Ante un gobierno sin legitimidad, aumentan las protestas en Haití

Resumen Latinoamericano

henry-620x400

Por: María Torrellas

Entrevista con Henry Boisrolin, miembro del Comité Democrático Haitiano, que reside actualmente en Córdoba, Argentina.

-Haití está viviendo un momento complejo porque desapareció la MINUSTAH -fuerza de ocupación de la ONU-, pero vino otra que está enmascarada. En un país con un gobierno impuesto por Estados Unidos, por las corporaciones y que vive una nueva intervención, ¿Cuál es el momento actual que está atravesando tu país?

– “La situación es como bien la describiste. En primer lugar, el marco de la ocupación sigue, es un cambio de nombre nada más y la salida de los militares más todos los componentes que tenía la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) se encuentran también dentro de la MINUJUSTH: Misión de las Naciones Unidas de Apoyo a la Justicia de Haití; que es como se llama ahora el nuevo engendro de intervención y tutelaje hacia nuestro país.

Evidentemente, como hemos dicho en algunas oportunidades, el actual presidente no tiene legitimidad, porque es un hombre que fue elegido –en elecciones fraudulentas-, con unos resultados totales que le dieron a él alrededor de 400-500 mil votos, sobre un padrón electoral de 6 millones 200 mil habilitados. Lo cual significa que no tiene legitimidad este hombre. Además sabemos que es la continuidad del gobierno de Martelli y que el pueblo no puede esperar absolutamente nada de él.

Ya con las primeras medidas demostró que su gobierno tiene un proyecto de consolidar el neoliberalismo y de consolidar el poder; el neoduvalierismo, esto significa que pretenden refundar y recrear las fuerzas armadas haitianas sobre las mismas bases de la fuerza armada haitiana anterior. Pretenden ahora instalar un Consejo Electoral Permanente en base al Consejo Electoral Provisorio rechazado, repudiado y no aceptado por prácticamente las tres cuartas partes de la población”.

-Hablas del dictador Duvalier y toda su familia después.

-“ La familia Duvalier tomó el poder en 1957 decretando una presidencia vitalicia. Duvalier antes de morir pasó el poder a su hijo y este último fue derrocado, luego de un gran movimiento popular en 1986. A partir de ahí, esta irrupción de las masas sobre la escena política haitiana, en mayor o menor grado siempre estuvo presente, porque las masas no han podido obtener realmente resultados concretos en cuanto a sus reivindicaciones. Entonces no hay posibilidad en Haití de solucionar cualquier problema de las masas, sin romper las cadenas de la dominación imperialista. La dependencia de Haití es clave para entender el empobrecimiento del país. Entonces frente a esta situación, nosotros no podemos desde ningún punto de vista, creer que Haití va a conocer un período de paz, de transición, etc. Eso es falso. Y hay una toma de conciencia de que es en la calle que la cosa se resuelve”.

-¿Cuáles son los puntos más importantes que piden los sectores en lucha de Haití?

-“Los puntos en común que reclaman los sectores populares son: primero, la renuncia del actual Presidente, segundo, el fin de la ocupación, tercero, que haya un gobierno de transición capaz de responder algunos puntos concretos que el movimiento popular reclama y también se llama a una Conferencia Nacional de las fuerzas políticas-populares y después una Asamblea Constituyente”.
-¿Una Asamblea Constituyente como la de Venezuela o Bolivia?

-“Más o menos similar porque son realidades diferentes. Entendiendo que la Constitución nuestra de 1987 tiene muchas fallas, y que además ha sido violada miles de veces, los sectores populares creen que en este momento hay nuevos desafíos que no fueron contemplados ahí”.

-Sería globalizar toda la lucha en el país.

-“Exactamente. Además el movimiento contestario ahora, a diferencia de otros movimientos en los últimos años, apuesta a nacionalizar el conflicto. ¿Qué significa eso? No solamente protestar en Puerto Príncipe, sino también en distintas ciudades”.

-¿La idea sería bloquear todo el país, que no puedan gobernar los intervencionistas?

-“Sí, la idea es esa, bloquear el país, porque no hay solución posible con este gobierno que miente una y otra vez. A los obreros les dieron un aumento salarial tan insignificante, que insultaron a las necesidades de la gente. En el plano rural sucede lo mismo, como también en el plano del trabajo para la juventud, diariamente emigran centenares de jóvenes haitianos hacia Chile, es decir, la emigración haitiana en un año en Chile alcanzó más de 100 mil personas. Esto es tremendo. La huida de jóvenes por la terrible situación que atraviesa el país, es algo que ya no se puede esconder, por donde miremos, la sociedad haitiana está en crisis y no hay nada que indique al menos una ilusión o esperanza; entonces es una crisis profunda. Es por eso que nosotros llamamos siempre, a la solidaridad de los movimientos populares latinoamericanos para poder entender que lo que está pasando allá no puede solucionarse solitariamente”.

