4 de agosto de 2014
Usted está aquí> Inicio> Geografía> Los Nadies> México > “Ya viene la vuelta al porfiriato”: profesor oaxaqueño

“Ya viene la vuelta al porfiriato”: profesor oaxaqueño

De treinta años, con licenciatura y a punto de entrar a una maestría, el docente lamenta que México no haya despertado y denuncia la humillación sufrida durante el operativo de desalojo del plantón magisterial.

Testimonio recogido por Brisa Araujo en la Ciudad de México
Leer Texto Completo

Este 15 de septiembre ya no será grito de libertad y de independencia. El gobierno ya no nos quiere libres, será un grito de anunciar que ya viene la esclavitud de la época del porfiriato, de la época del imperio, cuando no se podía manifestar, no se podía decir nada en contra del gobierno, porque eran liquidados. Ahora no sabemos si será exactamente así, pero Peña nos da señales de que regresaremos al porfiriato.

Desde que comenzó el plantón vemos que México no quiere reaccionar. Hablamos tanto del Distrito Federal como de toda la nación, porque se dejan influenciar por las televisoras. Es más fácil ver la televisión que ponerse a leer información que difunda la verdad. Hay mucha manipulación.

Yo estoy desde el inicio del plantón, y llevamos un cansancio tanto sicológico como físico. Lo de ayer fue un poquito más desgastante, porque era correr para todos lados.

Emboscada

En el aeropuerto nada más fue un plantón dónde nos tuvieron parados y llegamos. Lo de ayer fue un avance. El Zócalo fue rodeado y poco a poco fueron avanzando. Nuestros líderes decían que la única salida era por 20 de Noviembre. Todos los compañeros decían: ¡vámonos a la 20 de Noviembre!

Fuimos todos por ahí, pero a lo lejos se veía como ya estaban todos los granaderos. Y creo que ya era una forma de emboscar a todos los maestros, porque de repente aparecieron. No puedo contar el número de granaderos. Y dije: No, por acá no.

Nos regresamos por la 16 de Septiembre y nos bajamos a la siguiente cuadra, porque también ya veíamos el avance en la 5 de febrero. No teníamos nada con que defendernos más que lo que encontrábamos ahí. Y ellos con gases, toletes, escudos, golpeando.

Hicimos una carrera en la calle República de Uruguay. Salimos por esa calle. Las tres o cuatro cuadras que faltaban hasta llegar a Eje Central estaban sitiadas por granaderos. Pero como éramos muchos los que salíamos y ellos eran como 15 o 16, nos dejaron pasar.

Sí pasaban dos o tres padres de familia, o algunas señoras que nos decían palabras de apoyo, pero no muchos. Nosotros como Oaxaca nos pusimos en posición de liderazgo, pero no nos han apoyado.

Cuando llegamos a Eje Central, el grupo donde estaban los representantes de la sección XXII y algunos cuantos secretarios regionales y estatales fue capturado por los granaderos. Los encapsularon y no los dejaron salir; fueron golpeados. Estuvieron ahí por más de una hora. Nos dicen que en este período los golpearon, los humillaron y los hicieron arrodillarse. A un compañero de la Cañada, en el momento que lo hicieron que se agachara, le dieron una patada en la cara. El compañero ya se quedó un poco ciego por el golpe y la inflamación. El ojo lo tiene muy mal.

Nos volvimos a reunir con ellos a las siete de la noche, cuando los liberaron. Ellos se presentaron a los doctores, quienes los atendieron en el Monumento a la Revolución.

Una compañera maestra portaba su bandera blanca. Cuando la encapsularon, le dijeron que bajara su bandera y ella decía: “¡No! yo no estoy en combate, yo no estoy peleando”. Uno de los granaderos le quitó la bandera, la rompió y le dijo cosas a la maestra, la insultó, la humilló.

Las mentiras

En la televisión dijeron que los federales entraron al Zócalo nada más con su escudo y agua, que por el fuego que supuestamente estábamos tirando llevaban sus extintores. Yo que lo viví, que estuve presente, que tuve la fila de granaderos muy cerca de mí, sé que es mentira. Ahí se veía cómo al que caía lo agarraban a patadas, a toletazos. Es una tensión muy fuerte.

Dicen que todos los que capturaron eran personas que no eran maestros. Todavía no tenemos números oficiales, pero contamos cerca de 27 detenidos de Oaxaca y como 50 heridos y también desaparecidos.

Ahora tenemos los compañeros del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que nos apoyan. Hay personas que nos dejan víveres, ropa y comida. En el Monumento a la Revolución también llegó mucha gente a dar donativos, cooperando con medicinas, lo que puedan dar. Y se agradece. Pero repito: México no despertó, porque se deja manipular por las  informaciones inciertas que dan los grandes medios.

Si vamos a evaluarnos, que sea parejo. Que no sea nada más a los docentes, que sea a todos. Hay políticos que no tienen carreras, no tienen ni la primaria, pero están ahí. A veces como pueblo nos dejamos influenciar por la pasión de una bandera política, pero yo digo que piensen en nuestra consigna: Si hay que evaluar, por Peña hay que empezar.

Por favor no pongas mi nombre, tengo que protegerme. Soy maestro, tengo 30 años, originario del Istmo de Tehuantepec. Yo tengo la licenciatura en educación física y ahora voy a entrar en la maestría de pedagogía. También doy clases en primaria frente a grupo. Pero dicen que esto ya no va a valer, que ya no sirven mi licenciatura y mi maestría para dar clases.

Publicado el 16 de septiembre de 2013



1 Comment en ““Ya viene la vuelta al porfiriato”: profesor oaxaqueño”

Las personas del D.F. estamos con ustedes animoooo si es posible acabar con ésta injusta reforma, no todos somos borregos de la tv ni del sistema de poder.


ParticipaRecibe el boletínContacto
Desinfórmate
desde...