4 de agosto de 2014
Usted está aquí> Inicio> Argentina> Geografía> Reportajes> Reportajes Internacional > Desde Argentina: “Los zapatistas son y seguirán siendo el referente de lucha más digno”
Leer Texto Completo

Buenos Aires, Argentina. Somos compañeros y compañeras del Espacio de Lucha Contra el Olvido y la Represión (ELCOR). Nos llama la lucha por la memoria, contra el olvido, la violencia y la muerte; es decir, nos sumamos a la lucha por la defensa de la tierra y el territorio, pero sobre todo a la defensa del proyecto político manifestado en los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas, las Juntas de Buen Gobierno y los Caracoles Zapatistas, que dignamente instituyen las bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Las cuatro palabras que nos nombran y nos contienen a su vez se entretejen en un tejido más amplio, la Red contra la Represión y por la Solidaridad. Por tanto, seguimos reforzando la campaña “Miles de rabias un corazón, vivan las comunidades zapatistas” para sumar voces y rabias, indignación y esperanza.

Luchar por construir solidaridad

Como adherentes a la Otra Campaña y firmantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona hemos aprendido que la solidaridad se hace en el acto de reciprocidad. Y creemos que ésta debe ser creativa, es decir, políticamente útil para construir horizontes emancipadores comunes.

Hemos aprendido que la solidaridad siempre tiene que estar encaminada a luchar contra la injusticia. Hemos entendido que ser solidario implica potencializar una de las condiciones humanas para el accionar transformado: la voluntad colectiva, que motiva a compartir, a mirar y hacer de uno el dolor ajeno, porque también es nuestro. Sentir angustia por el hambre de justicia del otro y por la propia, que nace y se hace coraje, rabia. Luchamos por una solidaridad que nace del corazón, mas no de la caridad, luchamos por hacer nuestro el dolor del otro y sentir contención en el hecho de reciprocidad.

¿Con quiénes nos hemos encontrado en Argentina?

Como ELCOR hemos recibido la solidaridad hacia las comunidades zapatistas y los presos políticos zapatistas y adherentes a la Otra Campaña de jóvenes campesinos, quienes luchan por regresar al campo, así como de los estudiantes de primer año de la escuela de agro ecología en Quimili, del Movimiento Campesino de Santiago del Estero Vía Campesina. Un compañero pide: “Háganles saber a los compañeros y las compañeras zapatistas, que son y seguirán siendo el referente de lucha más importante y más digno”.

Los y las chavos y chavas del 12º Campamento Latinoamericano organizado por el Movimiento Nacional Campesino Indígena, donde conmovió la noticia del asesinato de Miguel Galván en ejercicio de la defensa del territorio ante el avance sojero, dicen: “Vamos Chiapas, vamos Zapata, hasta la victoria, México”.

Por otro lado, Adolfo del MOCASE-VC (Movimiento Campesino de Santiago del Estero Vía Campesina) resalta la digna lucha del zapatismo y exige un “alto a los hostigamientos de grupos paramilitares hacia las comunidades zapatistas”.

Raly Barrionuevo, quien hace cantar los corazones al ritmo de la chacarera y levantar el puño de quienes lo escuchan, entona una canción haciendo referencia al subcomandante Marcos: “Oye Marcos venite pa’ Santiago, tomate unos días y vente pa’ aquí… que conozcas nuestras luchas, que también buscamos lo que buscas vos, que hay un mundo cierto, que brota de nuevas manos, y que esta lucha revive nuestro dolor…venite pa’ acá, los compas del MOCASE y APENOC (Asociación de Productores Noroeste de Córdoba) nos esperarán…en Santiago hay tamales como en México, hay chacarera, leyendas y alegrías, cosas que has de llevar en tu corazón…fijate un día o dos… Sería para nosotros un alegrón…”

También hacen suya la indignación jóvenes, y niños y niñas que viven en los barrios marginados de Buenos Aires, así como los y las compas de Che pibe, del barrio de Villa Fiorito, quienes con fuerza dicen: “¡Adelante Chiapas, adelante, hasta la victoria!”. Se suman al grito y ondean la bandera, los “cartoneros”, que dignamente se auto nombran Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Estudiantes del Espacio de Encuentro Político del Doctorado en Estudios Sociales Agrarios, en Córdoba, militan y deciden luchar dentro de las universidades para “hacer contra-hegemonía desde el compartir experiencias, anhelos, esperanzas y el intento de proyectarlas políticamente desde y para los movimientos sociales”.

Hemos aprendido que la solidaridad es la lucha por no ver y vernos como víctimas, sino precisamente lo contrario, construir con el otro, con pretensión de justicia, contra la explotación, discriminación, exclusión y opresión. Vernos y hacernos como sujetos históricos que luchan activamente por salir del carácter de oprimidos. Los principios ético-políticos del movimiento zapatista los traemos a un costado del corazón, para que el calor de la esperanza y la ternura los aguarde y al mismo tiempo nos permitan caminar con compromiso, en cada latido, en cada etapa, en cada proceso.

Creemos en la necesidad de ir más allá de la fraternidad y la tolerancia porque consideramos que la ternura hacía el otro tiene que ser políticamente útil. Es decir, la solidaridad hacia y desde el compañerismo la sentimos durante la etapa del 2006 y 2007, hacía compañeros y compañeras de la Otra Campaña; ahí el “si nos tocan a uno nos tocan a todos”, representaba que ese “todos” está instituido en la “voluntad colectiva por anhelar y construir otros mundos posibles.

Nuestra experiencia, el aprendizaje y los errores asumidos y por asumir nos han llevado a reflexionar que muchas de las veces confundimos la solidaridad y terminamos actuando de forma contradictoria, entonces nuestra voluntad se confunde con las políticas asistencialistas del mal gobierno, contra las cuales luchamos, reproduciendo así una solidaridad asistencialista, aquella que no alcanza a ver que su mirada hacia el compañero y lo obliga a imponerle sus modos y formas.

Por tanto, la solidaridad que nos ha forjado es cuando los y las compañeros son y somos solidariamente respetados por ser diferentes, pero iguales en el anhelo de construir y caminar otros mundos posibles.

Todos y todas hacemos algo para caminar con dignidad y esto nos contiene como hermanos y hermanas de una misma realidad. Gracias a todos y todas las y los hermanos argentinos que pusieron su rostro para acercarse a quienes tuvieron que cubrirse para hacerse ver, quienes tuvieron que crear un ejército para que éstos dejaran de existir, los y las hermanas zapatistas.

Publicado el 5 de noviembre de 2012 



Comments are closed.


ParticipaRecibe el boletínContacto
Desinfórmate
desde...