-Como bien vos decís, cuando nos acompañamos la situación se hace menos difícil. Recientemente se convocó a una gran manifestación en varias partes del país.

-“Así es, en la ciudad de Hinche y en Puerto Príncipe donde se realizó una movilización con 10 cabezas, es decir, se salió desde 10 lugares distintos convergiendo en la ruta que conduce al aeropuerto internacional, como una forma de bloquear el país en sus vías aéreas. Entonces se abren nuevas posibilidades. Pero están reprimiendo mucho: con gases, balas, civiles que son particulares armados en autos del Estado sin chapas y que abren fuego sobre los manifestantes. Es una situación que cada vez conduce a mayores enfrentamientos, incluso algunos están planteando la posibilidad real de una guerra civil. Yo creo que tenemos que apostar al derrocamiento del gobierno, a que se pueda formar esa Asamblea Constituyente y a echar del país a las fuerzas de ocupación, de una vez por todas”.

-Por último Henry, quiero que nos cuentes sobre tu visita a Nueva York al “Museo de las y los Black Panthers”, que es el Movimiento Negro de los 60 que luchó con la autodefensa, la cultura, en los barrios, y que fue descabezado en su momento, metiéndoles drogas, haciéndoles causas absolutamente fabricadas en las cárceles. ¿Cómo viste la situación de estos sectores ahí?

-“Yo creí que después de tantos años me iba a encontrar con gente totalmente derrotada, y sucedió todo lo contrario. Me encontré con gente que trata de hacer críticas y autocríticas, se han reorganizado. Están haciendo trabajo político en Harlem (el norte de Manhattan), donde ahora tienen un problema porque allí los llamados “blancos ricos” están comprando apartamentos y los están reformando, es decir, se están destruyendo los lugares emblemáticos del movimiento como una forma de destruir la memoria, sacarle a los negros lo que tenían como propio. Ellos son conscientes de esto, entonces en los cursos de formación en los que participé vi que hay un estudio profundo de los errores cometidos por los Black Power.El rol que jugó la droga, que como vos mencionaste, ha sido uno de los elementos utilizados para destruir el movimiento desde adentro. Además las infiltraciones que se hicieron y los límites de algunos dirigentes que cayeron en una especie de lumpen-proletariado. Todas estas cosas han sido replanteadas y rediscutidas.

En el marco ahora del triunfo de Trump yo vi que la gente siente la necesidad de enfrentar el resurgimiento abierto del racismo, que no había desaparecido en EEUU, y esto es muy importante. También vi con ellos de que hay una lectura bastante clara en cuanto al contenido de clase, esto es un salto cualitativo importante, incluso en la propia lectura de Martin Luther King que aunque al principio estaba con la lucha pacífica, al final de su vida él empezó a ver el tema de clase también, quizás no al nivel de Malcom X, pero justamente fue ahí cuando determinaron el asesinato de él”.

-Sí, en esa época, los sectores jóvenes se fueron radicalizando y Martin Luther King se fue también radicalizando en una lucha además de étnica, de clase.

-“Exactamente, yo creo que en los EE.UU. es importante ver esto, y yo me encontré con gente que no ha perdido esperanza en el sentido que todo avance, todo cambio positivo tiene que partir de la lucha. Estuve varias veces en el Centro Cultural y allí vi una participación de mujeres bastante interesante, incluso en cargos de dirección. La responsable de la sala del Museo donde están las fotos, es una mujer, la preparación de la Conferencia estuvo a cargo de una mujer norteamericana afro.
Lo que vi fue muy poca participación de gente joven de la secundaria aunque sí jóvenes en general, y no sé ciertamente a qué razones responda ello. Y otra cosa que me pareció interesante es que no vi solamente a intelectuales sino también a trabajadores, entonces hay un contenido de clase bastante interesante. Otra cosa que observé en las principales avenidas de Harlem (Martin Luther King, Malcom X, etc.), es que a veces en una misma cuadra, había dos Iglesias, otra cosa que ha sido impuesta para poder influir sobre la conciencia de la gente que vive ahí, me estoy refiriendo a la Iglesias protestantes que están intentando dominar y controlar a los habitantes de Harlem.

El Harlem que vi ahora es bastante distinto al que había conocido antes. Ahora vi un Harlem mestizado, es decir, hay una política de expulsión del negro norteamericano de los lugares emblemáticos, pero ellos lo están resistiendo y ojalá que puedan tener una justa victoria en todo lo que está aconteciendo”.

Protestas en Haití llevando las fotos de las y los gobernantes indeseables por el pueblo:

 

 

 

Este material fue compartido con autorización de Resumen Latinoamericano

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Otras noticias de internacional  

Dejar una Respuesta