4 de agosto de 2014
Usted está aquí> Inicio> Geografía> México> Reportajes > “El trabajo sexual no es una vergüenza, es digno como cualquier otro”

“El trabajo sexual no es una vergüenza, es digno como cualquier otro”

Trabajadoras sexuales demandan el reconocimiento de su oficio como un trabajo más y denuncian la privatización de los espacios públicos donde ejercen los trabajadores informales.

Adazahira Chávez
Fotos: Ricardo Trabulsi y Jaime Quintana
Leer Texto Completo

México DF. Un contingente de trabajadoras sexuales organizadas marchó bajo un intenso sol por calles del centro de la Ciudad de México en ocasión del 1 de mayo.  En medio de consignas como “¿De quién es la esquina? ¡De quien la trabaja!”, las marchistas explicaron a Desinformémonos sus razones para salir a la calle.

“Estamos saliendo a la calle para que el trabajo sexual sea reconocido. Son dos motivos por los que salimos a marchar. El primero, que el trabajo sea respetado y no se denigre. Segundo, que la ley y los reglamentos que aprobaron los diputados y senadores sean respetados, al menos por ellos”.

 “Estamos aquí dando la cara porque el trabajo sexual no es una vergüenza. Es un trabajo digno como cualquier otro; es digno trabajar, pero es más digno defender nuestros derechos”, dijo Krisna en el megáfono.

“Es más digno salir a la calle a expresarlo y exigirlo; por eso estamos aquí este 1 de mayo, para decir ‘ya basta’ a esas leyes y actividades machistas y misóginas que buscan desaparecernos”.

Elvira Madrid, de la asociación Brigada Callejera “Elisa Martínez”, abunda: “Ellas ya están hartas de que pasen cosas sin que se les tome en cuenta; se ha reconocido a empleadas domésticas, mariachis, franeleros, pero a las compañeras que generan trabajo en hoteles no se les reconoce su trabajo”.

Justo frente al lugar donde Madrid hizo sus declaraciones, se observa uno de los hoteles clausurados por el gobierno de Marcelo Ebrard bajo la Ley de Extinción de Dominio, que faculta el cierre y la expropiación de inmuebles donde se lleven a cabo “actividades criminales de alto impacto”.

Una de las mujeres presentes en la marcha expone que su único medio de producción, del que son dueñas, es su cuerpo, y por eso “nos criminalizan por trabajar con nuestros genitales; nos ven como víctimas o victimarias”.

Las señoras que miran la marcha apuran el paso. Mientras, se oye decir a las manifestantes que están hartas de la doble moral y de la intención de rescatarlas. “Mejor que rescaten a todo el país de la pobreza”.

La primera vez que salieron a marchar como agrupación fue en 2006. La convocatoria vino entonces de la comisión sexta del EZLN. Cuentan que eran apenas unas 25 trabajadoras y unos cuantos solidarios. Esta vez, fueron más de 300 personas las que marcharon, agrupadas en varias organizaciones: la Red Mexicana de Trabajo Sexual, Brigada Callejera “Elisa Martínez”, Cooperativa de Trabajadoras Sexuales “Ángeles en busca de libertad” y el taller de periodismo “Aquiles Baeza”.

Su organización tiene una base territorial: se organizan por zonas de trabajo y por turnos. Esta vez estuvieron presentes trabajadoras sexuales de Buenavista, Circunvalación, San Pablo, Corregidora, Soledad, Tlalpan, Rosario, Limón, Izazaga, Manzanares, Mixcalco y San Antonio Tomatlán. Incluso marcharon algunas trabajadoras de Michoacán, que denunciaron el mismo modelo de condiciones de trabajo que se repiten por todo el país: asesinatos solapados por la policía, hostigamiento, detenciones, golpes, extorsiones.

Las radicadas en la capital del país aseguraron que el gobierno de “falsa izquierda” está cerrando sus fuentes de trabajo y quiere entregar las calles a las empresas transnacionales, y citan otros dos ejemplos: las concesiones del transporte público a grandes empresas y las “limpias” de vendedores ambulantes.

Por eso, dicen, no creen en los partidos ni el Estado, a los que califican como padrotes porque “viven de explotarnos, de cobrar multas, de extorsionar a los dueños de los hoteles”. Una de las pancartas reza: “Ni madrotas, ni padrotes, ni Estado aprovechando nuestro trabajo”. También exigieron cárcel para policías, políticos y explotadores sexuales.

Acerca de las leyes contra la trata y contra los anuncios periodísticos de servicios sexuales recientemente aprobadas, dijeron: “Nosotras decidimos no participar en las elecciones porque en las leyes que se han realizado y aprobado no nos han consultado. Ya pasaron las leyes de trata de personas  y no están agarrando a los capos. A nosotras sí nos están cerrando nuestras fuentes de empleo, por eso hay que salir a decirle a diputados y a todo mundo lo que esta pasando, y que las leyes se hacen consultando a la gente”. Llaman a no votar porque, explican, la verdadera política es como la hacen ellas, la que sale del pueblo.

Jóvenes y veteranas caminan, la mayoría con el rostro cubierto. Algunos, incluyendo a sindicalistas que venían en las marchas tradicionales del Día del Trabajo, se detienen a escucharlas, sorprendidos.

Durante el mitin de organizaciones anticapitalistas, las trabajadoras sexuales se pronunciaron:

“Nos quieren rescatar de lo que ellos mismos (los gobiernos) propician. No nos llena ser trabajadores con salario mínimo y aplaudiendo a un líder sindical charro; somos independientes y tenemos conciencia de defender nuestra fuente de trabajo”. Y finalizan: “Salimos también este 1 de mayo a decirle al sector obrero que aquí estamos”.

Publicado el 07 de mayo de 2012



1 comentario en ““El trabajo sexual no es una vergüenza, es digno como cualquier otro””

Excelente marcha, hay que seguir para poder defender los derechos.

Julio

ParticipaRecibe el boletínContacto
Desinfórmate
desde...