• Home
  • cultura
  • El arte como un puente entre Colombia y Venezuela

El arte como un puente entre Colombia y Venezuela

C

Cuentera_Cuadernatn

Con la migración de venezolanos y venezolanas hacia la ciudad de Cúcuta, artistas del vecino país han tocado las puertas en la Fundación de Artes Empíricas, la cual los ha recibido con los brazos abiertos.

Martha Mora, directora de la Fundación, afirma que “se están acercando a la fundación artistas excelentes. Tenemos un grupo de reggae, una mariachi y continuarán llegando. ¡Qué bacano que ahora la fundación pueda ser un puente de contratación de artistas binacionales!”

La Fundación de Artes Empíricas trabaja con niños, niñas y jóvenes víctimas del conflicto y en condiciones de marginalidad. Refuerza en ellos su valor y su capacidad para volver a soñar, ayudándolos a forjar un mejor futuro. También hay reinsertados que junto a Martha Mora trabajan por la reconciliación.

“No hay diferencia. Cuando conozco la historia puedo tocar la otra parte del ser humano. Trabajando juntos somos fundación generando una alternativa diferente, un camino a seguir, para que las víctimas del conflicto armado nos demos la oportunidad de avanzar porque la reconciliación es posible, porque podemos levantarnos y continuar”, expresó la directora.

Ella, a su vez, es víctima del conflicto armado. Los paramilitares asesinaron a su esposo en el año 2000, hecho que la obligó a desplazarse dejando atrás todo, incluyendo a sus hijos de 4 y 6 años.

Como muchos hicieron por aquellas épocas, se refugió en Venezuela donde trabajó por año y medio y de donde regresó para estar con sus hijos. Fue en esa decisión que descubrió al arte como un método para sanar las heridas que el conflicto armado le dejó, transformándose a través de la poesía en promotora de nuevos talentos artísticos.

“La poesía fue mi idioma, la libertad que necesitaba para poder crecer, transformar. Me di cuenta que el arte es la herramienta que se necesita para reconstruirnos de adentro hacia afuera, con la misma iniciativa de ser esa escuela empírica en la que los seres humanos pueden hacer que su maestro interno sea quien los guie con una sonrisa. Con mi experiencia y con la poesía -que siempre está implícita en todas las actividades- hemos creado la metodología de nuestros talleres. La he denominado Resarciendo para Construir Paz”, asegura Mora.

La Fundación dicta talleres de pintura, arcilla, realiza proyectos de danza folclórica y parte de los juegos tradicionales para propiciar la convivencia pacífica. Todo esto acompañado de acompañamiento psicosocial y afectivo.

“Estos talleres que nos dan y las charlas son como una visión, una ayuda hacia un futuro mejor en los adolescentes”, expresó Marlon Montes, beneficiario de la Fundación Artes Empíricas.

En el libro El cáliz de mi sangre, que lanzó en noviembre del año pasado, Martha Mora recopila su historia y las de otras víctimas a quienes ayudó a superar el hecho violento que vivieron, por medio de la poesía. El libro tiene algunas ilustraciones de los niños y niñas de la Fundación.

“Fue un largo camino recorrido pero hoy El cáliz de mi sangre es la herramienta metodológica que hace parte de cada una de las estrategias sociales, que siempre está allí y será la herramienta metodológica para una sociedad que se prepara con paso certero hacia una reconciliación, hacia un cambio social”, agregó Mora.

Artes Empíricas junto con la Fundación Myriam Castrillón y otros artistas de la ciudad organizaron una cuadernatón en la que niños y niñas fueron beneficiados con útiles escolares que se recogieron en este evento.

Esta iniciativa, que se realiza ya hace dos años, ayuda a los niños y niñas a no desertar del colegio pues estos vienen de familias que están atravesando por necesidades económicas bastante graves.

“Que se realizara este evento fue muy bueno para mi familia porque principalmente yo estoy sin trabajo y ayudaron bastante a mi hijo”, comentó Yajaira Estupiñán, madre asistente al evento.

La Fundación Artes Empíricas cumple cuatro años y promete seguir trabajando por emprender la búsqueda de un mejor futuro en comunidades que, por culpa de la violencia, han perdido el impulso de atreverse a soñar.

Publicado originalmente en Colombia Informa

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de cultura  

Dejar una Respuesta