañeros apicultores están enfrentando una de las peores catástrofes ambientales documentadas en la historia de nuestro municipio, consecuencia del uso excesivo e irracional de sustancias altamente peligrosas utilizadas en los campos de cultivo presentes en nuestra región.

default

Lamentamos y condenamos que nuestros derechos humanos y como pueblo originario se encuentren por debajo de los intereses capitalistas de empresas extranjeras que han invadido nuestro territorio y afectan directamente nuestras formas de vida y desarrollo con sus semillas transgénicas y sus llamados “paquetes tecnológicos”.

En el pleno uso de nuestros derechos humanos, respaldados por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los Tratados Internacionales suscritos y ratificados por el Gobierno de México, como el Convenio 169 de la OIT y el Acuerdo de Escazú, exigimos a las autoridades competentes: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SESANICA), Comisión Federal para la protección contra riesgos Sanitarios (COFEPRIS), Secretaría de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambio Climático y Energía del Estado de Campeche, Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Campeche (CESAVECAM), acciones urgentes encaminadas a brindar respuestas y soluciones concretas ante este grave acontecimiento, el cual, hasta el día de hoy, continúa causando afectaciones a la biodiversidad presente en la zona y muy probablemente se manifestará en la salud de los pobladores por la exposición crónica a estos plaguicidas.

Por lo tanto, se insta a las autoridades para que en el marco de sus respectivas competencias, lleven a cabo de manera pronta las diligencias necesarias para investigar lo ocurrido, ordenar las medidas de seguridad, correctivas y de urgente aplicación, comenzando por prohibir las fumigaciones en el municipio, para contener y evitar una mayor propagación de los contaminantes y la generación de impactos adversos acumulativos y sinérgicos, así como iniciar los procedimientos administrativos sancionatorios encaminados a la reparación del dañoy dictar las sanciones correspondientes a quien o quienes resulten responsables, observando y aplicando en todo momento los principios PRO PERSONA, PREVENTIVO y PRECAUTORIO, recordando el mandato Constitucional consignado en el artículo 1°, respecto a que toda autoridad tiene la obligación de PROTEGER Y PREVENIR LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS.

La muerte masiva de abejas y polinizadores nativos, así como la contaminación de los cuerpos agua y el acuífero por fumigaciones agrícolas se repite impunemente a lo largo de toda la península de Yucatán y no es la primera vez que esta situación es evidenciada y denunciada, tal es el caso de lo sucedido en la zona de la montaña de Hopelchén, en el año 2012 y en la comunidad de Candelaria, Municipio de José María Morelos, Quintana Roo en los años 2018 y 2022.

La comunidad científica, pobladores mayas, académicos, sociedad civil y apicultores externamos nuestra latente preocupación por las sustancias toxicas que son empleadas diariamente sin supervisión y control en cultivos de chile habanero, sandía, tomate y granos transgénicos. Sustancias que son vertidas al ambiente mediante aspersión mecánica y aérea ilegal, generando afectaciones económicas, ambientales y a la salud de las comunidades de manera incalculable.

Hacemos un llamado de exigencia a la prohibición de estas sustancias, la regulación y modificación de las leyes que permiten estas prácticas ecocidas, así como a iniciar una transición hacia un modelo de producción agrícola que sea más sustentable, sostenible y de bajo impacto a los medios de vida.

Nuestra lucha es por la vida, el agua, los montes y nuestra identidad como pueblo maya que continúa resistiendo a través del tiempo ante la colonización, extractivismo y exterminio de nuestra cultura.

¡Exigimoslaacción urgente!

¡Exigimoselrespetoanuestrodesarrollosano!

¡ExigimosunmunicipiolibredeAgrotóxicos!

¡Exigimoslareparación dedaños!

UNojtuukulikumeyaju méek’tankaajilo’obmayaHopelchén

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de méxico  

Dejar una Respuesta